AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

El crecimiento de la población obliga a elevar la producción agrícola
Fecha de publicación:07/05/2012
País: América Latina y el Caribe

La agricultura y el cambio climático pintan un escenario para el Apocalipsis. La sequía, las lluvias, los huracanes, los suelos erosionados y demás efectos del cambio climático “afectarán a millones de pequeños productores agrícolas asentados en las zonas más vulnerables”. A los fenómenos extremos se sumarán también “la presencia de plagas, enfermedades y maleza”, aseguró Eduardo Benítez Paulín, representante adjunto de la Organización para las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en México.

Al participar en el Congreso Nacional de Ciencias Agronómicas 2012, organizado por la Universidad Autónoma Chapingo, el experto aseguró que ante el crecimiento poblacional de 2 mil millones de habitantes en el mundo, es necesario incrementar el rendimiento de los cultivos en 70% en los próximos 40 años, para enfrentar la crisis alimentaria que se registra en este momento. Detalló que de acuerdo a las estimaciones en la demanda de alimentos, y factores como el cambio climático y la limitación de los recursos naturales, se estima que para 2050 la producción anual de cereales tiene que ser de tres mil millones de toneladas, comparadas con la producción de dos mil 100 millones de toneladas que se registran actualmente.

Afirmó que la producción de carne, tendrá que alcanzar 543 millones de toneladas, comparadas con las 270 millones de las que se disponen en la actualidad. En este sector productivo “requerimos de un crecimiento del 100 por ciento”. El representante de la FAO estableció que es preciso disminuir las pérdidas post cosecha en 30%, además de aumentar la inversión destinada a la agricultura, así como a infraestructura de almacenaje, dar prioridad a la investigación y desarrollo a los servicios de extensión, principalmente en las poblaciones menos favorecidas.

Destacó que para estas medidas serán imprescindibles políticas de mitigación y adaptación de la agricultura a los cambios climáticos, “efectos que tendrán el impacto más grave y afectará a millones de pequeños productores agrícolas, asentados en las zonas más vulnerables por los fenómenos extremos como las lluvias, lo cual incidirá en la presencia de plagas, enfermedades y maleza”. Subrayó que para obtener 70% en el incremento en la generación de alimentos, se requiere ser más eficientes y eficaces en términos de productividad, mediante la tecnología y la innovación que se logre generar, para asegurar este porcentaje de crecimiento.

En tanto que 30% restante se podrá atribuir a la ampliación de la superficie agrícola, debido a que en varias regiones del mundo este factor se encuentra limitado. Respecto a la inversión en investigación y desarrollo agrícolas a nivel mundial, en 2000 alcanzó 23 mil millones de dólares. “En regiones de Asia y el Pacífico han reconocido que es a través de la investigación donde se tiene la herramienta para subsanar parte de la demanda de alimentos”.

Benítez Paulín dijo que para conseguir el aumento en la producción de alimentos, los países en desarrollo requieren de una inversión neta en la agricultura de 83 mil millones de dólares, es decir, 50% más de lo que hoy se destina. Al referirse a la situación de México, puntualizó que para tener seguridad alimentaria gran parte de los recursos se deben de canalizar a la formación de nuevas variedades de razas de animales que se adapten a las condiciones ambientales. Enfatizó que es necesario transmitir la investigación al campo a través de un buen servicio de extensionismo, que garantice a los productores el acceso a las tecnologías que sean compatibles y que cumplan con la inocuidad y calidad alimentaria.

Palabras clave: México, FAO, seguridad alimentaria, población, producción alimentos
Publicado por: Informador.com.mx