AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

¿Camino a un desarrollo sustentable?
Fecha de publicación:31/01/2011
País: Argentina
Fuente: IPS

La economía argentina crecerá en 2011 por noveno año consecutivo. Para algunos especialistas, el contexto internacional es la clave de este empuje, mientras que otros agregan que hay factores internos que contribuyen a potenciar el desarrollo.

El último informe de la Asociación de Fábricas de Automotores indica que el año pasado se registró una producción récord, con 724.023 unidades, 41,2 por ciento más que en 2009, cuando ya fue una de las estrellas de la economía argentina. El principal destino de las exportaciones del sector es Brasil, socio junto a Paraguay y Uruguay en el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Para este año, esa cámara prevé que el crecimiento será más moderado, pero de todos modos aumentará 12 por ciento respecto de 2010.

También se registraron crecimientos de fuste en otras áreas. La venta de aparatos electrónicos aumentó 67 por ciento y la de los centros comerciales casi 40 por ciento, en tanto que el alza en la construcción fue de 10 por ciento y en la industria de 10,1, a la par de que la cosecha de granos llegó al récord de 95 millones de toneladas, 50 por ciento más alta que en 2009.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estimó que la región creció en conjunto en 2010 alrededor de seis por ciento y en particular Argentina llegó a 8,4 por ciento. En tanto el dato oficial local es 0,5 puntos porcentuales más.

Se trata del octavo año de incremento del producto interno bruto (PIB), en un rango que va de siete a más de nueve por ciento, salvo en 2009 cuando sólo fue de 0,9 por ciento, debido al impacto de la crisis económico-financiera mundial nacida el año anterior en Estados Unidos.

En el año que finalizó se registró un aumentó de 17,9 por ciento de las inversiones, de 24 por ciento en las exportaciones y de 45 en las importaciones, según un estudio de la Secretaria de Política Económica, difundido en exclusiva por el diario Página 12.

Otros datos positivos son la caída del desempleo hasta 7,3 por ciento, mientras que la pobreza y la indigencia siguen mermando, aunque de modo más moderado.

En este marco, los expertos coinciden en que los principales retos del gobierno centroizquierdista de Cristina Fernández pasan por reducir el empleo precario y seguir atacando la pobreza y la indigencia.

Otro punto de fuerte preocupación es la inflación, que en promedio supera 25 por ciento anual según consultoras privadas que descreen de los números muy inferiores que entrega el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

"Para 2011 estimamos un crecimiento entre seis y 6,5 por ciento, porque el mundo, con tasas de interés bajas y el dólar debilitado, permite seguir sosteniendo un aumento del consumo muy alto", dijo a IPS la economista Marina Dal Poggetto.

También remarcó que los precios de los productos básicos siguen elevados y eso también impacta positivamente en Argentina, que exporta sobre todo granos, alimentos, productos minerales e hidrocarburos.

Dal Poggetto, del estudio Bein, advirtió, empero, que el consumo es muy alto –creció 8,4 por ciento el año pasado-- y eso hace prender luces de alerta. Recordó que en los años 90, cuando el tipo de cambio estaba fijado por ley en un peso (moneda local) por dólar, el consumo de importaciones por habitante era de 960 dólares y ahora ya llega a 1.400.

"Lo que permite ese consumo es el mundo, y (la situación de) ese mundo se va a mantener este año, lo cual es muy auspicioso para Argentina, pero quizás en 2012 habrá que ver si las condiciones externas se mantienen o si habrá que hacer cambios", indicó.

Por su parte, el economista Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica, no sólo vaticina un buen 2011 sino que es más optimista respecto de la sustentabilidad del modelo de crecimiento en el mediano plazo, aunque cambien las condiciones externas.

"Este año promete ser excelente para Argentina, con un contexto internacional que juega muy a su favor", destacó a IPS este especialista, que proyecta un crecimiento de 5,5 por ciento para los próximos 12 meses.

Hizo hincapié para su vaticinio en la buena cosecha, que pese a la sequía que se sufre desde fines de 2010, será voluminosa y con precios altos. La soja, principal cultivo de exportación, está en los mercados internacionales en torno a los 500 dólares la tonelada, la mejor cotización de la década.

"El contexto puede ser muy bueno, pero si no se aprovecha con políticas internas no sirve para nada", dijo el economista al resaltar lo que se está haciendo en andas de de esta bonanza. El economista planteó, como contraste, el caso de Venezuela, que tiene el mismo marco internacional pero cuya economía se contrajo en 2010.

En Venezuela, el producto retrocedió 1,6 por ciento en 2010 y este año apenas recuperaría lo perdido en el mejor de los escenarios, según el último informe de la Cepal. El consumo bajó, las inversiones también, pero igual la inflación se mantiene elevada.

Así se detalla que Argentina aprovechó la valorización de las materias primas para generar superávit fiscal, acumular reservas monetarias y reestructurar su deuda pública, de manera de disminuir su vulnerabilidad frente a eventuales crisis, como lo demostró en 2009.

La deuda ronda hoy los 127.000 millones de dólares, que equivalen a 48 por ciento del producto interno bruto, muy lejos del pasivo de 144.000 millones de dólares (70 por ciento del producto) de fines de 2001, cuando se declaró el cese de pagos. Cerca de 95 por ciento de ese adeudo fue refinanciado desde 2005 a nuevos plazos mediante canje de bonos, quitas y cancelaciones.

Las reservas de divisas llegan ya 52.500 millones de dólares y este año el gobierno hará gestiones para pagar su deuda con el Club de París, que reúne los préstamos de los países ricos, el último tema pendiente para la recuperación de la confianza de los mercados externos tras el colapso económico, financiero y político de hace una década.

La bolsa de valores de Buenos Aires también vivió un año de bonanza, con índices de ganancia de 50 por ciento entre las empresas líderes. Y los títulos del Tesoro fueron la mejor inversión financiera, con un retorno de más de 200 por ciento en el caso de los cupones en pesos.

"Argentina tiene hoy una base para un sendero de crecimiento. Si las condiciones externas cambian, repercutirá aquí también, eso le pasa a todas las economías, pero el país está aprovechando bien el contexto", reafirmó Castiñeira.

Author: Marcela Valente