AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

En Bolivia la tierra todavía no es garantía para el crédito productivo
Fecha de publicación:15/07/2013
País: Bolivia
Fuente: Opinión

La tierra productiva como garantía de créditos sigue siendo una debilidad para facilitar los préstamos financieros que permitan impulsar el desarrollo del sector agropecuario, coincidieron, por separado, la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), economistas y productores.

Con el Reglamento para Operaciones de Crédito Agropecuario y Crédito Agropecuario que ya tiene más de un año y la futura Ley de Servicios Financieros se pretende potenciar los créditos productivos.

El secretario ejecutivo de Asoban, Nelson Villalobos, explicó que la ejecución de propiedades por mora es muy lenta por una serie de procedimientos que duran cerca a cinco años, por tanto como garantía pierde su expectativa.

En tanto que el analista económico, Luis Ballivián, coincidió que las propiedades agrícolas todavía no son objeto de garantía solvente para la banca por falta de saneamiento, por el riesgo de ser avasalladas y porque el tiempo de la revisión de la Función Económica Social (FES) es corto.

Considera que otro elemento fundamental es lograr una amplia cobertura del seguro del sector agrícola en la que se involucre con importante participación el Estado.

El secretario ejecutivo de Asoban manifestó que cuando un crédito entra en mora, los procesos de ejecución para la adjudicación de la propiedad del bien demandan al menos dos años y se requiere también de un tiempo similar para su venta.

“En ese período la tierra no es trabajada, con lo cual los bancos corren el riesgo de perderla porque no estarían cumpliendo con la Función Económica Social, además se corre una serie de riesgos desde avasallamientos hasta el tema de la FES”, advirtió.
MÁS FACILIDADES El Gobierno, según el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Mario Guillén, pretende mejorar estos montos con facilidades para los productos en tasas de interés y garantías.

Además el Gobierno pretende “equilibrar” el acceso al crédito agropecuario en el país a través de disposiciones que estén insertas en la nueva Ley de Servicios Financieros. Hasta el 2012 el 71 por ciento de los préstamos a este sector está registrado en la región oriental del país.

Según el documento Diagnóstico de la Situación Actual del Crédito Agropecuario, de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi), a nivel nacional, “el 71 por ciento ” de la cartera de créditos del sector está concentrada en la región oriental (Beni, Pando y Santa Cruz); el 94,1 por ciento de esos créditos corresponde al departamento de Santa Cruz.

Pese a una serie de obstáculos, los créditos productivos experimentaron una curva ascendente pues en 2009 se acumuló una cartera de crédito de 1.574 millones de dólares, en 2010 llegó a 1.896 millones, en 2011 a 2.366 millones, en 2012 a 2.811 millones y hasta marzo de 2013 bajó a 2.808 millones de dólares, de acuerdo a información proporcionada por Asoban.

De este total de la cartera de crédito productivo se destina principalmente a la industria manufacturera con el 45 por ciento y la construcción con el 35 por ciento y apenas el 15 por ciento al sector agropecuario, el restante 5 por ciento a otras actividades productivas pequeñas.
BUENOS RESULTADOS A más de un año de que la Autoridad de Fiscalización del Sistema Financiero (Asfi) puso en vigencia el Reglamento para Operaciones de Crédito Agropecuario y Crédito Agropecuario debidamente garantizado, el crédito agropecuario está experimentando importantes crecimientos.

Datos de la Asfi señalan que la cartera acumulada a mayo de 2013 del sector agropecuario es de 600 millones de dólares, de los cuales un 72 por ciento ($us 435 millones) ha sido canalizado por los bancos.

En tanto que 143 millones de dólares fueron colo

cados por los fondos financieros privados (FFP) y 23 millones de dólares a través de las cooperativas de ahorro y crédito.

Los préstamos dirigidos a las grandes, pequeñas y micro empresas del agro (que incluye agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca) se reactivaron luego de la Resolución ASFI 119/2012 emitida en abril del año pasado, haciendo que crezcan un 31 por ciento en 2012.

Este reglamento de la Asfi permite que las entidades financieras mejoren su tecnología crediticia, flexibiliza algunos requisitos para el acceso al crédito, dispone de límites para poder acceder a los préstamos, fija metas periódicas de crecimiento de la cartera agropecuaria, y busca promover alianzas estratégicas entre entidades financieras para el cumplimiento de las metas.

El reglamento se enmarca en la Ley de Revolución Productiva, Comunitaria y Agropecuaria que dispone que la banca, cooperativas, Fondos Financieros Privados (FFP) y Cooperativas de Ahorro y Crédito (CAC) que tengan participación en el sector agropecuario, “deben incrementar gradualmente” su cartera de créditos a ese sector.

Crece la superficie cultivada

Según los datos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, la superficie cultivada en Bolivia subió en 32 por ciento entre 2002 y 2011, pasando de 2.155.208 hectáreas cultivadas en 2002 a 2.852.850 en 2011.

El Gobierno estima que la superficie cultivada en la gestión 2011-2012 fue de 3.175.420 hectáreas, es decir, 11 por ciento más que la gestión precedente.

Según el Ministerio, 146 de 327 municipios (44,6 por ciento) eran altamente vulnerables a la inseguridad alimentaria en 2006, la mayoría en el altiplano y valles.

