AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Emisiones de gas de efecto invernadero de ganadería podrían caer el 30%
Fecha de publicación:26/09/2013
País: Mundial
Fuente: AFP

El 45% de estos gases proceden de la producción y el procesamiento de alimentos, el 39% por la digestión de las vacas y el 10% por la descomposición del estiércol, recuerda la Organización Para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que tiene su sede en Roma.

El resto se debe al procesado y el transporte de productos de origen animal.

El informe, titulado "Hacer frente al cambio climático a través de la ganadería: una evaluación global de las emisiones y las oportunidades de mitigación", es el estudio más exhaustivo realizado hasta la fecha, según la agencia especializada.

En total, las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a las cadenas productivas de la ganadería ascienden a 7,1 gigatoneladas (Gt) de dióxido de carbono equivalente (CO2eq) por año, lo que supone el 14,5 por ciento de todas las emisiones de dichos gases de origen humano, precisa la organización.

La adopción de mejores prácticas y tecnologías existentes para la alimentación, sanidad, cría de ganado y gestión del estiércol, o el uso de generadores de biogás y dispositivos de ahorro de energía, permitiría reducir la emisión de gases en un 30%, calcula la FAO.

En el caso de los bovinos, bastaría con utilizar pasto más fácil de digerir. La genética podría también ayudar a mejorar especies para que emitan menos gas.

"Estos nuevos hallazgos demuestran que hay un gran potencial para mejorar el comportamiento ambiental del sector, y nos hacen darnos cuenta que ese potencial está realmente a nuestro alcance", aseguró Ren Wang, subdirector general de la FAO, responsable del Departamento de Agricultura y Protección del Consumidor.

Con la demanda creciente de productos de la industria agroalimentaria, en particular en los países emergentes, "es imperativo que el sector comience ahora a trabajar para lograr estas reducciones, para ayudar a compensar el aumento de las emisiones globales que el crecimiento futuro de la producción ganadera implicará".

No obstante, en los países desarrollados, donde la intensidad de emisiones es relativamente baja, pero el volumen global de la producción, y por lo tanto de emisiones, es alto, incluso una pequeña disminución en la intensidad podría suponer ganancias importantes.

Este es el caso por ejemplo de la producción lechera en Europa y Norteamérica, y de la ganadería porcina en Asia oriental.

Palabras clave: gas de efecto invernadero, ganadería, cambio climático
Publicado por: elEconomista.es