AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Todo el año agrícola será irregular
Fecha de publicación:31/07/2013
País: Argentina
Fuente: Noticias AgroPecuarias (NAP)

El escenario agroclimático del ciclo agrícola 2013/14 se encuentra perturbado por una serie de factores que alteran su normal evolución, dijo la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, que puntualizó las siguientes situaciones:

El reporte del ingeniero agrónomo Eduardo Sierra indicó que se actualmente se ve una "compleja interacción que provocará una marcha agroclimática muy perturbada" en la cual "tanto el régimen térmico como el hídrico observarán una evolución irregular, durante la cual pasarán de un extremo al otro, causando dificultades de signo contrario en forma alternativa".

"Es probable que la primavera observe lluvias abundantes, pero la primera parte del verano podría volver a registrar una pausa en las precipitaciones, que serían acompañadas por elevadas temperaturas, en forma similar a lo ocurrido en la temporada precedente".

Situación

Actualmente, las observaciones indican lo siguiente:

-El Pacífico Norte observa una fase negativa de la Oscilación decadal del Pacífico (PDO) con posibles efectos negativos sobre el régimen hídrico del oeste y sudoeste del área agrícola.

-El Pacífico Ecuatorial muestra un moderado enfriamiento, equivalente a una “La Niña” débil durante el invierno, pasando a un estado “Neutral Frío” durante la primavera.

-El Atlántico Norte registra fase positiva de la Oscilación Multivariada del Atlántico (AMO), con posibles efectos positivos sobre las áreas costeras, pero con sequía en el interior.

-El Atlántico tropical y el Atlántico Sur muestran un calentamiento que podría continuar produciendo tormentas sobre el litoral fluvial, reactivando el riesgo de crecida de los grandes ríos.

Contenido hídrico de los suelos

Las imágenes correspondientes al 20 de julio en los años 2011, 2012 y 2013 muestran una marcada tendencia hacia la disminución de las reservas hídricas en el oeste y centro del área agrícola.

Este proceso se instaló a partir del intenso episodio doble de “La Niña” que se extendió a lo largo de las campañas agrícolas 2007/2008 y 2008/2009, alcanzando su máxima intensidad al comienzo de la primavera de 2009.

Si bien el episodio de “El Niño” 2009/2010 repuso parcialmente las reservas de humedad en el oeste y el centro del área agrícola, el segundo episodio doble de “La Niña”, que abarcó las campañas agrícolas 2010/2011 y 2011/2012, volvió a hacerlas descender.

El irregular episodio de “El Niño” 2012/2013 fue incapaz de restablecer las reservas de humedad de los suelos, por lo que el oeste y el centro del área agrícola continúan mostrando déficits hídricos, que obstaculizan el desarrollo de los cultivos de invierno, y podrían dificultar la siembra de los cultivos de verano.

Si bien la situación es algo mejor que la observada a igual fecha del año anterior, cabe señalar que se trata de la primera ocasión, en muchos años, en que después de ocurrido un episodio de “El Niño”, el oeste y el centro del área agrícola comienzan la campaña siguiente con reservas de humedad escasas.

Contrariamente, el nordeste del área agrícola observa una tendencia hacia fuertes tormentas, con riesgo de crecida de los ríos debido a las intensas lluvias que se producen sobre la Cuenca del Plata.

Agosto

Los vientos del trópico comenzarán a retornar hacia el sur causando un moderado aumento de la temperatura, que provocará lapsos cálidos tempranos.

Las precipitaciones continuarán concentrándose sobre el este del área agrícola, siendo escasas en la mayor parte del centro y el oeste:

Un foco de tormentas se ubicará sobre Córdoba, el centro y el sur de Santa Fe, el sur de Corrientes, gran parte de Entre Ríos y el norte y el centro de Buenos Aires, causando fenómenos intensos, con granizo, vientos y desbordes de ríos.

Alrededor del núcleo de tormentas descripto en el párrafo anterior se observará una franja con precipitaciones moderadas, que abarcará el norte de la Mesopotamia, el oeste de Córdoba, norte de Santa Fe y partes de Buenos Aires.

El NOA, la Región del Chaco, la mayor parte de Cuyo, la mayor parte de La Pampa y el sur de Buenos Aires registrarán precipitaciones escasas.

La cordillera sur registrará fuertes tormentas, que impulsarán masas de aire frío hacia la Región Pampeana, con intensidad similar o superior a la observada en Julio.

El oeste del NOA, el oeste y el centro de Cuyo y el sur de la Región Pampeana experimentarán heladas generales.

