AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

La industria maderera uruguaya muestra signos de recuperación
Fecha de publicación:14/10/2013
País: Uruguay
Fuente: El Observador (Uruguay)

Luego de un año 2012 regular, la industria maderera recuperó este 2013 algo del brío de las temporadas pasadas y, para mantener ese renovado empuje, es imperioso que se agregue valor al proceso industrial para aprovechar negocios, incluso en el mercado interno, dijeron operadores del sector a El Observador.

La crisis en Estados Unidos y en Europa deprimió el movimiento maderero del país el año pasado y, pese a la mejora de los últimos meses, se está lejos aún de los valores de 2010 y 2011. El sector que produce tableros que se utilizan para fabricar insumos para casas o muebles han sido los que primeros logran repuntar. Las empresas apuntan a diversificar la oferta para sostener el crecimiento.

El avance “está por el lado del desarrollo industrial” de la madera, dijo Carlos Faroppa, presidente de la Sociedad de Productores Forestales (SPF).

“Uruguay continúa con una producción de pasta forestal creciente, pero lo que ahora importa son los diferentes agregados en la cadena de valor, para buscar alternativas en el proceso”, añadió. El también consultor aseguró que la producción en general se mantiene con volúmenes similares al año pasado, donde bajó la madera para celulosa pero subió la producción de la madera aserrada de calidad y tableros contrachapados.

Las exportaciones totales del sector el año pasado se redujeron entre 13% y 14%, aunque si no se considera la celulosa la baja es menor, entre el 7% y 8%. En 2012, se exportó en productos primarios unos US$960 millones, según cifras oficiales. De acuerdo al instituto Uruguay XXI, el sector representa el 12% del total de las exportaciones del país.

Las cifras de la Cámara de Industrias (CIU) reflejan también esa recuperación del sector pero que todavía le falta para llegar a sus mejores tiempos.

Según el último índice de precios de exportaciones de la CIU, publicado en julio, en el acumulado entre enero y ese mes de 2013 comparado al mismo período del año pasado, el volumen físico de la industria de la madera se expandió 7,67%. En 2012, en cambio, esa variable se había reducido en 10,3%.

Pedro Soust, director forestal del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), dijo que el sector está atado a lo que sucede a nivel global al exportarse el 90% de la producción forestal uruguaya. El jerarca indicó que las políticas en torno a la forestación se mantendrán y reconoció que el país siempre tiene en el debe el incentivar la industrialización, donde puedan participar empresas de menor porte y “para diversificar los mercados y así contar con más opciones a la hora de colocar los productos”.

Esa diversificación es posible en Uruguay, tanto para vender en el exterior como en el mercado interno, según Fernando Oyanarte, secretario general del Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera y Anexos (Soima) y quien trabaja en Urupanel, empresa del sector ubicada en Tacuarembó.

Oyanarte dijo que se venden paneles de madera MDF a otros países, en donde se les agrega otro proceso y luego se vuelven a comercializar como madera con acabado melamínico. “Eso lo podemos hacer acá”, dijo el sindicalista, que agregó se necesita invertir en la maquinaria adecuada. “Hay mercado para eso. En toda América, principalmente en Brasil, que lo piden para confeccionar muebles. Nuestro MDF es de espesor fino de muy buena calidad y hay pocos que lo hacen”.

Oyanarte aseguró que incluso en Uruguay hay un mercado de más de US$11 millones en MDF que se importa, sobre todo, desde Argentina, Chile y Brasil, “que abastecen a la industria de muebles uruguaya”. También sucede con los tableros plywood que se puede fabricar con film y venderlo a US$600 el metro cúbico, añadió el líder del Soima.

El presidente de la SPF, Faroppa, dijo que la industria forestal se ha visto beneficiada por la suba del dólar; sin embargo, algunos problemas de competitividad persisten, más allá de la falta de valor agregado. Estos son, “los costos en energía y la carencia de infraestructura”, agregó.

Una ley en discusión. La modificación legislativa que eliminó exoneraciones del Impuesto al Patrimonio y que sustituyó al declarado inconstitucional Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR), afecta a la ley forestal vigente desde 1987, aseguró Diego Gamarra del estudio Posadas, Posadas y Vecino. 

El experto sostuvo que la ley forestal N° 15.939 fomenta la actividad forestal concediendo beneficios fiscales y estableciendo un plazo de estabilidad para su mantenimiento. La protección legislativa fue “tan intensa” que blindó a las inversiones incluso respecto de tributos futuros.

“En franco desprecio por la seguridad jurídica, en contradicción con la política de incentivo y tal como si los derechos otorgados bajo la ley no existiesen, el nuevo impuesto pretende desconocer los beneficios asegurados, avasallando derechos adquiridos y perjudicando incuestionablemente a los inversores forestales que confiaron en la normativa uruguaya”, aseguró Gamarra.

El abogado agregó que es “inobjetable” el deber del Estado de “reparar el perjuicio” que la aplicación del Impuesto al Patrimonio a los inmuebles rurales “genera a los inversores amparados por la ley forestal”. “En lo que al desconocimiento de exoneraciones forestales aseguradas concierne, se ha configurado con la sanción de la ley uno de los casos más claros de responsabilidad del Estado por acto legislativo”.

Palabras clave: Uruguay, madera, industria, producción, comercio, mercado, exportación
Publicado por: América Economía