AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Reforzarán intervenciones estatales en sector agrario argentino
Fecha de publicación:23/01/2011
País: Argentina
Fuente: Prensa Latina

El Gobierno argentino anunció hoy que reforzará el control en el comercio de granos, el mismo día en que las patronales agrarias concluyeron una protesta por la mediación estatal en las exportaciones.

  En entrevista con el diario Página 12, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, aseguró que su país transita hacia un proceso en el que el Ejecutivo intervendrá cada vez más en la venta de productos agrícolas como garantía para el abastecimiento interno.

La información oficial trascendió este domingo, cuando los productores agrarios concluyeron un paro comercial de una semana en el que demandaban mayor libertad para vender y aumentos de precios para pequeños agricultores.

La Confederación Rural Argentina expresó este domingo que la terminación del paro no significará el fin de la protesta y amenazó que, si no responden sus solicitudes en 15 días, tomarán nuevas medidas de fuerza.

Domínguez, por otra parte, descartó que esa movilización influya en la posición de su Administración hacia el comercio de cereales, la mayor fuente de divisas en este país, tercer exportador mundial de soja, segundo de maíz y cuarto de trigo.

Los dirigentes de la llamada Mesa de Enlace, que agrupa a las cuatro principales patronales y a unos 290 mil campesinos, anunciaron la manifestación el pasado 15 de enero, tras un diálogo con el Ejecutivo en el que exigían la libre exportación de sus cosechas.

Según esa agrupación, las regulaciones establecidas desde 2006 provocan pérdidas y distorsiones en el valor del cereal, mientras el Gobierno asegura que garantizan el consumo interno e impiden subidas abruptas de los precios.

"Las ganancias de la actual cosecha, fueron las más altas en términos históricos", remarcó Domínguez, al referirse a los reclamos de mejores montos del cereal para los pequeños productores.

Las entidades rurales sostienen que la política estatal perjudica a esos agricultores y solo da ganancias a las multinacionales de exportación y a un grupo reducido de molineros.

Fuentes oficiales señalaron que esa posición busca un impacto político en el inicio aquí del período electoral, semejante a lo sucedido en 2008.

Ese año, una huelga agraria de varios meses por un aumento de impuestos a las exportaciones de soja, provocó pérdidas de escaños en el legislativo al gobernante partido peronista.