De acuerdo con la Asfi, existe un gran potencial crediticio para las micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales ya han estado accediendo al crédito y de forma creciente.

El Estado de Bolivia participará directa y activamente en la implementación de medidas para mejorar, promover, facilitar y potenciar los créditos productivos de la economía, desde las entidades financieras, que permita fortalecer el desarrollo del sector y generar empleos.

Esta determinación está contemplada en el proyecto de Ley de Servicios Financieros que se está considerando en la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Senadores.

La Asoban aceptó la regulación de las tasas de interés para los créditos dirigidos al sector productivo y de vivienda en la futura Ley de Servicios Financieros.

Dos de cada mil empresas son grandes y productivas

En Bolivia, dos de cada 1.000 empresas son grandes y dedicadas al sector productivo, y dos de cada 100 son Pequeñas y Medianas Empresas Productivas (PyMes), de acuerdo al reporte del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, en base a datos del INE, difundidos en la Tabla Económica de la Cámara Nacional de Industrias.

El reporte indica que en el país existen 664.302 empresas entre productivas, comerciales y de servicios, de las cuales, 1.329 son grandes empresas del sector productivo (0,2 por ciento ) y 12.121 son PyMes (1,8 por ciento ) del sector productivo.

Entre las 1.329 grandes empresas productivas de Bolivia, 590 corresponden al departamento de Santa Cruz, 362 al departamento de La Paz, 280 al departamento de Cochabamba, 62 al departamento de Tarija, 16 al departamento de Beni, 10 al departamento de Oruro, 6 al departamento de Chuquisaca y 3 al departamento de Potosí.

Por su parte, de las 12.121 PyMes productivas, 4.425 son del departamento de Santa Cruz, 2.788 del departamento de La Paz, 2.655 del departamento de Cochabamba, 647 del departamento de Tarija, 500 del departamento de Beni, 452 del departamento de Chuquisaca, 343 del departamento de Oruro, 205 del departamento de Potosí y 106 del departamento de Pando.
DEMANDA El presidente de la Confederación de la Micro y Pequeña Empresa de Bolivia (Conamype), Víctor Ramírez Medina, demandó mayores facilidades e intereses bajos para lograr créditos que “verdaderamente” impulsen el desarrollo productivo en el país.

Indicó que los plazos otorgados por las entidades financieras “no benefician en nada” porque las tasas de interés que cobran son elevadas.

“La propuesta del Gobierno de dar un plazo para el pago de las deudas (a los bancos) va ayudar a los microempresarios. Nosotros respaldamos la regulación de las tasas de interés”, agregó.

En los últimos años los créditos productivos que otorgan las entidades financieras en Bolivia se han incrementado de 1.574 millones de dólares en 2009 a 2.808 millones de dólares a marzo de 2013, que representa un crecimiento del 74 por ciento , según información proporcionada por la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban).

Se plantea mayor período de gracia como incentivo

Si es un negocio en funcionamiento y la máquina va a tardar de tres a cuatro meses en generar ingresos por ahí le darán al prestatario un periodo de gracia de seis meses. Ahora, si es un proyecto que va a empezar a madurar más adelante, el lapso de gracia va a ser mayor, según la explicación del viceministro Mario Guillén.

La futura Ley de Servicios Financieros establecerá plazos de gracia para el pago de la deuda de los créditos productivos según el tipo de proyecto. Las entidades bancarias aseguraron que la medida ya se aplica con el pago de los intereses y no del capital.

Según la autoridad, la medida se debe a que en la actualidad las entidades financieras realizan el cobro de los créditos productivos de forma inmediata y no realizan un análisis del plazo en que el prestatario podrá honrar su deuda.

Asoban informó que sus afiliados ya aplican periodos de gracia a sus clientes que tienen créditos productivos.

El periodo de gracia es cuando se libera al cliente de pagar el monto de capital, pero los intereses siempre se cancelan.
AMPLIACIÓN El viceministro de Pensiones explicó que el proyecto de Ley de Servicios Financieros que sustituirá a la vigente Ley de Bancos, ampliará el periodo de gracia que otorga la banca para comenzar a cobrar los créditos emitidos para el sector productivo.

A partir de la vigencia de la nueva norma, los prestamistas podrán solicitar que el periodo de gracia para empezar a pagar sus créditos, comience cuando la maquinaria o los equipos adquiridos con el crédito, comiencen a operar o ser rentables.

“La ley establece plazos de gracia, establece que el crédito debe estar en función de la capacidad del pago del deudor, uno podrá pedir un periodo de gracias hasta que la máquina empiece a funcionar o hasta que tu negocio empiece a generar ingresos para poder pagar a la banca. La ley establece la obligación de la banca de otorgar esos periodos de gracia”, explicó.

El viceministro indicó también que los créditos productivos emitidos por las entidades financieras, deben ser elaborados en función a la variación de rentabilidad del proyecto presentado, es decir, que las cuotas de pago tienen que ser diferenciadas según los periodos de cosecha y siembra de los agricultores.

Palabras clave: Bolivia, Asoban, créedito,agropecuario, desarrollo, tierra, garantía
Author: Rene Quenallata
Publicado por: boliviarural.org