AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Incertidumbre de los precios alimentarios
Fecha de publicación:13/06/2011
País: América Latina y el Caribe
Fuente: La Tercera

Los precios altos de los alimentos ya son una realidad con la que todos los países tienen que convivir. Se trata de un cambio estructural, frente al cual los gobiernos deben reaccionar mediante sus políticas públicas. En esta coyuntura, América del Sur tiene enormes oportunidades para ser un actor clave en el abastecimiento de alimentos a nivel mundial, pero esto no se puede lograr sin tener en cuenta los impactos que los precios tienen sobre los más vulnerables. 

En los últimos meses, los precios internacionales se han estabilizado, pero lo han hecho a niveles mucho más elevados que aquellos a los cuales estábamos acostumbrados antes de 2006. Además, se percibe un aumento en su volatilidad, debido en parte a la mayor interconexión entre los mercados de alimentos, energía y commodities y al rol creciente que están jugando actores del sistema financiero en los mercados de futuros de los alimentos.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), esta tendencia de precios altos y volátiles se mantendrá durante 2011, extendiéndose al menos hasta 2012. En América Latina, aunque la inflación alimentaria se redujo en los primeros meses de este año, en varios países -como Chile- se ha encarecido la canasta básica de alimentos, lo que implica un riesgo para los segmentos de menores ingresos. Los más pobres pueden llegar a gastar hasta un 70% de sus ingresos en comida, por lo que deben ser el norte de las políticas públicas orientadas a enfrentar esta situación. La solución requiere de una mezcla de políticas agrícolas, sociales, económicas y ambientales.

A diferencia de 2008, hoy, los gobiernos cuentan con una serie de lecciones aprendidas. La primera es la importancia de fortalecer las redes de protección social, para garantizar el acceso a los alimentos a los más vulnerables y evitar que millones de personas caigan bajo la línea de la pobreza debido a los aumentos del precio de los alimentos. En segundo lugar, es fundamental apoyar la producción de alimentos, especialmente, de la agricultura familiar, ya que esto permite que los precios internacionales no se transmitan de forma directa a los países. Para ello es necesario aumentar las inversiones en agricultura, que han venido reduciéndose año tras año. Para que el sector agrícola pueda aprovechar las oportunidades que representan mayores precios de los alimentos, requiere de servicios de extensión, investigación, crédito y apoyo productivo. Además, necesita de mercados transparentes y abiertos, que faciliten el comercio interregional. 

Las medidas a nivel país deben complementarse con acciones en los ámbitos regional e internacional. De ahí la importancia de instancias de diálogos intersectoriales, como el que recientemente acordó generar un sistema regional de monitoreo de precios y de la seguridad alimentaria, fortalecer la agricultura familiar, las redes de protección social y la inocuidad alimentaria. 

América del Sur debe aprovechar los altos precios para impulsar su agricultura, alinear su política económica y social y utilizar el crecimiento agrícola para repartir mejor los frutos del crecimiento y reducir la desigualdad.

Palabras clave: América del sur, precios de los alimentos, producción agrícola
Author: Alan Bojanic
Publicado por: La Tercera