AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Cooperativas agrarias, motor de desarrollo
Fecha de publicación:02/02/2012
País: América Latina y el Caribe

Las cooperativas agrarias contribuyen al desarrollo de las explotaciones agrícolas, evitando que la población emigre a otras zonas, mediante la creación de empleo directo e indirecto. Fortalecen el tejido económico y productivo, y mejoran la calidad de vida de los habitantes en el medio rural.

Ayudan en la conservación del medio, al participar en la gestión sostenible de los recursos, la preservación de la biodiversidad y la conservación del patrimonio cultural.

Tienen una posición estratégica dentro de la cadena agroalimentaria, al actuar al mismo tiempo como proveedores y clientes en las distintas fases. Y como puente entre producción, industria y comercio, permitiendo que tanto agricultores como ganaderos participen en las etapas de transformación y comercialización.

Las cooperativas agrícolas aglutinan los intereses de los productores y mejoran su posición negociadora, aumentando la competitividad de los agricultores y ganaderos (productores de alimentos), concentrando la oferta y facilitando las condiciones de acceso comercial a un mercado cada vez más globalizado.

La agricultura del futuro requiere reducir los costes y esto es posible concentrando la demanda a través de las cooperativas agrarias y obteniendo mejores precios en los suministros, y sobre todo,  requiere aprovechar los beneficios de la cadena de valor que tiene la alimentación. El futuro del campo está en el cooperativismo y en cooperativas cada vez más fuertes, mediante la unión de todos, bajo objetivos muy claros y muy bien definidos, para poder ser competitivos en un mercado de mucha dureza y con grandes exigencias.

Los grandes grupos cooperativistas de referencia para el campo, destacan por sus proyectos de integración vertical que cierran completamente el ciclo productivo en la cadena alimentaria. Desde el grano en el campo que se transformará en pienso para el ganado, hasta el filete de carne en bandeja del supermercado, o desde la selección de semillas, hasta la fabricación de harinas de alta calidad que se convierten, por ejemplo, en deliciosos espaguetis.

El agricultor debe involucrarse en la transformación y en la distribución,  buscando la línea directa hasta el consumidor final, y eso sólo lo puede hacer desde posiciones cooperativas. El diferencial de precios entre productor y consumidor es enorme, ha llegado, en algunos casos al 500%, por ello, cuanto más lejos llegue el agricultor con su producto en esa cadena alimentaria, mejor para él y también para el consumidor.

Las cooperativas agrícolas tienen un gran protagonismo, un tanto por ciento muy importante de la producción agrícola y ganadera está en sus manos. Vertebran e industrializan el medio rural, haciendo que mejoren las rentas de sus habitantes.

Palabras clave: cooperativas agrarias, motor, desarrollo
Publicado por: Traxco.es