AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Pobreza y crisis agraria favorece la proliferación del narco
Fecha de publicación:17/05/2011
País: Guatemala
Fuente: La Hora

La falta de tierras para la agricultura y escasas fuentes de empleo en el área rural, han provocado que se incremente la migración de campesinos e indígenas a otros destinos, indican organizaciones civiles y de derechos humanos, lo que los convierte en grupos vulnerables para el crimen organizado.

Buscaban un mejor futuro para sus familias, por lo que emprendieron el viaje para no volver jamás.

Veintisiete campesinos fueron los asesinados en una finca de Petén por supuestos integrantes del grupo “los Zetas“, quienes buscaban al dueño de la finca donde estos laboraban.

Organizaciones campesinas y de derechos humanos lamentan este hecho, al indicar que los masacrados eran personas inocentes, que “únicamente se ganaban el pan con el sudor de su frente” y que por la falta de empleo y de tierras para la agricultura deben emigrar hacia otros departamentos.

Mario Polanco, director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) expresó: “esto demuestra la forma tan inhumana, la barbarie en que actúa el crimen organizado, que no siente lástima por nadie, aunque se trate de personas inocentes, algunos de ellos menores de edad, personas trabajadoras que solo estaban buscando una forma de ganarse la vida”.

De acuerdo con Polanco, esta masacre no es solo responsabilidad del crimen organizado, sino que el Gobierno también tiene su cuota. Apunta que al no haber una actitud seria de parte del Gobierno para garantizar empleo para todos los guatemaltecos, muchos se ven en la necesidad de salir, no solo dentro del mismo territorio, sino que además hacia el exterior.

Isaías Pérez, de la Comisión Legal de la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (Conic), todo lo que está pasando tiene sus raíces. “Muchas familias pobres campesinas no tienen tierra, no tienen dónde ir a trabajar, y de todas formas al ser contratados para hacer un oficio, a veces no saben a dónde van a ir a trabajar; al final son ellos los que pagan las consecuencias”.

Carlos Vega Fernández, analista del sector de justicia y seguridad de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), admite que la contratación de campesinos para trabajos temporales “es una fuente muy efectiva de trabajo de ingresos para le gente de escasos recursos”, sin embargo necesita de una regulación, ya que se cometen muchas injusticias y arbitrariedades del tipo laboral.

Los integrantes de la Conic exigen al Gobierno la pronta aprobación de la Ley de Desarrollo Rural, la cual está estancada en el Congreso de la República, y que de aprobarse se daría un gran presupuesto para resolver los conflictos y problemas de los más pobres, ya que se dará un subsidio anual para la producción de alimentos.

Author: Areli Alonzo
Publicado por: Noticias.com.gt