AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Bananas genéticamente modificadas: de la nutrición a la resistencia a enfermedades
Fecha de publicación:23/08/2013
País: Mundial
Fuente: Portal Fruticola

El profesor James Dale y su equipo de la Universidad Tecnológica de Queensland (QUT) han llegado lejos desde que obtuvo el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates (BMGF) en 2005. Enfocado en un principio en bananas genéticamente modificadas (GM), ricas en vitaminas para los productores de banano en Uganda, ahora el trabajo se ha ampliado a la India con la resistencia a enfermedades, mientras Dale menciona la posibilidad de una colaboración con Nigeria y científicos de Indonesia en el futuro. Portalfruticola.com se reunió con Dale en Brisbane para saber por qué las bananas transgénicas pueden enfrentar menos resistencia que otros cultivos transgénicos, además de su potencial si los consumidores aceptan la tecnología.

Cuando el Banana Bunchy Top Virus (BBTV) atacó Australia en 1913, éste provocó una caída en las plantaciones en el sudeste de Queensland de más de 500 a cuatro en una década, pero las estrictas medidas de control reinaron por sobre la enfermedad.

Cien años más tarde, el BBTV sigue provocando problemas a nivel internacional, particularmente en África, donde ha causado estragos en muchos países que no tienen un nivel efectivo de supervisión reguladora para su contención.

Y como los productores de todo el mundo bien saben, el BBTV no ​​es el único problema que amenaza la subsistencia de la industria, ya que el hongo de la Sigatoka avanza en las Américas, así como la Enfermedad de Panamá Raza IV se afianza en Asia y el Territorio del Norte de Australia.

Las estaciones de cría de banano existen para asumir este problema acuciante, pero el recuento extremadamente bajo de semillas de la fruta hace que el desarrollo de variedades resistentes a enfermedades sea muy difícil a través de métodos convencionales.

“Los Bananos Cavendish nunca fueron criados y todos los cultivos comerciales son esencialmente estériles, por lo que el desafío de mejorar la banana es realmente difícil”, comentó Dale.

“Lo realmente deprimente es que los seres humanos son demasiado buenos moviendo enfermedades. Realizamos movimientos de maleza, trasladamos insectos y enfermedades de las plantas de manera muy eficiente. En algunos casos son los fenómenos naturales, pero en la mayoría de los casos, es alguien haciendo algo realmente estúpido”.

Esta maldición puede ser una bendición para los defensores de las bananas modificados genéticamente, en comparación a aquellos involucrados con otros cultivos transgénicos, que a veces se han enfrentado a protestas públicas por la supuesta contaminación de las granjas que no poseen organismos genéticamente modificados (OGM).

“Podrías tener una banana de tipo salvaje y una genéticamente modificada a una distancia cercana y no, no hay intercambio de material genético”.

“A principios de 1990 decidimos que íbamos a participar en la modificación genética. Debo decir que fue antes de que alguien dijera que era algo travieso. Pensamos, <<wow, qué fabulosa oportunidad de mejorar realmente las bananas>>, y hay un gran número de cultivos de propagación vegetativa que no puede reproducirse a partir de las variedades ya admitidas”.

Este hecho ha sido crucial para el establecimiento de los ensayos de campo GM de la QUT al sur de Innisfail al norte de Queensland, el corazón del distrito bananero de Australia.

“Invitamos a los productores de banano que querían venir antes que plantáramos la prueba de campo, y pasamos por todo. Tomó un par de horas, y estaban muy a gusto con lo que estamos haciendo”, dice.

“No hay ninguna amenaza porque no hay flujo de transgenes”.

Resistencia a las enfermedades

Dale dice que su equipo de 15 personas aún está trabajando en la resistencia a la Bunchy Top, pero no ha “conseguido lo bastante”, y también ha desarrollado una forma de controlar la Enfermedad de Panamá Raza I -que arrasó anteriormente con la variedad de banana Gros Michel – a través de genes tolerantes al estrés.

“De los genes originales que habíamos puesto, el mejor fue de un nematodo que nos dio una idea de lo que debíamos hacer, luego fuimos y buscamos los equivalentes vegetales y hemos sido capaces de utilizar esos”.

“Esa es una estrategia. Por otro lado, hemos encontrado un banano silvestre diploide llamado musa acuminata [spp.] Malaccensis que crece en Indonesia y Malasia. Algunas de estas plantas son absolutamente inmunes al Race Tropical IV”.

Dale indicó que el banano malaccensis está lleno de semillas y un bocado puede romperte los dientes, pero podría ser posible utilizar los genes para la resistencia a las enfermedades.

“Hay alrededor de 25 mil tipos de genes, así que este tipo de cosas es una aguja en un pajar. Por lo tanto, tenemos que identificar el gen correcto y aún no tenemos los resultados de la prueba de campo en el Territorio del Norte”.

“Debido a que es una enfermedad de formación lenta, queríamos tener los resultados probablemente a finales del próximo año. Queremos estar seguros de tener líneas que todavía están de pie, que ninguno de ellos está enfermo, que hay una resistencia real en el país”.

Añade que esta variedad es también resistente a la Sigatoka Negra, pero su equipo no está trabajando en ese hongo.

