AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Obama promulga ley de seguridad alimentaria criticada por los republicanos
Fecha de publicación:05/01/2011
País: Mundial
Fuente: Agroinformación

El presidente de EE.UU., Barack Obama, promulgó hoy la ley de seguridad alimentaria que el Congreso aprobó el mes pasado y a la que se oponen los republicanos, en lo que podría ser un anticipo de disputas legislativas este año en Washington.

Obama firmó la medida, junto con otras 33 nuevas leyes, sin ningún tipo de publicidad en la Casa Blanca, tras su llegada a la residencia presidencial al regresar de sus vacaciones navideñas en Hawai.

La nueva ley, cuyo coste se ha calculado en 1.400 millones de dólares en cinco años, representa la mayor reforma en el sistema de seguridad alimenticia del país desde los años treinta e intenta impedir que entren en la cadena alimentaria gérmenes que puedan causar brotes de enfermedades como la salmonelosis entre los consumidores.

Entre otras cosas, la medida obliga a mayores inspecciones federales en las instalaciones donde se procesen alimentos y concede a la Agencia del Medicamento y la Alimentación la potestad de ordenar la retirada de productos alimenticios del mercado, de la que carecía hasta ahora.

Sin embargo, algunos legisladores republicanos han expresado su oposición a la medida al considerar que su coste es excesivo y amenazan con impedir que pueda recibir los fondos necesarios para su puesta en marcha.

La medida quedó aprobada por 215 votos a favor y 144 en la Cámara de Representantes, y 73 a favor por 25 en contra en el Senado.

Pero este miércoles comenzará la nueva sesión legislativa, en la que los republicanos contarán con mayoría absoluta en la Cámara y una mayor presencia en el Senado, donde contarán con 47 escaños frente a los 53 de los republicanos.

Los Centros para el Control de Enfermedades en EE.UU. indican que cerca de 48 millones de estadounidenses, o una sexta parte de la población, enferma cada año por ingerir alimentos en malas condiciones. Aproximadamente 3.000 fallecen como consecuencia de ello.