AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Herramientas para mitigar los impactos de los desastres naturales en República Dominicana
Fecha de publicación:21/05/2013
País: República Dominicana
Fuente: BID

Los costos causados por desastres naturales en la región durante la última década han superado los US$8.000 millones. Asimismo han provocado la pérdida de vidas humanas y la destrucción de propiedades, ocasionando además estragos en las finanzas públicas y limitando el crecimiento económico. Ahora más que nunca se necesita estar preparados. Sin embargo, en el caso de los países en desarrollo, ¿cómo se puede lograr este objetivo si al reservar recursos para hacer frente a los desastres se sacrifican algunas de las prioridades más apremiantes de su desarrollo?

Con el fin de ayudar a los países a resolver este dilema, en 2007 el BID diseñó un conjunto de herramientas financieras conocido como el Enfoque integrado de gestión de riesgos financieros ante desastres naturales. Dentro de este marco, los países y el BID conjuntamente trabajan para evaluar mejor los riesgos, definir medidas de prevención y mitigación, y asegurarse de que contarán con los recursos financieros suficientes cuando tengan que hacer frente a una emergencia.

Un componente importante de este conjunto de herramientas es la planificación financiera. Dado que los desastres naturales varían en intensidad y frecuencia, estos recursos ayudan a los países a concebir diversos instrumentos para afrontar los costos de eventos imprevistos. En primer término, el programa ofrece apoyo técnico para determinar cuán expuesto se encuentra un país a eventos catastróficos. Paso seguido, se ayuda a cada país a establecer partidas presupuestarias especiales para cubrir los costos de emergencias causadas por fenómenos que si bien no son tan graves --como las inundaciones que se producen como resultado de las tormentas--, sí son más frecuentes.

Por último, este conjunto de herramientas facilita mecanismos de financiamiento especiales entre los cuales figuran líneas de crédito contingentes de desembolso rápido y facilidades de seguros que permiten a los países acceder a recursos de forma rápida para sufragar gastos extraordinarios relacionados con catástrofes.

Por su gran vulnerabilidad a las tormentas tropicales y a los terremotos, y también debido a la falta de recursos económicos para hacerles frente, la República Dominicana fue el primer país de la región en aprovechar al máximo esta caja de herramientas. En un estudio realizado por el BID sobre gestión de riesgo de desastres en ese país, se señala que los ingresos fiscales que percibe el país en la actualidad solamente lograrían cubrir aproximadamente un 25%, del gasto público asociado con emergencias originadas en desastres naturales.

Es así como con la colaboración del BID, la República Dominicana ha diseñado una estrategia de gestión de riesgos de desastres en la que emplea el enfoque integrado. En 2009, el país reconstituyó su fondo de reservas para emergencias causadas por desastres y obtuvo un préstamo contingente del Banco. Esos recursos serán desembolsados en el momento en que ocurra un desastre natural de gravedad.

Igualmente, con el apoyo técnico y financiero del BID la República Dominicana creó en 2011 una facilidad de seguros con el objeto de proteger aún más sus finanzas frente a los costos generados por estas catástrofes. La cobertura está estructurada como una póliza de seguros paramétrica, con lo cual la mayor parte del riesgo se transferirá a los mercados financieros internacionales. La póliza ofrece cobertura por un periodo inicial de cinco años sobre el gasto público de carácter extraordinario en que pueda incurrir el país en la eventualidad de que se presente un terremoto o una tormenta tropical con efectos catastróficos.

Ahora que ha puesto a funcionar todas las herramientas que hacen parte de este paquete, la República Dominicana exhibe un grado de preparación frente a la posibilidad de desastres poco usual en América Latina y el Caribe. Se trata de inversiones muy útiles en la medida en que el gobierno, al proteger las finanzas públicas, está en la capacidad de garantizar que podrá auxiliar a sus ciudadanos en los momentos en que más lo necesiten.

Palabras clave: República Dominicana, inversión, desastres naturales, herramienta
Publicado por: BID - Banco Interamericano de Desarrollo