FAO.org

Home > Americas > News > News Details
FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Países andinos están a un paso de erradicar la fiebre aftosa

Culmina con éxito proyecto de la FAO que apoyó los esfuerzos de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú por erradicar la fiebre aftosa para fortalecer la lucha contra el hambre.

"Los avances son contundentes. Se ha roto la presencia endémica de la enfermedad", señaló Tito Diaz, Oficial de Desarrollo Ganadero de la FAO.

Santiago de Chile, 15 de mayo 2014 –  Los países andinos pasaron de tener 120 focos de fiebre aftosa en el año 2009 a cero desde el 2012 en adelante, lo que los lleva a estar a un paso de erradicar completamente la enfermedad y más cerca de la seguridad alimentaria, señaló hoy la FAO.

Durante el acto de cierre del proyecto de la FAO que apoyó a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú en alcanzar estos logros, el Viceministro de Agricultura del Perú, César Sotomayor, señaló que: “La experiencia de este proyecto nos ha servido para fortalecer las instancias de integración andina en beneficio último de los pequeños productores que verán incrementados sus ingresos y su calidad de vida.”

Tito Díaz, Oficial de Desarrollo Ganadero de la FAO, explicó que dicha organización apoyó a los países a consolidar sus zonas libres de la enfermedad y avanzar hacia el reconocimiento de nuevos territorios en los que se ha erradicado su presencia: “Los avances son contundentes. Se ha roto la presencia endémica de la enfermedad”.

Según la FAO, estos resultados no sólo contribuyen a mejorar el estatus sanitario de los países sino que fortalecen la seguridad alimentaria mediante una mayor disponibilidad de alimentos nutritivos, más ingresos para los pequeños productores y nuevas oportunidades para fortalecer el desarrollo rural.

España, a través de Agencia Española para la Cooperación Internacional y el Desarrollo, AECID, e Italia, a través de la Cooperación Italiana al Desarrollo, aportaron US $7.2 millones de dólares al proyecto. José Hermoza, responsable de acción humanitaria de la, recalcó que los buenos resultados a nivel de los países también abren oportunidades de mercado a quienes se dedican a la exportación.

Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú avanzan hacia la erradicación

Bolivia, logró el reconocimiento del Altiplano como libre de fiebre aftosa sin vacunación en 2012, y  de una región del Chaco como libre con vacunación, con lo cual se acerca a ser certificado como país que ha erradicado la enfermedad.

En Perú, el litoral fue reconocido como zona libre sin vacunación y la zona norte fronteriza con Ecuador fue declarada libre con vacunación, lo que llevó a ser incluido entre los países con el máximo reconocimiento otorgado por la Organización Mundial de Sanidad Animal, OIE.

Ecuador redujo el impacto de la enfermedad, pasando de una fase de control a una de erradicación, mientras que Colombia mantuvo su estatus (97% del territorio y el 96% de la población bovina libre) y redujo el riesgo de reinfección desde países vecinos. 

Luz Marina Monroy, Directora General de la Comunidad Andina,  explicó que el proyecto de la FAO demuestra que estos procesos se consolidan si existe voluntad política, transparencia, trabajo multidisciplinario y sobre todo una visión compartida desde lo regional.

El Proyecto Regional Integrado para el Control Progresivo de la fiebre aftosa trabajó con los servicios veterinarios, los gobiernos, tomadores de decisión, agencias de cooperación y otras organizaciones regionales, pero su éxito se basó sobre todo en el trabajo con los productores.

“En tan solo tres años de trabajo intenso, fue posible dar un salto cuantitativo en la región”, señaló Tito Diaz, que destacó la importancia que tuvo la educación sanitaria focalizada en las propias comunidades y, “lo que se puede lograr en términos económicos y de ahorro de costos cuando se trabaja con un productor informado, que sabe bien hacia dónde tiene que ir”. 

Díaz explicó que este tipo de proyectos deben estar completamente articulados con iniciativas de desarrollo rural, agricultura familiar y de alimentación escolar, para que los impactos en la seguridad alimentaria sean sostenibles. “Ese es el reto ahora de los gobierno nacionales”, dijo Diaz.