AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Éxito contra la desnutrición aguda en Nicaragua
Fecha de publicación:16/06/2011
País: Nicaragua
Fuente: Acción Contra el Hambre

Tras la situación alimentaria y nutricional detectada por Acción contra el Hambre en el Corredor Seco de Nicaragua, causada por la sequía provocada por el fenómeno “El Niño”, la organización ha conseguido mantener los niveles de desnutrición bajos a través de sus proyectos y programas en la zona.

Ante el escenario de emergencia por la escasez de alimentos, la organización puso en marcha un proyecto de emergencia de distribución de semillas e insumos y vigilancia nutricional, financiado por la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea (ECHO, por sus siglas en inglés), que ha proporcionado apoyo para hacer frente a la sequía, facilitando el acceso a la producción agrícola a más de 2.600 familias en 150 comunidades. “Con la entrega de kits de insumos agrícolas, entre los que se cuentan semillas de maíz mejoradas y fertilizantes, se ha asegurado la siembra de 1.400 hectáreas de granos básicos para el primer periodo de producción de la temporada agrícola, el triple del objetivo inicial”, señala José Luis Vivero, coordinador regional para Centroamérica de Acción contra el Hambre.

Este proyecto se reforzará con la instalación de más de 80 silos metálicos comunitarios, de manera que los productores cuenten con un lugar para almacenar parte de la cosecha para constituir un “Banco de Semillas” que les permita tener reservas para sembrar en la cosecha de postrera, no sólo en este año 2010 sino también durante los próximos años, y estar así preparados para hacerle frente a las sequías futuras.

Asimismo, se ha realizado una capacitación a agricultores de la zona en prácticas de preparación y mitigación de efectos de la sequía sobre sus cultivos, mediante la aplicación de técnicas de conservación de suelos en sus parcelas, tales como barreras vivas, barreras muertas, acequias, curvas a nivel y diques de contención.

La primera cosecha de la temporada no llegará hasta agosto y apenas existen oportunidades de empleo permanente en la actualidad, por lo que los escasos ingresos para la compra de alimentos proceden de pequeños trabajos ocasionales en la ciudad o fuera del país.

Acción contra el Hambre ha puesto en marcha un programa de Mano de Obra Intensiva, financiado por otro proyecto del Mecanismo Alimentario de la Comisión Europea, que ha beneficiado a 2400 familias, permitiéndoles sobrellevar la sequía y mantener los índices de desnutrición bajo control.

De las 41 comunidades que han sido incluidas en la encuesta nutricional, en 25 existen actualmente “Sitios Centinela” de vigilancia y alerta temprana promovidos por Acción contra el Hambre. Estos sitios están impulsándose en coordinación con el Ministerio Agropecuario y Forestal nicaragüense (MAGFOR) y con el apoyo de FAO y Plan Internacional. Estos comunidades que se comprometen a participar en la vigilancia de los eventos que determinan la seguridad alimentaria de sus habitantes y de la región donde se sitúan, comparten características de medios de vida con otras comunidades circundantes (clima, tipos de cultivo, calendario agrícola, fuentes de ingresos y alimentos, y formas de afrontar las temporadas críticas) y sirven de referencia para toda la zona donde se sitúan.

Mecanismos de adaptación: la emergencia continúa

“Hemos notado que las familias están disminuyendo en más de un 70% la cantidad de granos básicos que preparan para su comida. La mayoría de las familias están disminuyendo las raciones y los tiempos de comida, llegando a consumir una cuarta parte de maíz por persona al día. Mientras, los precios en los mercados se incrementan cada semana, lo que repercute en el acceso a los alimentos de la población”, señala José Luis Vivero. “En la mayoría de los municipios que comprenden el Corredor Seco nicaragüense, los productores no tienen ya semillas para la primera siembra de la temporada agrícola, por lo que más del 80% de familias actualmente están comprando sus alimentos y hacen algún trabajo temporal esporádico”, añade José Luis.

La gente que ha podido salir fuera del país en busca de trabajo no ha regresado a su comunidad, y la poca que ha regresado por diferentes razones se arrepiente de haberlo hecho. Mientras, se sigue racionando el agua en los pozos comunales: se ha establecido un horario determinado para su distribución, así como la cantidad de 1 balde por familia por día.

De acuerdo con el Foro del Clima de América Central, es muy probable que se registren precipitaciones de regular intensidad que podrían confundir a los productores con un falso establecimiento de la estación lluviosa. Se espera que mayo tenga un comportamiento irregular y deficitario en cuanto al comportamiento de las lluvias en algunas zonas del país.

Las situaciones de “riesgo de desnutrición” y “desnutrición leve” representan una amenaza de empeoramiento en caso de que la falta de alimentos y de trabajo temporal continúe. El incremento de los precios de los productos básicos (maíz y frijoles) en los mercados locales afecta al acceso y en algunas localidades la población más vulnerable ya ha iniciado la venta de activos, como gallinas y cerdos. “El problema alimentario permanece, aunque el Corredor Seco esté ahora verde. Sin embargo, la falta de alimentos en los hogares no se ha traducido en una crisis nutricional en los niños”, señala José Luis Vivero. “Parece que los mecanismos de amortiguamiento están funcionando, y existen otras fuentes de ingresos que no son tan obvias”.

Recomendaciones

  • Alimentar a los niños en la escuela, durante los meses críticos (mayo - julio), ya que en muchos hogares se está reduciendo el número de comidas diarias, así como la cantidad.
  • Programas de Mano de Obra Intensiva (empleo temporal no cualificado) para poder absorber a la población vulnerable y así evitar la migración forzada y facilitar recursos a las familias más pobres. Este programa funcionaría como una Red de Protección Social contra el Hambre, ofertando empleo durante los meses críticos del año que permita construir infraestructura de interés para la comunidad (micro-cuencas y caminos).     
  • Fortalecer los Sitios Centinela a nivel comunitario, como espacios de recopilación y análisis de información sobre la situación alimentaria y nutricional de las zonas en los que se sitúan. Es clave tener información de las comunidades en tiempo real.     
  • Reforzar el programa Bono Productivo Alimentario como otro elemento importante de la Red de Protección Social contra el Hambre y ampliar la oferta en cantidad y calidad de los insumos proporcionados.

11 de mayo de 2010

Palabras clave: Nicaragua, mecanismo alimentario, Unión Europea, FAO
Publicado por: AGRONoticias