AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Bolivia posee productos alimenticios que se adaptan a los efectos del cambio climático
Fecha de publicación:13/06/2012
País: Bolivia
Fuente: Agencia GAIA

La quinua, tarwi, haba, papa, maíz y la cebada son algunos de los productos que serian alimentos muy requeridos en tiempos de sequia, puesto que se adaptan fácilmente a los efectos del cambio climático. La producción agrícola está amenazada por el cambio climático, pues este altera factores indispensables para el crecimiento de los cultivos, como las precipitaciones y la temperatura. Sus efectos sobre la agricultura varían de una región a otra: en zonas mediterráneas y semiáridas se manifiesta en sequías frecuentes, mientras en zonas tropicales toma forma de tormentas severas.

Para prevenir una posible hambruna, instituciones gubernamentales y no gubernamentales están llevando a cabo proyectos que se refieren a una producción alternativa, es decir que además de sembrar productos tradicionales en una determinada zona, se está impulsando la siembra de productos alternativos que aguantan bajas temperaturas en los lugares que no nunca se habían sembrado. Según investigaciones realizadas en trabajo de campo del Centro de Comunicación y Desarrollo Andino - CENDA, se determinó que son varios los productos que pueden ser aptos para hacer frente al cambio climático, sin embargo se deben tomar en cuenta varios factores como el suelo, el clima y la frecuencia de precipitaciones que se pueden presentar en determinadas épocas del año

Celso Ayala Vargas, director de Investigaciones del Instituto nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal –INIAF señaló que se están realizando investigaciones referidas a la agricultura, para definir cuáles son los alimentos que se pueden adaptar al cambio climático. Hasta el momento se ha podido evidenciar que hay productos que aguantan las bajas temperaturas y el poco fluido de aguas. En ese sentido Bolivia posee una variedad de productos que fácilmente se pueden adaptar a los constantes cambios de clima. Otro factor que influye para que estos productos se desarrollen, es la forma de plantarlos.

Ayala sostiene que se debe buscar estrategias para sembrar los productos, por ejemplo en Moxos- Beni, los comunarios siembran sus productos en camellones hechos para manejar los sistemas hídricos, ahí sembraron yuca, maíz que pese a las inundaciones, fueron cosechados. Para contar con productos que se adapten al cambio climático, se deben recurrir al uso de estrategias de nuestros antepasados y complementarlas con tecnologías para sembrar y cosechar diversos productos, apuntó.    

INIAF y otras instituciones van realizando tareas de recuperación de diferente tipos de semillas para utilizarlos en caso de sequias, estos eco tipos fueron seleccionados de sembradíos que estuvieron bajo diferentes tipos de clima y se adaptaron a ellos.

Alimentos que resisten los cambios climáticos

Existen varios los productos que van soportando los diferentes tipos de clima, como la quinua, el trigo, el maíz, la haba, el tarwi, la papa y su derivado que es el chuño y existen otras especies más que todavía están siendo estudiadas. La quinua, es el único alimento vegetal que posee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas y no contiene gluten. Los aminoácidos esenciales se encuentran en el núcleo del grano, a diferencia de otros cereales que los tienen en el exosperma o cáscara, como el arroz o trigo.

Por otro lado, el cultivo tiene una extraordinaria adaptabilidad a diferentes pisos agroecológicos. Puede crecer con humedades relativas desde 40% hasta 88%, y soporta temperaturas desde -4°C hasta 38°C. Es una planta eficiente en el uso de agua, es tolerante y resistente a la falta de humedad del suelo, y permite producciones aceptables con precipitaciones de 100 a 200 mm. La quinua cuenta con más de tres mil variedades o ecotipos tanto cultivadas como silvestres que se resumen en cinco categorías básicas según el gradiente altitudinal: ecotipos del nivel del mar,del altiplano, de valles interandinos, de los salares y de los Yungas.

El tarwi es una leguminosa que fija nitrógeno atmosférico en cantidades apreciables hasta 100 kilogramos por hectárea, restituyendo la fertilidad del suelo; es cultivado en el área andina desde épocas preincaicas, desarrollándose también en valles templados y áreas alto andinas en Bolivia. Las evaluaciones efectuadas indican que el aceite es de buena calidad y que además este grano es una fuente importante de minerales como calcio, fósforo, magnesio, hierro y zinc.

En es una planta que crece desde los 2.000 a 3.800 metros sobre el nivel del mar, constituyéndose en tolerable a las bajas temperaturas, fácilmente se adapta a los cambios climáticos. Sin embargo, hay que cuidarlo sus primeros meses porque en esta etapa se encuentra en desarrollo y puede sufrir daños. En posteriores investigaciones daremos una lista completa de productos que se van soportando los cambios de clima.

Palabras clave: Bolivia, quinua, tarwi, cultivos, cambio climático, adaptación
Publicado por: Agencia GAIA