AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Anuncian fuertes cambios en la importación canadiense de alimentos
Fecha de publicación:23/11/2013
País: Mundial

Oficinas de importación simbólicas, mayores responsabilidades para los minoristas, costos más altos o menos productos en stock, estos son algunos de los posibles resultados que producirá la propuesta para cambiar la normativa de la Safe Food for Canadians Act (SFCA), pero otras secciones pueden agilizar la solución de conflictos y la trazabilidad. Jane Proctor, vice presidente de políticas y gestión de problemas de la Canadian Produce Marketing Association (CPMA), señaló que las autoridades se están moviendo rápidamente para implementar la ley en 2015, por lo que importadores y exportadores tendrán que prestar atención para evitar ser atrapados. Si bien la Ley de Modernización de Seguridad Alimentaria (FSMA por su sigla en inglés) de EE.UU. atrae mucho más la atención dentro de la industria, Canadá enfrentará sus propios cambios a través de laSafe Food for Canadians Act (SFCA).

“No está ni cerca de ser tan lenta como ha sido la FSMA. No me sorprendería que la regulación esté en marcha antes que la FSMA lo haga”, dijo Proctor.

“Es una línea de tiempo muy agresiva aquí y lo último que los exportadores deben hacer es llegar a enero de 2015, y darse cuenta de que hay cambios que deberían haber incorporado en sus procesos de negocio de los que no habían sido conscientes”.

“Pero mucho de lo que vamos a ver será similar a lo que salga de la FSMA y a las regulaciones de otros países que han pasado por una modernización regulatoria similar”, agregó.

Sin embargo, hay varios puntos claves de fricción. La CPMA y otros actores de la industria estarán luchando para hacer frente a estos problemas con la Agencia de Inspección Alimentaria de Canadá (CFIA) antes que finalicen las consultas públicas el 30 de noviembre.

El mayor problema, no sólo para la industria de productos, sino para todos los alimentos, son sin duda los planes de la CFIA de eliminar los subsidios no residentes de importación que existen en el marco actual. La medida está diseñada para dar mayor autoridad legislativa a Canadá, ya que el gobierno no puede someter a proceso, fuera del país, a un no residente que rompe las reglas.

Sin embargo, la propuesta podría tener un impacto en los “millones de dólares”, según Proctor.

“Para nosotros, y para muchas otras industrias, esto tiene un potencial de impacto tremendo”, dijo.

“Muchas de las empresas que exportan a Canadá actúan como importadores no residentes, por lo que si el cambio se produjera, significaría que, si quieren mantener su papel como importador, necesitarán tener presencia física en Canadá a través de una oficina con al menos un miembro del personal”.

Ella dice que esto podría dar lugar a una serie de escenarios posibles. Los minoristas y operadores del food service podrían asumir la carga de la responsabilidad y llenar la documentación aduanera, o podría ser una cadena de industrias artesanales “sin valor comercial real”, que existe únicamente por la causa de su cumplimiento.

“Lo que sabemos es que hay una renuencia de los servicios minoristas y mayoristas para asumir más de la importación directa de la que ya hacen”.

“La alternativa si no lo hacen, y si no hay más remedio, tal vez los minoristas y operadores del food service prescindan del producto y no lo importen más, o pueden decir: ‘vamos a hacer eso, pero tal vez esto va añadir algunos costos para el suministro de alimentos’”.

“Obviamente, vamos a luchar para que no sea removido, pero sí va a haber una diferencia fundamental para cualquiera que exporte a Canadá y que actualmente funcione como un importador no residente”.

Resolución de conflictos y la trazabilidad

Otras propuestas de la CFIA como parte del SFCA incluyen un sistema de licencias más clara para resolver conflictos, nuevas reglas sobre trazabilidad y un enfoque basado en los resultados a la regulación.

“Las nuevas regulaciones propuestas harán que todos quienes se dedican al comercio interprovincial y a la importación en el país tienen que ser miembros de la Fruit & Vegetable Dispute Resolution Corporation (RDC)”, dijo Proctor.

“Estamos muy a favor ya que, actualmente, hay una especie de requisito de licencia de membresía dual en términos de producción -uno para la CFIA y otro para República DRC-. La mayor parte de la industria, algo así como el 90%, se encuentra en la DRC.

“Creemos, y es generalmente aceptado en la industria, que debido a que es más fácil mantener una licencia con la CFIA, en la forma actual que licencian, los malos actores -personas que pueden no ser tan escrupulosos en cuanto a su negocio- pueden mantener una licencia por lo que son libres de hacer negocios en Canadá debido a que su empresa no está revocada”.

