AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Alza en alimentos podría revivir la crisis
Fecha de publicación:16/01/2011
País: El Salvador
Fuente: Elsalvador.com

Como si de las bíblicas Siete Plagas de Egipto se tratara, los precios de los alimentos y de los insumos básicos para subsistir no dejan de elevarse en el país y en el mundo.

Un informe del director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, prevé que los precios de los productos alimenticios seguirán al alza en 2011.

Diouf también cree que la volatilidad de los precios alimentarios también se basa en menores inversiones y subvenciones a la agricultura, sobre todo en los países pobres, en los últimos 20 años.

El alza de precios podría convertirse en un revés para la recuperación de la crisis financiera al reducir el presupuesto de los consumidores de economías emergentes clave que han encabezado el crecimiento global, tal como revela un informe del Banco Mundial.

El documento del BM detalla que en términos nominales, el precio de los alimentos sigue un 7% por debajo respecto al máximo de junio de 2008.

Pero el aumento está ejerciendo una presión elevada en los países más pobres y advierte que si se sigue esta tendencia "no se puede descartar una reiteración de las condiciones" como las de la pasada crisis alimentaria.

Mientras tanto en El Salvador, apenas hace dos días subió en El Salvador el valor de la tarifa eléctrica en 8 por ciento, debido al inicio de la época seca, por lo que las distribuidoras echarán mano de la generación térmica, que es más cara.

Asimismo, a principios de año, los panaderos se habían quejado de que el precio del quintal de harina se incrementó en cinco dólares, a raíz de los efectos climáticos en los países productores de trigo.

A inicio de semana el Ministerio de Economía reveló que el valor de los combustibles subiría entre dos y cinco centavos, por enésima vez.

Y, para rematar, el precio de las pupusas ya subió ante la expectativa que genera el futuro desmontaje del subsidio al gas, que elevará el precio del cilindro de 25 libras de 5.1 a 15 dólares en promedio.

Internacionalmente, las variaciones en el clima, que se traducen en sequías o heladas, y la falta de previsión gubernamental, están afectando la agricultura y, por ende, han limitado la disponibilidad de alimentos.

El Grupo de las 20 naciones desarrolladas y emergentes (G20) aseguró a principios de mes que analizará las formas para enfrentar la escalada de los precios de los alimentos que ha avivado el temor a una crisis alimentaria.

Sin embargo, el mundo está más cerca de un nuevo récord en el precio de los alimentos, después de que el Ejecutivo de Estados Unidos sorprendiera ayer a los mercados recortando las expectativas de reservas de los principales cereales.

El anuncio hizo que el precio del maíz y de la soja alcanzara el nivel más alto de los últimos 30 meses. En Chicago, los precios de la soja y el maíz no sólo subieron, sino que también evolucionaron en sus niveles más altos desde mitad de 2008, arrastrando los del trigo, tras el anuncio del gobierno estadounidense.

El alza llegó después de la advertencia que la semana pasada hizo la FAO, de que el mundo podría asistir a una réplica de la crisis de los alimentos vivida en 2008, cuando se llegaron a producir saqueos en países tan distantes como Egipto, Camerún y Haití.

Las nuevas alzas en el precio de alimentos ya está causando numerosos disturbios en países como Argelia y Mozambique.

El informe de la FAO decía que los precios del azúcar y la carne soya habían alcanzado su mayor nivel desde que empezó a compilar los datos en 1990, mientras que el trigo, el arroz y el maíz están en su mayor nivel desde hace dos años. La tendencia alcista ha despertado más inquietud en los países emergentes. Aunque las autoridades se benefician de la estabilidad del precio del arroz, base en la dieta del continente asiático, advierten de un periodo de incremento de precios de alimentos como el trigo, que afectará negativamente a los países pobres.

Los analistas advierten que la última revisión de EE.UU. y el nivel alcanzado por el precio de las acciones a nivel global, hacen cruzar los dedos para que no se sumen desastres naturales.

Las cosechas de Argentina y Brasil, que no tardarán en recolectarse, ya parecen frágiles debido a la sequía. Los operadores están especialmente preocupados por el coste del aceite vegetal, de suma importancia para países como China.

El Ministerio de Agricultura de EE.UU. aseguró que el ratio de reservas en demanda caería este año a "niveles no vistos desde mediados de los años setenta, lo que refleja un incremento del ritmo de consumo de aceite vegetal".

El ritmo económico

El panorama grisáceo ha hecho que los organismos internacionales empiecen a ajustar sus proyecciones. Y a partir de los primeros cálculos hechos públicos ayer por el Banco Mundial, para el conjunto de la economía mundial, se podría decir que 2011 será un año de transición.

El Producto Interno Bruto mundial crecerá un 3.3% en 2011, seis décimas menos que el año pasado, para luego recuperar el 3.6% en 2012, indica la institución en su informe. Los países en desarrollo aportarán casi la mitad del crecimiento mundial durante los próximos dos años, con una expansión prevista del 6% y el 6.1%, frente al 7% de 2010. Superan con comodidad a las economías avanzadas

En el mundo desarrollado se pasará de un crecimiento del 2.8% en 2010, al 2.4% en 2011 y al 2.7% en 2012, según las previsiones del organismo, que concentra su informe en las economías emergentes y más pobres del planeta. El BM vuelve a poner en evidencia que el crecimiento en las economías avanzadas será insuficiente para recuperar las decenas de millones de empleos perdidos durante la recesión.