AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

La mujer rural, prioridad para la OIM en Colombia
Fecha de publicación:08/03/2012
País: Colombia

Más que en cualquier otro momento de la historia, las mujeres engrosan las filas de los migrantes a nivel mundial con el fin de mantener a sus familias y mejorar su situación económica. Como migrantes, deben hacer frente a dificultades excepcionales. OIM dedica el Día Internacional de la Mujer especialmente a las mujeres rurales. A pesar de la creciente igualdad de género y del empoderamiento de la mujer, en comparación con los hombres rurales o las poblaciones urbanas, las mujeres campesinas, que representan en torno a una cuarta parte de la población mundial, aun reciben ingresos más bajos, tienen un menor nivel de educación y menor influencia política y social.

 

 

Son, por definición, más vulnerables que otros grupos de migrantes y, por lo tanto, necesitan una mayor protección de todos los Estados comprometidos con el principio de que la migración humana y ordenada beneficia a los migrantes y a la sociedad.

A la vista de todos estos elementos, la OIM exhorta a la comunidad internacional a:

• Promover la migración segura de mujeres de zonas rurales, incluida la prevención de la trata de personas, y facilitar el acceso de estas a fuentes fidedignas de información sobre migración, identidad y documentos de viaje, así como a los servicios de migración.

• Promover una mejor reglamentación de la migración de empleados domésticos o de aquellos que cuidan de niños o ancianos en los países de origen, así como fomentar mecanismos de protección y condiciones de empleo adecuadas en los países de destino.

• Promover, desde una perspectiva de género, programas de orientación previos a la partida destinados a futuros migrantes, incluidos los migrantes por motivo de matrimonio transnacional.

• Facilitar, desde una perspectiva de género, asistencia humanitaria a mujeres rurales en situaciones de emergencia, incluidos los desastres naturales, y promover la plena participación de las mujeres en estrategias comunitarias de adaptación al cambio climático y a la degradación medio ambiental.

• Promover el pleno goce de los derechos humanos de las mujeres rurales y un acceso efectivo a la reparación y la justicia en casos de violencia por razón de género o explotación, así como prestar asistencia a las víctimas de la violencia y de abusos, incluidas las opciones de retorno y reintegración.

• Promover el acceso de los trabajadores migrantes a una atención médica asequible y a servicios sociales, incluidos servicios de salud sexual y reproductiva.

• Prestar apoyo personalizado a las mujeres que, por motivo de migración, actúen como cabeza de familia y promover servicios de apoyo a las familias que permanecen en el país.

• Apoyar el empoderamiento económico de las mujeres en zonas rurales, incluido mediante el fomento de esquemas basados en las remesas.

• Investigar y reunir información sobre la situación de las mujeres y menores rurales así como de sus comportamientos migratorios.

• Fomentar el diálogo interestatal e impulsar la cooperación bilateral, regional, interregional e internacional para una mejor regulación y protección de las trabajadoras migrantes y promover políticas migratorias internacionales desde una perspectiva de género.

La Mujer Rural en Colombia

En Colombia hay más de 4.700 mujeres en las zonas rurales de acuerdo con datos del último Censo nacional, esto significa que el 46% de las mujeres colombianas viven en el campo. Así mismo, cifras señalan que el 19% de los hogares campesinos son de jefatura femenina y la tasa de ocupación de las mujeres en el campo es de tan sólo el 30% frente a un 75% en los hombres.

Vale resaltar que durante las últimas décadas la mujer en Colombia ha adquirido un importante rol en la propiedad de la tierra. En 1996 la mujer participaba con un 11% de los títulos de baldíos y en el 2001 este porcentaje alcanza un 47% y continúa en aumento.

De acuerdo con el Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo: “Las mujeres se encargan de buena parte de la producción de alimentos, la cría y cuidado del ganado y especies menores. Juegan un rol cada vez mayor en el sector comercial y agroindustrial, en las artesanías y la floricultura, y es indudable su contribución en asuntos comunitarios,” así lo afirmó en meses pasados en la Conferencia Mundial de la FAO.

Desde mediados del 2011, OIM apoya en Colombia al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural en el Programa Mujer Rural, en una iniciativa que busca apoyar negocios y emprendimientos productivos, fortalecer las organizaciones y asociaciones de mujeres, promover su participación en espacios decisorios y fortalecer las instituciones encargadas de gestionar la oferta de servicios para esta población.

El Programa, que también cuenta con apoyo financiero de la Agencia del Gobierno de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), actualmente fortalece iniciativas de 650 mujeres rurales, especialmente de aquellas víctimas del conflicto armado, en Antioquia, Montes de María, Cesar, Meta y Norte de Santander. En los próximos tres años, se espera que el Programa extienda sus beneficios a alrededor de 4,000 mujeres.

De acuerdo con Marcelo Pisani, Jefe de Misión de OIM Colombia “Valoramos enormemente el liderazgo del gobierno colombiano en el tema de la mujer rural. Sin duda alguna, Colombia es un país que se ha dado cuenta de la potencialidad productiva de las mujeres campesinas, a tal punto que se han convertido en la punta de locomotora del agro. De ahí la importancia de el Programa Mujer Rural para mejorar su situación social y económica y las condiciones de equidad de género en el país”.

Palabras clave: mujeres, prioridad, OIM, FAO, mujer rural