AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Uruguay alcanzará una producción récord de granos
Fecha de publicación:23/03/2012
País: Uruguay

La agricultura uruguaya alcanzará en la zafra 2011/2012 un nuevo récord de producción de granos. Con bastante distancia porque se pasarán los seis millones de toneladas producidos, que vuelven a marcar un hito en una transformación fundamental del Uruguay de esta década. Diez años atrás la producción no llegaba a dos millones de toneladas. En estos tres años se ha triplicado, primero por la expansión del área sembrada. En este año lo hará en base a los buenos rendimientos que tuvieron los cultivos de invierno y tendrán los de verano.

El dato fue destacado por el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, durante su primer discurso en la Expoactiva. Ha sido corroborado por cada lluvia, que consolida una recuperación espectacular de los cultivos de verano, que al empezar febrero estaban achicharrados por un enero muy riguroso. 

El tándem trigo/soja

El récord de la zafra empezó a construirse con los cultivos de invierno. Los productores apostaron a sembrar un área muy importante de trigo y, con el agua justa y noches frías, trigo y cebada se desarrollaron en forma óptima y superaron los 3.000 kilos de rendimiento por hectárea promedio. El tándem trigo/soja implicó que un área importante se sembrara de segunda, dada la importante área del cultivo de invierno. El área de soja oficialmente registrada es de 869 mil hectáreas. De las mismas, 492 mil son de segunda y 377 mil de primera.

Y aquí la fortuna empieza a jugar. Porque habitualmente los cultivos de primera son los que tienen más potencial de rendimiento y menos riesgo. Y, sin embargo, el régimen de lluvias extremadamente generoso de febrero y marzo ha permitido que los cultivos de segunda hayan tenido un desempeño excelente hasta ahora. Además, en el sector privado se presume que puede haber algo más de hectáreas de las que ha contabilizado el Ministerio de Ganadería. En la Expoactiva se manejaba el número de dos millones de toneladas producidas de soja como un número factible. Y tras las lluvias de esta semana, algunos operadores se animan a avizorar que los dos millones de toneladas de soja pueden ser superados.

La “liga” de la agricultura uruguaya tiene otro aspecto. La sequía de enero dañó irreversiblemente a las sojas ubicadas al norte de Uruguay. Río Grande del Sur, Paraguay y partes de las zonas sojeras principales de Argentina. Eso por un lado volvió a catapultar a los precios que durante la Expoactiva superaron los US$ 500 para la soja de esta cosecha y abrieron la posibilidad de colocar la oleaginosa a US$ 460 para la próxima cosecha. El Mercosur perdió casi 20 millones de toneladas de soja.

De esta manera, el habitual congestionamiento de la salida del grano desde Uruguay puede verse aliviado porque habrá menos grano paraguayo compitiendo por galpones y barcos. En tercer lugar, el envión de los precios sobre el final de la cosecha encontró a muchos productores sin haber tomado posición. Aproximadamente la mitad de la cosecha está sin vender. De manera que si el millón de toneladas de soja tomara posición a US$ 490, estaría llegando una inyección de US$ 490 millones a la agricultura uruguaya. “Una bomba de dinero”, comentaba en la expo un funcionario de un banco privado que veía con tranquilidad que los créditos otorgados se recuperarían tranquilamente. De manera que a los dos millones de toneladas de trigo se sumarán otros dos millones de soja.

El sorgo y el maíz

Hay un tercer componente de crecimiento que está dado por una producción récord que surgirá de la suma de maíz y sorgo. Estos cultivos tuvieron un crecimiento fuerte en área. Su destino principal es la elaboración de raciones en el mercado interno. En el caso del maíz, una parte importante del área fue picada en enero. Pero de todos modos, la intención de siembra, de 120 mil hectáreas, llevará a que aproximadamente haya una cosecha de 100 mil hectáreas, con una producción cercana a las 450 mil toneladas.

Y en el caso del sorgo, hay declarada para grano seco un área de 100 mil hectáreas, repartidas parejamente entre primera y segunda. Pueden esperarse otras 450 mil toneladas de sorgo. Esto significará un desafío para los precios de los granos de verano y una oportunidad para prolongar el crecimiento lechero y consolidar al sector feedlotero uruguayo, al que hasta ahora los números por momentos le cierran y por momentos no.