“Sabemos que el malaccensis también es resistente a la Sigatoka Negra, por lo que eso será lo siguiente. Sería interesante ver cómo algunas de las grandes compañías bananeras hacen frente a eso, cuando me decían, ‘caramba, no tendríamos que rociar si tuviéramos estas bananas genéticamente modificadas’”.

Nutrición para el mundo en desarrollo

El momento comenzó para Dale el 2004 cuando la BMGF sacó una convocatoria de manifestaciones de interés en torno a los grandes retos de la salud mundial.

“La mayoría de estos desafíos globales eran nuevas vacunas, antibióticos y el control de insectos vectores de enfermedades humanas; había una subvención-desafío, que fue el desarrollo de los cultivos básicos con un conjunto completo de los micronutrientes”.

“Ya habíamos empezado a trabajar con la Organización Nacional de Investigación Agrícola en Uganda así que le sugerí que hiciéramos una expresión de interés”.

“En Uganda, el alimento básico es la banana, y en toda la región hay un consumo muy alto de esta fruta. Además hay niveles muy altos de deficiencia de vitamina A, y muy altos niveles de deficiencia de hierro, anemia”.

La QUT recibió los fondos para colaborar con sus homólogos de Uganda, y Dale dijo que se han hecho progresos “notables” desde entonces.

“Ahora tenemos bananas con más del doble de los niveles objetivo que queríamos para la provitamina A”.

Dale también dijo que las bananas ya tienen vitamina A través de la modificación de beta-caroteno y alfa-caroteno, pero la modificación genética ha permitido a los científicos aumentarla.

“Hemos sido capaces de tomar los genes de uno de ellos [beta-caroteno] que hace grandes cantidades y poner ese gen de banana en los frutos de los altiplanos de África Oriental y en Cavendish”.

“Todo el tema de la deficiencia de vitamina es muy complejo, en particular, las deficiencias de micronutrientes. Todavía está esa misma población pobre que no compra comida y que no tiene acceso a centros de salud, y eso puede ser en cualquier lugar entre el 30-50% de la población en los países en desarrollo”.

“¿Cómo se llega a ellos? Crecen cultivos amiláceos básicos y luego un poco de variabilidad, pero no tienen los micronutrientes suficientes de esos otros cultivos para poder complementar”.

La primera prueba de campo para la vitamina A fue en 2009, con un plan de desarrollo de tecnología en Australia, para luego transferir esa tecnología, pero no las plantas a Uganda.

“Ahora ese proyecto está entrando en la fase de desarrollo en la que podemos ir y desarrollar una línea de élite que tomaremos a través del lanzamiento de los agricultores en Uganda, y que estará disponible para otros países de la región si lo desean”.

Y añade que la siguiente parte del proyecto de Uganda es aumentar los niveles de hierro, lo cual es “mucho más difícil”.

“Pero lo estamos logrando. Tenemos un aumento del 50%, pero que en realidad quieren un aumento del 400%. Ya se está llevando a cabo nuestro próximo ensayo de campo en Australia”.

Tras del éxito de la colaboración con Uganda, la QUT fue abordada por el gobierno de la India para trabajar en un proyecto similar con el Departamento de Biotecnología.

“Querían resistencia a enfermedades, así que nos pusimos a trabajar en ello. Quieren resistencia a la Bunchy Top y el Mal de Panamá”.

Ganando aceptación

Dale comentó que el mayor impacto emocional que las enfermedades del banano han tenido sobre él, a nivel personal, fue ver los efectos de la Bunchy Top en Malawi en 2008.

“Fue muy preocupante. Ves campos completamente diezmados por estas enfermedades, no hay producción, no se consigue nada”.

“A pesar que las bananas no son un alimento básico en Malawi, sí son su cultivo comercial, y cuando no tienen dinero en efectivo los niños no van a la escuela o al centro de salud local”.

“Si eso sucediera en Nigeria o Uganda, sería terrible. Estamos conversando mucho con la gente en Nigeria para ampliar el programa e incluir la resistencia al Bunchy Top”.

Agrega que si un nuevo proyecto Bunchy Top empieza, incluiría Indonesia.

Los ensayos y la desregulación de las bananas modificadas genéticamente es sólo un paso para Dale. El siguiente es la aceptación del consumidor.

“No tiene sentido tener una banana maravillosamente resistente a las enfermedades si el público en general no lo va a comer, porque los productores no lo van a cultivar”.

“Creo que es una cuestión de tiempo, y creo que lo que veremos en la próxima década es un cambio bastante significativo en cuanto a la reacción en contra de las plantas modificadas genéticamente, particularmente, a medida que nos volvemos más sofisticados en lo que hacemos, sobre todo en los genes de plantas y los rasgos que son realmente importantes, no sólo de unas pocas empresas, sino con un montón de gente haciéndolo”.

Finalmente, Dale hizo hincapié en que los productos financiados por la BMGF sobre bananas modificadas genéticamente estarán disponibles gratuitamente para los agricultores de escasos recursos en cualquier parte del mundo.

Palabras clave: Argentina, agricultura, frutas, banana, modificación genética
Author: Redacción
Publicado por: portalfruticola.com