FAO.org

Accueil > Region_collector > Amerique > Informations > Nouvelles
La FAO en Amérique latine et aux Caraïbes

Aumento de producción agrícola en Haití antes del terremoto ofrece esperanza para el futuro

La producción agrícola en Haití aumentó 25 % durante la temporada de siembra de primavera en 2009, comparada con 2008, según información del gobierno del país. Eso demuestra la contribución que la agricultura puede dar a la reconstrucción de Haití.

Santiago de Chile, 26 de enero de 2010 ? La producción agrícola en Haití aumentó 25 % durante la temporada de siembra de primavera en 2009, comparada con 2008, según información del gobierno del país. Eso demuestra la contribución que la agricultura puede dar a la reconstrucción de Haití, señaló hoy la FAO.

?El país puede producir más alimentos para su propio consumo, y el fortalecimiento de la agricultura también ayudará a generar empleos?, afirmó el Representante Regional de FAO para América Latina y el Caribe, José Graziano da Silva.

La economía de Haití se basa mayoritariamente en la actividad agrícola: poco más de la mitad de la población vive en áreas rurales, y cerca del 80 % de dichos habitantes participan de la agricultura en alguna medida. En total, la agricultura responde por el 25 % del desempeño económico del país, y es por lejos el sector que más empleos genera.

Después del terremoto de 12 de enero, la creación de empleos en el campo ha ganado aún más importancia, ya que hay un gran movimiento interno de personas hacia las áreas rurales del país: el Gobierno estima que hasta un millón de personas podrán dejar las ciudades y volver al campo en búsqueda de mejores condiciones para reconstruir sus vidas.

Rehabilitando y reconstruyendo el sector agrícola
La FAO ha solicitado 23 millones de dólares USD a la comunidad internacional para apoyar la producción agrícola en Haití, en el marco del Flash Appeal de 575 millones de dólares USD realizado por Naciones Unidas después del terremoto.

Los recursos serán utilizados para dar un apoyo inmediato a la producción alimentaria del país, con miras a la próxima temporada de siembra que empieza en marzo. Además de la intervención de emergencia en la agricultura, la FAO también está apoyando al Gobierno haitiano en la elaboración de un plan de rehabilitación para los próximos 18 meses, y de una estrategia de desarrollo de largo plazo.

?El principal apoyo que la FAO puede entregar a Haití está en la reconstrucción y rehabilitación de la agricultura del país. Potenciar el desarrollo del sector es importante para contribuir a la seguridad alimentaria de Haití?, afirmó Graziano.

La acción de FAO se da de manera articulada con las demás agencias de Naciones Unidas y otras entidades humanitarias, bajo el liderazgo del Gobierno de Haití. Dentro de esa respuesta conjunta, la FAO aboca sus esfuerzos a recuperar la producción agrícola y coordina el cluster de Naciones Unidas que se ocupa del sector.

También participan de la tareas de reconstrucción agrícola el FIDA, el IICA, además de otras agencias y ONGs.

Experiencia de FAO en Haití ayudará a recuperación del sector agrícola

La respuesta al terremoto reforzará las acciones que la FAO ya desarrolla en Haití. Antes del sismo, la FAO ejecutaba proyectos agrícolas por cerca de 50 millones de dólares USD en el país, elaborados e implementados en coordinación con el Gobierno haitiano y financiados con fondos propios y de diversos donantes, tales como Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, España, Francia, la Unión Europea, el Banco Mundial, y el FIDA.

?La experiencia y los proyectos que ya tenemos en curso en el país serán una base importante para la recuperación del sector agrícola?, destacó Graziano.

El objetivo principal de la FAO es contribuir a que los pequeños agricultores puedan desarrollar su potencial. Para alcanzarlo, se implementan medidas que van desde la distribución de insumos y herramientas agrícolas a la diseminación de buenas prácticas que posibiliten el aumento de la producción de manera sostenible.

Entre las acciones desarrolladas figuran la distribución de herramientas e insumos agrícolas (principalmente semillas de calidad), la construcción de canales de irrigación y sistemas para el almacenamiento de agua de lluvias, la reforestación y el control de la degradación de los suelos.

Dentro de la Iniciativa sobre la Subida de los Precios de los Alimentos (ISFP, por sus siglas en inglés), la FAO canalizó fondos de la Unión Europea para apoyar la seguridad alimentaria de 300 mil hogares rurales. Este proyecto tiene como objetivo potenciar el crecimiento y la diversificación del sector agropecuario, además de fortalecer la capacidad de resistencia a los desastres naturales. Consiste en actividades de pequeña escala de infraestructura rural, incluyendo el almacenamiento de agua, medidas contra la erosión, y el mejoramiento de caminos rurales y del almacenamiento de granos y semillas.

Otro proyecto, ejecutado en conjunto con el FIDA, ha beneficiado a más de 250 mil pequeños agricultores y campesinos, mediante la distribución y multiplicación de semillas de calidad.

La FAO también inició una serie de programas de emergencia en junio del 2008, que incluían programas de cooperación técnica, provisión de herramientas y semillas de cereales, beneficiando a 63 mil familias vulnerables.

Partagez