AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

La hambruna en el Cuerno de África se ceba con los niños refugiados
Fecha de publicación:08/08/2011
País: Mundial
Fuente: Público

La hambruna del Cuerno de África se está cebando con la población de menos edad. La malnutrición infantil permanece como el principal problema en los campamentos de refugiados, según alerta el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Un informe de esta agencia de la ONU sobre los campamentos de Dollo Ado, al sureste de Etiopía, arroja un dato desolador: más de 100.000 menores tienen ya por hogar las tiendas y la arena de este campo de refugiados.

Acnur asegura que la hambruna se ha cobrado en Somalia la vida de 29.000 niños en los últimos tres meses y calcula, de hecho, que "de las miles de muertes que se han producido en Somalia entre abril y finales de julio la mitad son de niños menores de 5 años", según detalla la agencia.

Los tres campamentos y el centro de tránsito etíopes albergan a más de 118.000 somalíes, de modo que nueve de cada diez refugiados tienen menos de 18 años. Del resto, apenas un 8% son mujeres y el 2% restante, hombres.

La apabullante mayoría de menores de edad en Dollo Ado se explica, "sobre todo, por la elevada natalidad que hay en Somalia", asegura Guillem Pérez, coordinador de emergencia de Médicos Sin Fronteras en los campos. "En muchas ocasiones, las familias llegan con cinco, seis, siete hijos. Eso hace que la población infantil dentro de los campos sea muy elevada", añade.

La situación en Dollo Ado ha comenzado a aliviarse tras la apertura el pasado viernes del cuarto campamento de refugiados, el de Hilaweyn. La nueva instalación, con capacidad para 40.000 personas, acogerá a los más de 16.000 refugiados que se agolpan en el centro de tránsito, a pesar de que este, según admite Acnur en su informe, esta diseñado para albergar a 1.500 de forma transitoria hasta que son asignados a un campo. Se prevé que cada día se reubiquen mil refugiados en el campamento de Hilaweyn, con lo que el traslado concluirá definitivamente en dos semanas.

Con todo, dos de los tres campamentos del sureste etíope están al doble de su capacidad y el otro hace semanas que superó su límite. Diseñados para albergar cada uno a 20.000 personas, el de Bokolmanyo acoge a más de 37.000 y el de Malkadida, a casi 40.000. El de Kobe, que se abrió apenas en junio de 2011, alberga a más de 25.000 somalíes.

Estos datos no hacen sino corroborar las dimensiones del trágico éxodo desde Somalia hacia países vecinos, como Kenia y Etiopía, sobre todo entre mayo y mediados de julio. Según Guillem Pérez, "aunque el flujo de somalíes huyendo hacia la frontera etíope permanece estable desde hace una o dos semanas, aún siguen llegando entre 250 y 300 personas diarias, en tan malas condiciones como antes, cuando arribaban a Dollo Ado 2.000 somalíes cada día, porque llegan después de muchos días de travesía y sin apenas haber comido nada".

De ahí que la malnutrición infantil sea el principal campo de batalla en el interior del campamento. Unicef alerta de que casi la mitad de los refugiados somalíes menores de edad que llega a los campos padece malnutrición. Unicef ha constatado un repunte en las llegadas al campamento de Dadaab, en Kenia, que alberga ya más de 400.000 personas (algo más de un 80% de ellos también menores de edad). Si en julio la cifra de llegadas descendió hasta estabilizarse en unos 1.200 refugiados diarios, "desde que comenzó agosto están volviendo a llegar 1.500 refugiados cada día", según asegura la agencia en un comunicado.

 

Tropas de Al-Shabab

La llegada de ayuda humanitaria a Somalia, sobre todo a Mogadiscio, es lo que habría motivado la reducción del éxodo hacia Etiopía y Kenia. Sin embargo, a pesar de esto, la situación en Mogadiscio no es menos preocupante. La ONU asegura que ha llegado a la ciudad casi medio millón de refugiados huyendo de las regiones interiores del país, dominadas por Al-Shabab, grupo vinculado a Al-Qaeda, y donde no llega la ayuda.

Según la ONU, del medio millón de desplazados internos en la capital somalí, 370.000 estaban ya antes de la sequía y 100.000 más han llegado con ella. Los 150 campos de la capital pueden verse aliviados por la retirada el pasado sábado de las tropas islamistas de Al-Shabab.

Palabras clave: Somalia, cuerno de África, hambruna
Author: Manuel Ruiz Rico
Publicado por: Público