FAO.org

Inicio > Region_collector > Américas > Noticias > Ver noticia
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

PreCOP25 en Costa Rica: FAO apuesta por las soluciones basadas en la naturaleza para enfrentar el cambio climático

La restauración de ecosistemas degradados, ganadería baja en carbono, reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos, y la siembra de árboles urbanos, son algunas de ellas.

FAO impulsa 7 soluciones basadas en la naturaleza.

8 de octubre de 2019, Costa Rica- Durante el encuentro preparatorio de la COP 25, que se llevará a cabo desde el 8 al 10 de octubre en Costa Rica, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) presentará una serie de soluciones basadas en la naturaleza para enfrentar el cambio climático.

Según el Panel Intergubernamental en Cambio Climático, el 23% de todas las emisiones netas de  gases de efecto invernadero producidas por el ser humano provienen de la agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra; sin embargo, la FAO advierte que casi la mitad de las soluciones existentes, escalables y operacionalmente viables para mantenerse dentro de los objetivos climáticos internacionalmente acordados provienen del mismo sector.

En las discusiones de la PreCOP25 Costa Rica, la FAO optó por destacar siete áreas técnicas que aún no reciben suficiente atención, a pesar de que proporcionan algunas de las soluciones de impacto más rápidas disponibles.

Las siete áreas prioritarias son: 1) restauración de los ecosistemas; 2) ganadería baja en carbono; 3) re-carbonización de los suelos; 4) estrategias de adaptación para la pesca y la acuicultura; 5) reducción de pérdida y desperdicio de alimentos, 6) siembra de bosques y árboles urbanos, 7) fortalecer la biodiversidad.

En 6 eventos paralelos de la PreCOP25, la FAO presentará estas soluciones basadas en la naturaleza, junto con experiencias similares desarrolladas por los países de América Latina y el Caribe.

7 soluciones basadas en la naturaleza

Según la FAO, a pesar de su enorme potencial, las soluciones basadas en la naturaleza reciben a nivel mundial solo el 3% de los fondos destinados para la acción climática.

Revertir la degradación de los ecosistemas terrestres y marinos puede proporcionar más de un tercio de la mitigación requerida para 2030 para permanecer por debajo de un aumento de 2 ° C en las temperaturas globales promedio.

La ganadería baja en carbono tiene como objetivo reducir las emisiones de gas de efecto invernadero (GEI) de los sistemas ganaderos mejorando el uso de nutrientes, creando reservas de carbono y nitrógeno en los suelos y mejorando el uso de productos ganaderos en dietas humanas saludables.

Los suelos saludables almacenan grandes cantidades de carbono en forma de carbono orgánico, el cual puede permanecer almacenado en el suelo durante miles de años. Los suelos constituyen la mayor reserva de carbono terrestre: su recarbonización, propuesta por la FAO busca mejorar este proceso natural, evitando las emisiones y secuestrando carbono adicional de la atmósfera.

La FAO ha desarrollado un conjunto de herramientas para impulsar estrategias de adaptación para la pesca y la acuicultura ante el cambio climático basada en tres aspectos centrales adaptación institucional, adaptación de los medios de vida y reducción y gestión de riesgos para la resiliencia.  La aplicación efectiva de estas herramientas ayudará a las comunidades pesqueras y acuícolas a adaptarse al cambio climático, reducir la pesca excesiva y gestionar de manera sostenible los océanos.

Buenas prácticas a lo largo de la cadena de suministro de alimentos, respaldadas por tecnologías apropiadas climáticamente inteligentes y una base de apoyo de infraestructura adecuada, pueden reducir significativamente los pérdidas y desperdicios de alimentos, ya que al contabilizar las emisiones agregadas de GEI incorporadas a lo largo del ciclo de vida de los alimentos, se estima que los alimentos no consumidos responden por 3,6 gigatoneladas de carbono equivalente al año a nivel mundial.

La FAO también impulsa la siembra de árboles en zonas urbanas, ya que amortiguan los vientos, controlan la erosión y reducen la sequía. Al interceptar la lluvia, aumentan la permeabilidad, retienen el agua y estabilizan los suelos, disminuyen el impacto de los peligros naturales. El Gran Muro Verde para las Ciudades, por ejemplo, tiene como objetivo crear, para 2030, hasta 500 mil hectáreas de nuevos bosques urbanos y restaurar/mantener hasta 300 mil hectáreas de bosques naturales existentes en las ciudades en el Sahel y Asia Central.

La séptima solución basada en la naturaleza busca enfrentar los efectos negativos del cambio climático fortaleciendo la biodiversidad: los sistemas biodiversos son más resistentes frente a choques climáticos, permiten fortalecer la resiliencia global de los agro-ecosistemas frente a plagas. La promoción de sistemas de cultivo biodiversos, incluidos los sistemas agrosilvopastoriles, es una de las claves para mitigar los impactos del cambio climático en los sistemas de cultivo. Los sistemas de biodiversidad también tienen un impacto positivo en la nutrición al ampliar la base nutricional que ha sido eliminada por el uso excesivo de los sistemas de monocultivos.

¿Qué es la PreCOP25?

La PreCOP25 es una reunión preparatoria para la Conferencia de las Partes (COP) de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).  En ella participarán representantes de gobiernos locales, del sector privado, de instituciones públicas, la academia y la sociedad civil, con el objetivo de facilitar el intercambio de buenas prácticas. PreCOP25 se celebrará en el Centro Nacional de Convenciones.

Compartir esta página