AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

La economía brasileña se estanca por la caída del consumo y de la inversión
Fecha de publicación:03/06/2014
País: Brasil
Fuente: Agencia EFE

La economía brasileña creció un escaso 0,2 % en el primer trimestre de este año en comparación con los últimos tres meses de 2013, una desaceleración atribuida tanto por el Gobierno como por los analistas a la caída del consumo de las familias y de la inversión. El crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Brasil en el primer trimestre frente al mismo período de 2013 fue del 1,9 %, igualmente bajo y con desaceleración respecto a los trimestres anteriores, según datos divulgados hoy por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Ante el estancamiento, la expansión acumulada por la economía brasileña en los últimos doce meses hasta marzo se ubicó en el 2,5 % en la comparación con los doce meses entre abril de 2012 y marzo de 2013, sin variación con respecto al crecimiento acumulado el año pasado (2,5 %, según el dato revisado).

Los economistas atribuyeron el bajo crecimiento del primer trimestre a la caída del consumo de las familias, que era hasta ahora el principal motor de la economía de Brasil, y a la reducción de las inversiones, que el Gobierno esperaba convertir en la nueva locomotora.

Ese pronóstico fue compartido por el ministro de Hacienda, Guido Mantega.

El consumo de las familias brasileñas se redujo un 0,1 % en el primer trimestre frente a los últimos tres meses de 2013, resultado que puso fin a la expansión consecutiva que experimentaba el consumo desde el tercer trimestre de 2011.

Para los analistas, el consumo cayó afectado por la inflación y por las altas tasas de intereses, que el Banco Central viene elevando en un intento para frenar la escalada de los precios.

“Creo que el consumo de las familias fue débil fundamentalmente por causa de la inflación”, admitió Mantega en la rueda de prensa en la que comentó el resultado del primer trimestre.

La inflación ha sido uno de los dolores de cabeza del Gobierno en lo que va de 2014 y, según datos oficiales, llegó en el primer cuatrimestre al 2,86 %, frente al 2,50 % del mismo período de 2013, lo cual empujó el índice interanual hasta el 6,28 %, cerca al límite máximo aceptado por el Banco Central (6,5 %).

A pesar de la preocupación que existe con la inflación, Mantega garantizó que el ritmo de la subida de los precios se reducirá en los próximos meses, con lo cual, sostuvo, “se les devolverá poder adquisitivo a las familias” y oxígeno al crecimiento económico.

El ministro también reconoció que, con unas tasas de interés de referencia situadas en un 11 % anual, el crédito en Brasil actualmente está “escaso y caro”, lo que también desincentiva el consumo.

Para Mantega, la esperada desaceleración de la inflación en los próximos meses permitirá reducir los intereses y elevar el consumo.

La desaceleración económica también fue atribuida a la caída de la inversión, que en el primer trimestre fue un 2,1 % inferior a la del último trimestre del año pasado.

Esa reducción ubicó la tasa de inversión en Brasil en el equivalente al 17,7 % del PIB en el primer trimestre, tras haber sido del 18,2 % en el mismo período del año pasado y del 18,8 % en el primer trimestre de 2012.

“Las inversiones fueron las principales responsables por el crecimiento el año pasado. Ahora, con las inversiones en baja por la caída de la importación de bienes de capital, de la construcción civil y de las inversiones en infraestructura, la inversión derrumbó el crecimiento económico”, afirmó Rebeca Palis, economista del IBGE, al anunciar el resultado del primer trimestre.

Tras la divulgación del débil crecimiento en el primer trimestre, varios analistas anunciaron que revisarán hacia abajo sus previsiones para el crecimiento económico este año.

Los expertos del mercado financiero proyectaban hasta la semana pasada un crecimiento del 1,63 % en 2014, inferior al de 2013 (2,5 %), al esperado por el ministro de Hacienda (entre 2,3 % y 2,5 %) y al calculado por el Banco Central (2,0 %).

En cualquiera de los casos, tanto economistas como Gobierno proyectan para este año una desaceleración, ya que, tras una expansión del 7,5 % en 2010, el crecimiento de la economía brasileña fue del 2,7 % en 2011 y de sólo el 1,0 % en 2012, aunque se recuperó y alcanzó un 2,5 % en 2013.

Palabras clave: Brasil, economía, inflación, inversión, desarrollo, crecimiento
Publicado por: InfoLatam