El centro del NOA, el este de Cuyo el sur de la Mesopotamia y el centro y el norte de la Región Pampeana registrarán heladas localizadas.

El extremo oriental del NOA, la Región del Chaco, el norte de la Región Pampeana y el centro y el norte de la Mesopotamia podrían registrar descensos térmicos intensos, pero sin llegar al nivel de heladas.

Septiembre

Los vientos del trópico no avanzarán sensiblemente, marcando un cierto atraso en la llegada de la primavera.

Las precipitaciones se extenderán sobre la mayor parte del área agrícola, pero con valores muy fluctuantes.

El centro y el este del NOA y la mayor parte de la Región del Chaco observarán precipitaciones moderadas a abundantes, con posibles focos de tormentas severas, con riesgo de granizo, vientos y aguaceros torrenciales.

La mayor parte de Santa Fe, la Mesopotamia y el centro y el este de Buenos Aires registrarán precipitaciones abundantes a muy abundantes, con focos de tormentas severas intensas, con riesgo de granizo, vientos y aguaceros torrenciales.

La mayor parte de Córdoba, el este de Cuyo, La Pampa y el oeste de Buenos Aires experimentarán precipitaciones moderadas, siendo posible que se registren focos aislados de tormentas severas.

El oeste del NOA y el oeste y el centro de Cuyo registrarán precipitaciones escasas.

Las tormentas cordilleranas reducirán su intensidad, disminuyendo el vigor de las entradas de aire polar.

El oeste del NOA y el oeste y el centro de Cuyo experimentarán heladas generales.

El centro del NOA, el este de Cuyo, el sur de la Mesopotamia, y el sur de la Región Pampeana registrarán heladas localizadas.

Sólo el este del NOA, la Región del Chaco, norte y el centro de la Mesopotamia y el norte de la Región Pampeana podrían registrar descensos térmicos intensos, pero sin llegar al nivel de heladas.

Octubre

Los vientos del trópico continuarán algo al norte de su posición normal, retrasando el incremento térmico estacional.

Las precipitaciones se extenderán sobre la mayor parte del área agrícola, aunque con registros extremadamente variables, concentrándose fuertemente en su porción norte.

El centro y el este del NOA, la Región del Chaco, el norte de Santa Fe y gran parte de la Mesopotamia observarán intensos focos de tormentas severas, con riesgo de granizo, vientos y aguaceros torrenciales

Córdoba, el sur de Santa Fe, Cuyo, La Pampa, el sur de Entre Ríos y el oeste de Buenos Aires observarán precipitaciones moderadas.

La mayor parte de de Buenos Aires registrará precipitaciones abundantes, con posibles tormentas aisladas.

Las fuertes lluvias sobre la Alta Cuenca del Plata podrían reactivar el riesgo de crecida de los grandes ríos.

Las tormentas cordilleranas continuarán retirándose hacia el sur, disminuyendo el vigor de las entradas de aire polar, aunque se producirán algunos descensos térmicos tardíos.

El oeste del NOA y el oeste de Cuyo experimentarán heladas generales.

El sur de Córdoba, La Pampa, el extremo sur de Santa Fe, el extremo sur de Entre Ríos y la mayor parte de Buenos Aires experimentarán el riesgo de heladas localizadas.

Noviembre

Los vientos del trópico descenderán hacia el sur, llevando la temperatura a su nivel normal estacional.

Las precipitaciones se extenderán sobre la mayor parte del centro y el este del área agrícola, aunque con registros extremadamente variables.

El NOA, la Región del Chaco, el norte de Santa Fe y el centro y el norte de la Mesopotamia observarán fuertes tormentas, con vientos, granizo y aguaceros torrenciales, que podrían activar una nueva crecida de los grandes ríos.

El extremo sur del NOA, el sur de Santa Fe, Córdoba, el este de Cuyo, el nordeste de la Pampa y la mayor parte de Buenos Aires experimentarán precipitaciones muy variables, desde moderadas hasta muy abundantes, con posibles focos de tormentas severas.

El oeste del NOA, la mayor parte de Cuyo y el extremo sur de la Región Pampeana registrarán precipitaciones moderadas a escasas.

Las tormentas cordilleranas continuarán retirándose hacia el sur, disminuyendo el vigor de las entradas de aire polar.

No obstante, se producirán algunos descensos térmicos muy marcados, y el extremo sudeste de Buenos Aires podría experimentar heladas localizadas a comienzos de mes.

Diciembre

Diciembre observará temperaturas elevadas, aunque probablemente dentro del rango normal a levemente inferior a lo normal.

Las precipitaciones continuarán extendiéndose sobre la mayor parte del centro y el este del área agrícola, aunque con registros extremadamente variables.

