AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Confrontación en Argentina por políticas agrícolas
Fecha de publicación:20/01/2011
País: Argentina
Fuente: Prensa Latina

El cese de la comercialización de granos en Argentina cumple hoy su cuarto día, sin visible solución al conflicto entre el Ejecutivo y productores agrícolas, descontentos con las cuotas de exportación fijadas por el Estado.

  Representantes del Gobierno alegan que el referido control responde al interés por asegurar la soberanía alimentaria, mediante el consiguiente abastecimiento a la población.

Entidades rurales, integrantes de la llamada Mesa de Enlace, reclaman la liberalización del mercado exportador de trigo y desde el pasado lunes acudieron al paro en las ventas internas de cereales y oleaginosas.

El titular de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías, expresó que el objetivo de la protesta es "encontrar soluciones para que al productor no le sigan robando como le vienen robando" en los últimos cinco años.

Organizaciones políticas y sociales afines al Ejecutivo anunciaron para mañana un acto en la sureña localidad bonaerense de Bahía Blanca para rechazar el bloqueo agropecuario y respaldar las medidas estatales en pro del campo.

El texto de la convocatoria indica que entregarán "un documento en adhesión al ministro Domínguez (Julián Domínguez, titular de Agricultura), el que se hará extensivo a la presidenta Cristina Fernández".

A juicio de estas agrupaciones, "sólo la regulación de la economía como política de Estado puede garantizar el derecho del pueblo a la alimentación, al trabajo digno, la salud, la educación y la vivienda, protegiendo a su vez los intereses de los pequeños y medianos productores".

Con el título "El trigo, una pinturita", el rotativo Página 12 expone la alta rentabilidad los productores de trigo, a pesar del problema en la comercialización que motivó la huelga de las corporaciones agrarias.

Un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, reseñado por el periódico, precisa que el pronóstico de la actual cosecha del cereal asciende a 15 millones de toneladas, con alto margen de utilidad pese al descuento en el precio que sufren los productores a manos de las comercializadoras.

De acuerdo con el estudio, un productor pequeño de hasta 80 hectáreas obtendrá entre 13 mil 840 y 24 mil dólares por su trigo, y uno de tamaño medio, de unas 200 hectáreas, recibirá de 34 mil 600 a 60 mil 200 dólares.

El margen bruto promedio de rentabilidad tomando los precios de mercado se ubica en unos 173 dólares, cuando la media histórica es de 110 dólares, contrastó la investigación.

No obstante, el Instituto reconoce que muchos agricultores directos están en desventaja y el diferencial de precios sólo constituye fuente de sobre ganancia para las grandes empresas molineras y exportadoras.

Esta situación se genera por un sistema que asegura cupos para las comercializadoras, limitando fuertemente la competencia y reduciendo el poder de mercado de los productores, con el objetivo de garantizar el abastecimiento interno a precios más bajos, observa Página 12.

Los datos reflejan que la situación de los productores de trigo es de bonanza, y el reclamo se explica porque el precio oficial que estableció el Gobierno les permitiría ganar aún mucho más, comenta la publicación.

El ministro Julián Domínguez reconoció recientemente que los pequeños productores sufren la desventaja frente a las grandes compañías.

"Reconocemos el problema que denuncia (Omar) Barcheta (vicepresidente primero de la Federación Agraria Argentina), porque el productor no recibe el precio del FAS teórico (precio internacional menos retenciones) que tiene que recibir".

Como parte de las decisiones del Gobierno, el funcionario destacó la generación de créditos a tasa cero para favorecer a los pequeños agricultores de inferiores ingresos.

"Por eso, argumentó, generamos un millón de toneladas en crédito a productores (con el Banco Nación) a tasa cero; estamos reconociendo que tenemos un problema y que queremos que el productor siga siendo productor", expresó.

El 22 por ciento de los productores (unos 27 mil) tienen siete millones de toneladas de trigo y "hay pocos compradores", admitió.

Ello genera una expectativa hasta febrero, cuando se dará por terminada la cosecha del trigo, "porque hay que pagar los gastos (semillas, fertilizantes, maquinarias, contratista) y asumir el costo de la nueva cosecha: la soja", explicó.

"Por lo tanto, el productor tiene necesidad de vender y al haber pocos compradores, son exigentes con la calidad y se tira abajo el precio", reconoció el ministro Domínguez.