Ya se han concertado negocios de exportación de maíz a US$ 250, que para aquellos que lograron rendimientos de 4.000 kilos permiten cerrar con margen ese cultivo. De manera que para la agricultura sin riego finaliza una zafra muy buena y que no tiene precedentes. Dos meses atrás la agricultura estaba al borde del precipicio. Cuando la cosecha termine habrá enviado seis millones de toneladas al mercado interno y externo. Y logrará posiblemente manejar la logística de esa tarea mejor que en años anteriores.

Pero es importante notar el factor azaroso que tendrá ese buen resultado. Si la ausencia de lluvias se hubiese prolongado unos días más, o si los precios no hubiesen dado la remontada, en base a los problemas de la soja de los países vecinos, el panorama sería muy diferente. La cosecha de verano permitirá compensar los márgenes casi nulos que dejaron los cultivos de verano. Permitirá estirar la competitividad del sector lechero y el ganadero aportando un volumen importante de alimentos a precios accesibles.

Pero en caso de que no se logren condiciones óptimas, la competitividad se vuelve frágil. Las grandes empresas agrícolas estaban empeñadas al comienzo del año en bajar el precio de las rentas de la tierra. Con la suba de precios de la soja esa intención no será fácil de concretar. Por ahora el impulso de la agricultura sigue. Pero para adelante es necesario que los precios se sostengan en los actuales, históricamente altos, y que la productividad se mantenga alta, algo que este año se logró con las lluvias salvadoras de estas últimas semanas.

La agricultura de secano aportará a lo largo de la zafra 2011/2012 cinco millones de toneladas. El arroz aportará más de un millón de toneladas más. Fue la Expoactiva más alegre de las que se han realizado hasta ahora. El lunes por la noche, terminada la misma, un tornado destrozó todos los equipos y galpones. Una coincidente advertencia respecto a los riesgos grandes que la agricultura implica. Aunque a pesar de que los daños fueron totales, no hay duda que la próxima exposición será todavía mayor a la pasada. Porque el impulso que el desarrollo agrícola uruguayo lleva puede más que el dólar bajo y los avatares climáticos. Al menos por ahora.

La producción arrocera entre los costos y las cuotas

El acuerdo alcanzado esta semana entre Brasil y Argentina para cuotificar el comercio de arroz causó alarma en el sector privado uruguayo, ya que fue seguido por la disposición del presidente José Mujica de acpetar cuotas, durante su discurso ante el Banco Interamericano de Desarrollo. Tras anunciar que negociaría como un tábano con insistencia para lograr mercados, reclamó cabeza abierta. “Si no podemos negociar en dólares, vamos a trocar, inventemos otro mecanismo. Y si tenemos que hacer cuota, hagamos cuotas y vamos a decirles a nuestros industriales: este es el parámetro que tienen”.

Estas palabras se pronunciaron el mismo día en que los ministros de Agricultura de Argentina y Brasil anunciaban un acuerdo que da a las exportaciones de arroz argentino una cuota de 800 mil toneladas, a cambio de que pueda ingresar a Argentina la carne de cerdo de Brasil. Esa coincidencia causó preocupación. Argentina viene presionando para que Brasil ponga cupos a la exportación de lácteos uruguayos, tal como los que tiene para los lácteos argentinos.

Ricardo Hahn, vicepresidente de la Gremial de Molinos Arroceros, manifestó su más firme rechazo a una posible cuota. ¿Qué tenemos de Mercosur si no tenemos la libre circulación de bienes y servicios?, se preguntó. ¿Qué sentido tiene el Mercosur si perdemos la libertad de acceso? Yo creo que el gobierno uruguayo debería ser muy enérgico. Si ya claudica de arranque tendrá que preparar medidas alternativas y sustitutivas porque va a ser difícil pagar los seguros de paro de los trabajadores de la industria arrocera.

Los productores arroceros vienen cosechando 10% menos que el año pasado, que fue récord. La situación de los arroceros contrasta marcadamente con la de la agricultura de maíz, soja y sorgo. Con un costo que se acerca a los US$ 2.000 por hectárea, van a precisar 7.500 kilos por hectárea para llegar al rendimiento de equilibrio. Se precisa a un mercado brasileño bien abierto para que las cuentas del arroz cierren. Este año la producción fue de 1,4 millones de toneladas. Tendrá un descenso de más de 10% respecto al año pasado. Y puede seguir bajando si no recibe señales claras.

Palabras clave: Uruguay, granos, soja, sorgo, maíz, trigo, producción, récord
Publicado por: El Observador (Uruguay)