AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Noticias: detalle

Las cifras oficiales sobre el stock confirman el avance ganadero en Uruguay
Fecha de publicación:18/10/2013
País: Uruguay
Fuente: Blasina y Asociados

La población de vacunos de Uruguay sumó 500 mil animales en los últimos dos años y con una parición récord naciendo y sin contabilizar todavía, los 11,62 millones de vacunos que había a mitad de este año según las cifras oficiales de Dicose se acercarán a 11,9 millones. Esa será una de las mayores cantidades de vacunos de la historia uruguaya.

Pero más importante que la cantidad total de animales son los fuertes cambios en su composición. Cada vez menos novillos de más de 3 años y vacas de invernada. Muestran que el cambio tecnológico está llevando a una aceleración en los tiempos de engorde.

En cualquier rodeo la presencia de categorías animales improductivas es señal de que hay aspectos a mejorar. A nivel nacional la presencia de animales adultos que han pasado años consumiendo forraje sin generar un producto es un indicador clave de productividad presente y potencial. Los datos del stock ganadero uruguayo a mediados de 2013, divulgados oficialmente esta semana, muestran que la ganadería uruguaya se está transformando aceleradamente, con un rodeo que crece fuertemente en las categorías que tienen el potencial de producción y tiene una presencia cada vez menor de aquellas categorías que son indicativas de ineficiencia.

La pirámide nunca fue tan ancha, el tope tan angosto. En la base de la pirámide, las vacas de cría que son 4,3 millones. No solo es la mayor cantidad de vientres de la historia, sino que supera en 150 mil animales cualquier otra cantidad de vacas en producción que hayamos tenido en la historia. Y esa base de vientres genera una situación sin antecedentes en cuanto a producción de terneros.

En 2011 no llegaban a 4 millones. Con ese rodeo tan importante y una cantidad abundante de vaquillonas incorporándose, es relevante mirar no solo la elevada población de vacunos, sino también su veloz crecimiento y el potencial de crecimiento futuro de la misma. La estabilidad de precios que desde hace más de dos años tiene la ganadería está generando una apuesta productiva sin antecedentes.

Mucho se ha habló de los tres millones de terneros de la actual parición. Pero la pasada ya fue récord y cruzó por primera vez en la historia uruguaya los 2,8 millones de animales destetados. Esa generación de 2,82 millones de terneros son ahora animales de un año de edad. A esos animales se sumarán los tres millones que están naciendo y marcarán un récord sobre otro récord.

De modo que en el otoño próximo, sumando terneros en destete y novillitos, habrá 5,8 millones de animales. Un potencial de producción de carne que se empezará a expresar con fuerza en 2015 y que aliviará a la industria, al tiempo que generará un crecimiento fuerte de la facturación de los frigoríficos y los invernadores.

La suma de vacas de cría y terneros supera por primera vez el 60% de la población de vacunos. Es una proporción jamás alcanzada antes.

 

Otro dato relevante

Detrás del crecimiento de la cantidad de terneros hay otro dato clave. Cada vez se entoran más jóvenes las vaquillonas. Se acelera el segundo escalón de la pirámide por un mejor manejo nutricional de las hembras en los rodeos, que les permite ser entoradas más temprano. Esto es un doble aumento en la eficiencia.

A nivel micro, los productores logran que las hembras de su rodeo empiecen antes a generar ingresos a sus predios. A nivel macro, se da una expansión en el rodeo de cría que no tiene antecedentes, acelerada por el veloz ingreso de vientres nuevos al rodeo. De modo que la población de vaquillonas de más de 2 años se ha mantenido, mientras que la de 1 a 2 años está aumentando de la mano de la mayor salida de terneros. Las vaquillonas se incorporan antes al rodeo y alimentan más prontamente el crecimiento de la población.

Un desafío para la ganadería de 2014 en adelante será manejar el crecimiento para que no supere la capacidad de alimentar a esos animales.

El rodeo en 2013 es uno de los mayores que ha habido. Pero el crecimiento es moderado por la baja en la cantidad de ganado adulto. Eso alivia parcialmente el desafío de la carga. La cúspide de la pirámide es cada vez menor.

Estos son posiblemente los datos récord más relevantes de la nueva información de Dicose: es mínima la población de novillos de más de 3 años y de vacas de invernada.

En un caso es lógico porque la preñez del entore pasado fue buena. Pero en la bajada de los novillos de más de 3 años juegan dos factores, uno coyuntural y otro estructural. La baja población de novillos responde a la sequía de 2009/10 que generó una caída de la producción de terneros en 2010.

Pero más allá de ese dato, está también un proceso de cambio  estructural que va dejando de lado en el rodeo a los animales de más edad. Los novillos de más de 3 años para invernar son una categoría en vías de desaparición, mientras es cada vez mayor la cantidad de novillos de 2 años que ya quedan prontos para ser faenados.

De modo que en un stock vacuno que sube 2%, los terneros aumentan 4%, las vacas de cría 5% y los toros 6%. En el otro extremo, las vacas de invernada bajan 6% y los novillos de más de 3 años lo hacen 16%.

Un proceso de transformaciones que muestra el enorme potencial del sector cárnico en este siglo. La oferta de vacas empezará a aumentar en forma significativa en los próximos meses y durante el otoño de 2014. Los novillos que ahora están cumpliendo un año generarán un fuerte salto en la oferta ganadera de 2015 y la producción de carne de Uruguay crecerá aún más en 2016.

De modo que el campo uruguayo debe sostener un rodeo vacuno en crecimiento con un millón de hectáreas menos que en anteriores períodos de alta carga y habiendo cedido justamente las mejores hectáreas a la agricultura.

El desafío de sostener el crecimiento ganadero queda más claro después de los datos de Dicose. Las transformaciones tecnológicas que están llevando adelante los productores ganaderos, también. Por eso es altamente probable que con una de las mayores cargas ganaderas de la historia no se repitan episodios de falta de alimento y mortandad que en otros inviernos con una similar carga. Pero será un desafío fuerte.

Hasta ahora las lluvias han sido generosas. Pero eso no permanecerá para siempre. Convendría imaginar una sequía y tomar todas las previsiones del caso. Si luego llueve bien, igual se habrá hecho un buen negocio.

 

Alta carga y hora del engorde intensivo

 

La carga ganadera uruguaya va en ascenso por tres razones: sube la cantidad de vacunos, aumenta también la cantidad de ovinos y se achica la cantidad de hectáreas dedicadas a la ganadería por el avance de la agricultura y la forestación.

De esa forma, a mediados de 2014 habrá una carga ganadera promedio en Uruguay de 0,75 unidades ganaderas (UG) por hectárea. Una de las más altas que se haya registrado en el país. Fue algo mayor solamente en 1988. Pero al año siguiente el faltante de forraje diezmó a los rodeos.

Para quienes realizan el engorde de los vacunos es una perspectiva alentadora. No solamente tendrán abundancia de terneros y novillitos de año y medio. También tendrán abundancia de maíz en el mundo y un precio accesible por los excedentes del grano en la región. Por lo tanto, para el segmento de engorde intensivo el panorama se va configurando de la mejor manera y será clave para estabilizar el rodeo hacia adelante, al tiempo que la proporción de novillos de más de 3 años seguirá bajando.

Palabras clave: Uruguay, ganadería, sctock, crecimiento, producción
Publicado por: El Observador (Uruguay)