Agregó que el cambio del sistema de concesión de licencias daría fuerza a la industria.

“Hay mucho más que nosotros vemos como algo muy positivo. Por ejemplo, el presente reglamento se centra también hacia un enfoque basado en los resultados a la regulación”.

“Estamos muy a favor porque creemos que es algo que va a traer mucha capacidad para la facilitar y cambiar el modo de satisfacer la demanda del mercado y la innovación”.

“No se trata de cambiar los requisitos diciendo ‘no vamos a integrar toda la precisión de cómo se hace eso en el reglamento. En lugar de eso vamos a decir, esto es lo que queremos que hagas, te enfocas en la forma de lograrlo como industria’”.

En términos de precisión, Proctor es crítica de las propuestas que exigen un registro de trazabilidad mantenido durante tres años, lo que va más allá de las normas establecidas por la industria en Canadá y en otros lugares.

“Por ejemplo, si nos fijamos en los protocolos de seguridad de los alimentos, especialmente los de aquí en Canadá, son, por lo general, de un período de dos años. Si nos fijamos en la legislación alimentaria de la UE, el requisito creo que es de cinco años, pero para los productos perecederos como frutas y hortalizas, es un período de seis meses”.

“Así que estamos desafiando eso, diciendo ¿por qué en Canadá podríamos tener necesidades que van más allá de los requisitos de mantenimiento de registros que otros requisitos de seguridad alimentaria de la industria y otras legislaciones?”.

“Ese es el tipo de cosas donde el viejo adagio de que el diablo está en el detalle se aplica y es un ejemplo del tipo de cosas en las que, sin duda, trabajaremos”.

La CPMA hará campaña para cambiar este detalle, y de forma preventiva, tratando de evitar cualquier maniobra política del tipo que dio lugar al Tester Amendment in the U.S. FSMA, el que permite la exclusión de las pequeñas organizaciones de la normativa.

“Vamos a luchar muy duro para que no veamos los mismos resultados lamentables que ocurrieron en EE.UU.”.

“Cuando hablemos con los funcionarios electos, una cosa que vamos a decirles es que este Safe Food for Canadians Act y los reglamentos canadienses, deben aplicarse a todos”.

“En otras palabras, no puede haber exclusiones basadas en el tamaño de las organizaciones, ya que por razones políticas, es muy atractivo para los políticos excluir a las pequeñas empresas”.

Preocupación por la gestión de residuos

Aunque no es parte de la SFCA, los cambios en los tipos de materiales de embalaje autorizados por los vertederos en diferentes partes de Canadá también tienen el potencial de impactar a los exportadores de frutas y hortalizas.

“Al igual que en muchos países de todo el mundo, el problema de la sostenibilidad es la prioridad en la mente de muchos, por lo que se incluye en los requisitos reglamentarios”, dijo Proctor.

“Dos áreas en las que el gobierno se está concentrando a nivel provincial e incluso a nivel municipal están entorno a la seguridad alimentaria, y otras piezas alrededor del manejo adecuado del medio ambiente. Un gran foco de eso gira entorno a la noción de residuos que van a los vertederos”.

A modo de ejemplo, dice que Quebec planea prohibir poner espuma de poliestireno en los vertederos, y otros gobiernos provinciales están haciendo lo mismo con diferentes productos.

“Lo que esto significa, por supuesto, en una industria que envía un gran volumen de frutas y hortalizas todos los días con embalaje que está descartado, es que tenemos que mirar profundamente ahora y estar comprometidos con el Retail Council of Canadá, viendo lo que está sucediendo a nivel provincial con las regulaciones están entrando en su lugar”.

“Si alguien dice que no se puede poner eso [poliestireno] en los vertederos, se convierte en un gran problema, porque si estás recibiendo un producto en espuma de poliestireno y ese es el mejor material para el envío de ese producto, ¿qué vas a hacer ahora?”

“Tenemos la esperanza de que haya más de un enfoque Federal en esto, y lo que queremos decir es -en el buen sentido- que puedan armonizar las regulaciones entre las provincias de modo que no tengas una situación desigual en la que si estoy enviando a esta provincia no puedo usar esto, pero si estoy enviando a esa provincia sí puedo, y todos estos enfoques puntuales que sólo locas a las empresas”.

Palabras clave: Canadá, importación, alimentos, legislación
Publicado por: PortalFrutícola