AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Proyecto de ley abre debate sobre cultivos transgénicos en Chile
Fecha de publicación:17/04/2011
País: Chile
Fuente: La Tercera

Para algunos, son una fórmula para potenciar la agricultura; para otros, un peligro para la salud y la biodiversidad. En lo que todos coinciden: que la situación actual de la legislación chilena sobre transgénicos es insuficiente y es necesario tomar una postura clara frente al tema.

En palabras simples, un transgénico es un organismo al que se le han incorporado genes de otras especies para producir una característica deseada, como ser resistentes al frío o la sequía. En el país existen cultivos transgénicos desde 1996, pero sólo se permite la producción de semillas para exportación.

Según las últimas estadísticas del SAG, actualmente, hay casi 20 mil hectáreas con este tipo de siembras. Sin embargo, la ley no indica la ubicación exacta de estos cultivos, ya que, según los productores, así protegen la propiedad intelectual y se evitan ataques por parte de detractores. Mientras, diversas organizaciones han solicitado que se entregue esta información, lo que será dirimido por la Corte de Apelaciones.

La discusión que viene

En 2006, los senadores Alberto Espina, Juan Antonio Coloma, Eduardo Frei, Andrés Allamand y Fernando Flores presentaron el proyecto de ley sobre bioseguridad de vegetales genéticamente modificados (VGM). Entre otros puntos, la iniciativa permitía el cultivo y la comercialización de transgénicos en el país, y luego de dos años fue aprobado en primer trámite por el Senado. Ese mismo año, el proyecto quedó con su trámite congelado.

Sin embargo, hoy vuelve al tapete. En marzo, el Ministerio de Agricultura envió una indicación sustitutiva que reflotó el tema en el Parlamento, firmada por los ministros de Agricultura, José Antonio Galilea; de Salud, Jaime Mañalich; de Economía, Juan Andrés Fontaine; de Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, y por el Presidente Sebastián Piñera. Hoy, la iniciativa es revisada por la comisión unida de Agricultura, Medio Ambiente y Salud. Y aunque aún no se inicia el debate -porque se hacen indicaciones-, ya hay posturas concretas. Se espera que el tema sea visto durante el segundo semestre en el Congreso.

Alberto Espina, uno de los impulsores del proyecto original, señala que es "absolutamente partidario de legislar en esta materia. Hay una situación absurda en nuestro país, que produce semillas transgénicas que se exportan al extranjero. Sin embargo, las semillas chilenas no pueden comercializarse en Chile. O sea, el país está obligado a importarlas".

Su par Antonio Horvath tiene otra visión. Para él, abrir esta puerta es "derechamente una mala decisión", ya que, asegura, ello afectaría la biodiversidad y "el sello natural y de origen del país". En todo caso, considera que si se llegara a aprobar la propuesta, es necesario exigir estudios de impacto ambiental, como lo establece la Ley de Bases del Medioambiente, "porque eso fue un acuerdo político y no se está respetando".

En el mundo científico también hay visiones encontradas. Para el director de la Fundación Ciencia para la Vida, Pablo Valenzuela, "es tremendamente importante que Chile incluya los VGM en su agricultura". Entre sus ventajas, señala, está la mejor producción agrícola y "no se han demostrado peligros para la biodiversidad".

El profesor titular en laboratorio de biotecnología del Inta, Romilio Espejo, es partidario de que se acepten estos cultivos, pero definiendo claramente cuáles. Asegura que el temor de que se afecte la biodiversidad es fundado: "Sobre todo, pone en peligro a la agricultura orgánica", a través de la contaminación de sus semillas.

La bióloga de la Fundación Sociedades Sustentables Isabel Manzur asegura que esta tecnología involucra una serie de riesgos para la salud humana, como la posible resistencia a los antibióticos, y el medioambiente, como la contaminación por polen. Por eso, estima que las decisiones sobre el tema deben hacerse "con suma cautela".

El director nacional de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), del Minagri, Gustavo Rojas, rechaza estos peligros y explica que con esto, "se busca entregarles a los agricultores herramientas competitivas para que la producción se equipare a países como Argentina, Canadá y Estados Unidos", ya que, asegura, podrían abaratar costos de producción en, al menos, un cinco por ciento. Añade que "estas indicaciones apuntan a que la ley obligue a regular lo mejor posible la agricultura transgénica, normal y orgánica, porque hoy no existe ninguna reglamentación".

El debate será complejo. Pero en el gobierno esperan que no se congele otra vez.

Palabras clave: transgénicos, ley, inocuidad, salud, biodiversidad
Author: Claudia Urquieta