AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Una ola de calor provoca muerte de miles de pollos en Uruguay
Fecha de publicación:27/12/2012
País: Uruguay

Alrededor de 200.000 pollos, en su mayoría prontos para ser faenados en los próximos días, murieron como consecuencia de las elevadas temperaturas registradas en la jornada del pasado lunes 24, lo que provocará una menor oferta y seguramente una corrección al alza en los precios, informó a El Observador el principal de  la empresa El Poyote, Fredy Balbi. Los datos serán ajustados una vez que concluya un relevamiento en todas las granjas de industriales y faconeros, dijo a El Observador el secretario de la Cámara Uruguaya de  Procesadores Avícolas (Cupra), Carlos Steiner, quien dijo que la primera estimación de la mortandad supera los 100.000 pollos. 

Admitió que como consecuencia del episodio, en la próxima semana saldrán al mercado pollos con un tamaño menor y que la posibilidad de que se aumenten los precios dependerá de la oferta y demanda de una actividad que faena por semana 600.000 aves para el mercado interno y 90.000 para la exportación.  Otras fuentes destacaron que la mayor mortandad, que afectó más de un 20% de la producción y que provocó pérdidas por casi US$ 1 millón, se produjo en las granjas propias de las industrias del sector, que manejan volúmenes muy importantes. También afectó a productores faconeros, que registraron pérdidas de menor envergadura.  

La ola de calor afectó además a las reproductoras, aunque en menor cantidad, que son las que producen los huevos para los futuros pollitos. También resultó  afectada la reproducción por una baja en la fertilidad y se redujeron los nacimientos en las plantas de incubación. La mayor pérdida se verificó en los pollos que estaban prontos para faena. La temperatura de casi 40 grados centígrados –y sensación térmica de 43 y 44 grados centígrados– que se registró el pasado lunes en  la zona rural de Montevideo y en Canelones,  produjo un fuerte impacto en este sector productivo, señaló por su parte la presidenta de la Asociación de Faconeros de Pollos Unidos (Afpu), Miriam Biganzoli. 

Sumado a las altas temperaturas, el alto nivel de humedad provocó la muerte por estrés calórico y asfixia a miles de pollos que tenían entre 45 a 50 días de vida. En algunos casos los productores que trabajan a facón debieron estar junto a sus familiares realizando una tarea de control permanente de la situación. Un productor de San Jacinto dijo que estuvo atendiendo el problema en sus galpones de cría desde las 9 de la mañana hasta las 3 de la madrugada del día siguiente. 

“Nunca había sucedido algo igual desde hace 25 años que estoy en esta actividad; ha sido un desastre”, se lamentó Balbi, quien indicó que este fenómeno climático “pegó con mucha fuerza” a pesar de que se cuenta con instalaciones debidamente equipadas, con riego, ventiladores y aspersores. Igualmente los pollos no soportaron las severas condiciones de calor y humedad y en gran cantidad se murieron asfixiados. l

Combinación letal

La elevada temperatura y alta humedad es una combinación letal. El pollo debe refrigerarse con el jadeo, lo cual le genera problemas metabólicos que lo llevan a la muerte si se prolonga demasiado, explicó a El Observador el especialista en avicultura, Diego Hernández. Se trata de una actividad cuya producción no tiene seguro dijo el faconero de la zona de Melilla, Hugo Lauretta, cuyo establecimiento fue visitado  ayer por El Observador.  De una producción de 18.000 pollos se le murieron 3.000, por lo que esperaba la llegada de una retroexcavadora para enterrar los pollos muertos.

Palabras clave: Uruguay, sequía, pollos, muertes, ola de calor, emergencia
Publicado por: El Observador (Uruguay)