AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Capital humano en el campo
Fecha de publicación:15/04/2011
País: Colombia
Fuente: El Colombiano

Dada la importante dotación de recursos naturales con que cuenta Colombia, históricamente la agricultura no sólo ha desempeñado un papel fundamental en su desarrollo, sino que, aún hoy en día, muchas regiones tienen en esta actividad la fuente principal de crecimiento y generación de empleo.

Infortunadamente, la dinámica de crecimiento de la agricultura ha estado por debajo de su potencial. Esto, aunado al desarrollo de las ciudades y las mayores oportunidades de vida que estas brindan, ha motivado el fenómeno de la migración de la población rural hacia los sectores urbanos. Aunque ello es esperable en todo proceso de desarrollo, en el caso colombiano la falta de dinámica económica y las limitadas condiciones de vida que han prevalecido en el campo, han dado lugar a la migración creciente de su población joven, que relativamente es la más educada, y a la prevalencia de altos niveles de pobreza e inequidad en el sector rural.

Ello, como es de esperar, afecta, a su vez, las condiciones y las posibilidades de desarrollo de las zonas rurales.

En dos encuestas realizadas por el Programa Midas-Usaid hace un par de años a productores agropecuarios rurales se indagó, entre otras cosas, por las características socioeconómicas de los productores.

El primer fenómeno que evidencian estas encuestas, y en el cual se manifiestan con toda claridad las consecuencias de la migración, es el envejecimiento progresivo de la población de productores agropecuarios. Efectivamente, un poco más de la mitad de los productores tienen edades entre los 41 y los 60 años. Este resultado es aplicable tanto a los pequeños productores como a los medianos y grandes.

Detrás del envejecimiento de los productores agropecuarios subyacen otros dos fenómenos. El primero, y el más preocupante de cara al futuro, es la falta de relevo generacional entre el grupo de productores agropecuarios. El segundo tiene que ver con los niveles de educación y capital humano con que hoy en día cuenta el sector rural.

Respecto a los niveles de educación, las encuestas revelan que el 83,4 por ciento de los productores agropecuarios han recibido educación primaria; el 9,9 por ciento, educación media; el 3,5 por ciento, educación técnica, y sólo el 3,2 por ciento educación profesional. Entre los pequeños productores, un poco menos de la mitad de ellos no completó el ciclo básico de primaria.

Para los productores con formaciones técnica y tecnológica y media técnica se reporta, entre los diferentes estratos, que dichos ciclos de formación sólo los han completado un poco más del 50 por ciento de los mismos. En educación profesional, un 90 por ciento tiene el ciclo completo.

Además de un bajo nivel educativo, los productores agropecuarios no tienen una adecuada formación para el trabajo, pues sólo un 30 por ciento de ellos asiste a cursos de capacitación que complementen sus conocimientos formales. Ello resulta bastante preocupante, ya que una de las características que según las encuestas tienen los productores del campo, es que el 80 por ciento de estos se dedica, exclusivamente, a las actividades propias de su unidad de producción agropecuaria.

Para adelantar sus actividades productivas, la gran mayoría de los productores, 90 por ciento, dispone de celulares, pero sólo el 12 por ciento tiene computador y el 7 por ciento, internet. A esto se le debe agregar el hecho de que la gran mayoría de ellos, más del 70 por ciento, no consulta información especializada para la toma de decisiones y, por ende, esta se basa en información informal proveniente de los amigos, los vecinos, etc.

Estos resultados ponen de presente que el reto de la transformación agrícola en Colombia es enorme, pues la base de la misma, el capital humano, es muy precaria.

 

Palabras clave: formación, crecimiento, empleo,población, productores
Author: Juan José Perfetti Del Corral