Se observarán intensos focos de tormentas severas, con riesgo de granizo, vientos y aguaceros torrenciales, separados entre sí por franjas con precipitaciones escasas.

Paralelamente, fuertes lluvias sobre la Cuenca del Plata mantendrán el riesgo de crecida de los grandes ríos.

Las tormentas cordilleranas continuarán retirándose hacia el sur, disminuyendo el vigor de las entradas de aire polar.

No obstante, se producirán algunos descensos térmicos muy marcados, aunque sin riesgo de heladas.

Enero

Experimentará un marcado ascenso de la temperatura, pasando a registrarse valores superiores a lo normal.

Las precipitaciones perderán continuidad, concentrándose sobre algunos focos aislados, y siendo escasas en gran parte del área agrícola.

El centro del NOA, el nordeste de Cuyo, el norte de de la Región del Chaco, el norte de la Mesopotamia, el oeste de Córdoba, el este de La Pampa y gran parte de Buenos Aires observarán focos de tormentas severas, con vientos, granizo y aguaceros torrenciales.

Entre los focos descriptos en el párrafo anterior se ubicarán amplias franjas con precipitaciones escasas.

Paralelamente, se producirán algunos descensos térmicos muy marcados, aunque sin riesgo de heladas.

Febrero

Continuará observando temperaturas elevadas.

Las precipitaciones continuarán extendiéndose sobre la mayor parte del centro y el este del área agrícola, aunque con registros extremadamente variables.

Las precipitaciones se harán más regulares, pero seguirán dejando algunas zonas con registros escasos.

El NOA, la Región del Chaco, la Mesopotamia, el nordeste de Cuyo, el norte de Córdoba, la mayor parte de Santa Fe y la mayor parte de Buenos Aires observarán precipitaciones abundantes, con focos de tormentas severas.

La mayor parte de Cuyo, el sur de Córdoba, La Pampa y el oeste de Buenos Aires experimentarán precipitaciones moderadas a escasas.

Paralelamente, fuertes lluvias sobre la Cuenca del Plata mantendrán el riesgo de crecida de los grandes ríos.

Se producirán algunos descensos térmicos muy marcados, aunque sin riesgo de heladas.

Marzo

Observará un moderado descenso térmico, aunque continuarán registrándose lapsos cálidos.

Las precipitaciones se extenderán sobre la mayor parte del centro y el este del área agrícola, aunque con registros extremadamente variables.

Las precipitaciones se harán más regulares, pero seguirán dejando algunas zonas con registros escasos, en forma bastante similar a Febrero, con focos de tormentas más marcados.

El NOA, la Región del Chaco, la Mesopotamia, el nordeste de Cuyo, el norte de Córdoba, la mayor parte de Santa Fe y la mayor parte de Buenos Aires observarán precipitaciones abundantes, con focos de tormentas severas.

La mayor parte de Cuyo, el sur de Córdoba, La Pampa y el oeste de Buenos Aires experimentarán precipitaciones moderadas a escasas.

Muy fuertes lluvias sobre la Cuenca del Plata mantendrán el riesgo de crecida de los grandes ríos.

Se producirán algunos descensos térmicos muy marcados, con riesgo de heladas localizadas tempranas en el sudeste de Buenos Aires.

Conclusión

La campaña agrícola 2013/2014 viene siendo afectada por un marcha agroclimática extremadamente irregular que, muy probablemente, continuará observándose durante los próximos meses, presentando una sucesión de extremos con signos contrapuestos.

Condiciones de partida con buenas reservas de humedad en la porción oriental del área agrícola, pero con niveles escasos en gran parte del centro y el oeste.

Precipitaciones invernales concentradas sobre el este del área agrícola, mientras que el centro y el este recibirán valores moderados a escasos.

Precipitaciones primaverales abundantes, pero muy irregulares, con tormentas severas, y riesgo de crecida de los grandes ríos.

Heladas invernales moderadamente intensas, que podrían extenderse hasta entrada la primavera.

Riesgo de que el verano comience con una pausa en las lluvias y calores intensos.

Fin de verano y otoño con tormentas fuertes, que reactivarán el riesgo de crecida de los grandes ríos.

Las irregularidades exhibidas por el agroclima durante las últimas campañas agrícolas, tanto a nivel nacional como internacional, indican que no es prudente hacer cálculos exitistas, y que debe dejarse siempre un margen de seguridad en las proyecciones productivas que se realicen.

Palabras clave: Argentinca,agricultura, producción, economía, comercio, mercados, alimentos, grano
Author: Redacción
Publicado por: noticiasagropecuarias.com