AGRONoticias América Latina y el Caribe
 

Publicaciones: detalle

Centroamérica: Uso de semillas genéticamente modificadas e incremento del ingreso de los agricultores
El propósito del presente trabajo fue valorar la situación que mantiene la biotecnología vegetal en la agricultura centroamericana y formular lineamientos generales de política con el fin de impulsar acciones factibles. Por las evidencias estudiadas se puede afirmar que el incipiente grado de desarrollo en el uso de semillas genéticamente modificadas en Centroamérica sólo tiene presencia económica y comercial en Honduras y Costa Rica. Ante ello, se propone una política tendiente a revitalizar la infraestructura institucional a partir de asegurar una base material, en la que se incluya la disponibilidad de banda ancha de Internet para cada laboratorio de biotecnología, y apoyar a los grupos de trabajo existentes, para así constituirlos como el eje de la política biotecnológica. Es decir, se proponen integrar a las comunidades de fitomejoradores y biotecnólogos mediante liderazgos personales e institucionales. Así, es prioritario identificar los grupos existentes, sus liderazgos y sus capacidades y procurar relaciones horizontales de trabajo fructíferas. Promover la asociación entre empresas trasnacionales y agentes o instituciones locales, para que aporten el acceso a los mercados, a la biodiversidad, al conocimiento acumulado y, en reciprocidad, los sistemas nacionales deberán acceder al conocimiento tecnológico de vanguardia que las empresas poseen mediante programas de capacitación y formación de personal científico. Debido a que los protocolos para insertar sucesos Bt o resistencia a herbicidas en el maíz es una tecnología dominada en los laboratorios de las compañías trasnacionales, que detentan la propiedad intelectual de esos paquetes, es necesario promover mecanismos de intercambio. No conviene buscar otro camino al impulsar de forma paralela el mejoramiento genético asistido por marcadores moleculares, apoyado en trabajos de identificación y mapeo de la diversidad genética de especies con importancia económica y cultural, pues es la base de cualquier biotecnología agrícola con la posibilidad de impactar entre los campesinos. Finalmente, dado el hecho de que la percepción que prevalece en la subregión respecto de la biotecnología no es favorable, debe impulsarse una política de comunicación sistemática, de largo plazo,que priorice la comunicación cara a cara, y apele a talleres con los productores en parcelas demostrativas o en los propios laboratorios.

Publicado por:Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)
Fuente:Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)
Mes: Abril
Año: 2011