AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Maderas cubanas para competir en el mercado internacional
Fecha de publicación:16/08/2011
País: Cuba
Fuente: Prensa Latina

En la última década Guy Gilbert se ha convertido en un visitante asiduo de Cuba. Pero más que sus playas y ciudades prefiere recorrer montes y aserraderos, admirar una frondosa ceiba o detenerse a conversar con carboneros y trabajadores forestales.

  Como especialista forestal y ecologista, este canadiense asentado en la ciudad de Québec ha recorrido 22 países. Sin embargo, no oculta su satisfacción por participar en el proyecto de desarrollo del sector forestal en la Mayor de las Antillas.

Este programa fue implementado en abril de 2008 por la Dirección Nacional Forestal del Ministerio cubano de la Agricultura y la empresa John Roper and Associates, contratada por la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (ACDI).

En él participan otras 20 entidades de la Isla, entre ellas el Grupo Empresarial de Montaña, el Cuerpo de Guardabosques, el Instituto de Investigaciones Agroforestales, la Universidad de Pinar del Río y la Asociación de Técnicos Agrícolas y Forestales.

Planificado con una extensión de seis años (hasta el 2014), el proyecto persigue fortalecer la capacidad del sector forestal cubano y alcanzar su desarrollo sostenible. Para ello abarca temáticas con indudable impacto ambiental, económico y social.

Producir maderas de mayor calidad

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, Guy Gilbert afirmó: Canadá y Cuba tienen una larga historia de amistad y comparten la pasión forestal.

No es casual, entonces, que el desempeño del especialista de la ACDI vaya dirigido a la modernización del sector forestal cubano, específicamente de los procesos de transformación primaria y secundaria de la madera, tarea acordada en el proyecto binacional.

Nuestra colaboración en particular, precisó Gilbert, va encaminada a lograr aserrar una madera de tan buena calidad que las ebanisterías y las industrias de segunda transformación del país queden plenamente satisfechas.

De esta manera, añadió, no tendrán que traspasar las fronteras para obtener esos recursos.

Vamos en busca de productos que tengan la calidad necesaria para competir en el mercado internacional, enfatizó.

Rememoró que dieron los primeros pasos en 2009, al realizar un diagnóstico general del país.

Visitamos seis de las 21 empresas representativas de Cuba y en cada una realizamos un estudio de caso, emitiendo las recomendaciones específicas, dijo.

Así ocurrió en Macurije, en la provincia de Pinar del Río, donde definimos una estrategia de trabajo para optimizar el rendimiento de la empresa, apuntó.

Allí, comentó, tuvimos una colaboración fabulosa y todo marcha bien, la inversión está en término y vamos a modernizar ese aserradero.

"Ahora planeamos repetir el ejercicio en Guamá, en la provincia de Santiago de Cuba, zona con topografía, clima y vías de acceso diferentes. Es un desafío que estamos muy contentos de afrontar", confesó Guy.

Maderas para los aserraderos

El especialista canadiense mencionó un aspecto importante: un aserradero no puede funcionar sin madera, y actualmente en la Isla es deficitario ese recurso.

Revertir esa situación es otra de las tareas incluidas en la agenda de cooperación entre ambas naciones americanas.

Según informó el coordinador cubano del proyecto, Juan Alberto Herrero Echevarría, Cuba iniciará este año un programa de plantaciones de manejo intensivo con el objetivo de cubrir la demanda nacional de madera, a mediano plazo.

Anunció que con la llegada de la época lluviosa comenzaron la siembra de plantas de rápido crecimiento, entre ellas especies cubanas y exóticas.

Para el 2011, dijo, está planificado el cultivo de 10 mil hectáreas, cifra que llegará a 250 mil hectáreas en el 2020.

De esta manera dentro de unos años la Isla podrá abastecer su mercado de productos derivados de la madera, altamente demandados, y dejará de erogar millones de dólares anuales para la importación de esos surtidos.

Taxónomos y botánicos afirman que en los bosques cubanos existen más de 600 especies, entre ellas cuatro tipos de pinos endémicos del archipiélago y una amplia gama de árboles maderables de reconocida calidad, como la caoba.

En la reforestación de la superficie boscosa se utilizan como promedio anual alrededor de 100 especies, unas de interés económico, otras en peligro de extinción y un grupo de plantas exóticas que normalmente dan buena madera y crecen con rapidez.

Datos oficiales muestran que en los últimos tres años la superficie forestal del país se incrementó en uno por ciento y actualmente ocupa el 26,2 por ciento. La cifra significa 100 mil hectáreas más de bosques, un crecimiento difícil de alcanzar por las naciones en vías de desarrollo.

Modernizar la industria forestal permitirá convertir esos árboles en maderas de alta calidad, capaces de cubrir las necesidades del país y competir en el mercado internacional.

Palabras clave: madera, exportaciones, Cuba
Author: Lourdes Pérez Navarro
Publicado por: Prensa Latina