FAO.org

Inicio > Region_collector > Américas > Eventos > Ver evento
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Taller de trabajo Revisión y Validación: ESTRATEGIA DE GESTIÓN REGIONAL PARA LA REDUCCIÓN DEL RIESGO DE INFECCIÓN POR VIRUS ZIKA EN LOS PAÍSES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Ciudad de Panamá.
31-10-17

Introducción

En el informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) del año 2007, ya advertía que los cambios en los patrones meteorológicos podrían ampliar la distribución espacial de vectores como mosquitos y garrapatas. Debido a que los artrópodos son muy sensibles al medio ambiente y a las temperaturas estacionales, la extensión de la transmisión de enfermedades tales como la lengua azul, el virus del Oeste del Nilo, la encefalitis equina venezolana, la enfermedad de Lyme, la fiebre amarilla y la leishmaniosis visceral quedaría restringida a la distribución de vectores aptos a estos cambios, así como enfermedades que afectan al hombre como el Dengue, Chikungunya y Zika entre otras.

Desde una mirada socioeconómica, las amenazas a la salud mundial pueden ser devastadoras para algunas comunidades y frenar su desarrollo. Según estudios del Banco Mundial, el impacto económico a corto plazo de la epidemia del virus Zika para 2016 en ALC es moderado, se estiman en USD 3.500 millones, o el 0,06% del PIB. Estos cálculos se basan principalmente en la respuesta internacional rápida y coordinada a la epidemia, así como en los riesgos más importantes para la salud y las conductas para evitar la transmisión, con una fuerte orientación a las mujeres en edad fértil, dada la asociación entre casos del virus Zika y niños nacidos con microcefalia y los trastornos neurológicos2.
La enfermedad por virus Zika, plantea un verdadero reto de equidad, ya que su impacto económico y social es desproporcionado en los países más pobres de la región, así como en los grupos más desfavorecidos y vulnerables, sobre todo en las mujeres pobres de comunidades periurbanas y rurales. Si bien se cree que las economías más grandes como, Brasil asumiría la mayor parte del costo absoluto, las mayores repercusiones se percibirán en los países más pobres, pudiendo perder anualmente cerca del 1% del PIB (ej. Haití y Belice).

En este contexto, la formulación de una estrategia de intervención regional, para el sector rural, se está proponiendo en tres ámbitos principales que son: el fortalecimiento de un mecanismo de vigilancia y monitoreo para abordar el riesgo de enfermedades emergentes transmitidas por vectores, estableciendo las zonas de alto riesgo, el cual debe permitir recopilar y analizar información para apoyar la toma de decisiones de los estados miembros frente a una emergencia; el segundo punto es la formulación de directrices para la gestión integrada del vector, enfocada al sector agropecuario con el objetivo de fortalecer la prevención y la disminución de vectores, promoviendo las buenas prácticas de manejo de plaguicidas de la FAO y la OMS, con el fin de reducir los riesgos para la salud de las personas y los animales; y el tercer punto es una estrategia de comunicación, cuyo objetivo es apoyar a los gobiernos en el diseño y la implementación de intervenciones de comunicación y participación comunitaria, que puedan ser adaptadas de acuerdo a los avances en la investigación de la enfermedad, sus consecuencias y el contexto local.

Esta estrategia considera las fortalezas y despliegue de las oficinas descentralizadas de la FAO en los países y su relación con los estados beneficiarios, así como la relación con las otras agencias internacionales que están trabajando en el terreno para apoyar a las distintas comunidades en riesgo o vulnerables. En el presente taller se presentara la propuesta de la estrategia para la discusión y validación.

Para la elaboración de esta estrategia se realizó un primer taller de consulta con el grupo de expertos de diferentes instituciones Ministerio de Salud de Panamá, Instituto Conmemorativo GORGAS, Organizaciones de Naciones Unidas (UNICEF; UNDP; FAO), Organizaciones Regionales como el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA), la Comisión Panamá-Estados Unidos para la Erradicación y Prevención del Gusano Barrenador del Ganado (COPEG) y ONGs como World Visión (WV), quienes han venido trabajando en la atención de la emergencia por el virus del Zika.

Objetivo de la Reunión

Revisar y validar la Propuesta de Estrategia Regional para la reducción del riesgo de infección por virus del Zika en comunidades rurales vulnerables.

Asistentes

Al taller asistirán representantes de los Ministerios de Agricultura y de Salud, instituciones y organismos internacionales y regionales que están relacionados con el control del virus Zika.

Se solicita a los asistentes proveer información de las acciones o actividades programadas por sus organizaciones en relación al virus Zika, para complementar con la propuesta estrategia de la FAO que se presentará en el taller.