Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Países del Corredor-Seco Centroamericano y Brasil comparten desafíos y buenas prácticas para el desarrollo de la agricultura en regiones de sequía

Honduras y El Salvador fueron dos de los países que presentaron las acciones que están en implementación en sus países tales como la cosecha de agua para la producción de alimentos y la reforestación.

Petrolina, Brasil, 21 de noviembre de 2019 - Más de cincuenta personas participaron del taller internacional de intercambio de experiencias en regiones semiáridas, llevado a cabo el martes (19), durante la feria Semiárido Show, en la ciudad de Petrolina, en Brasil. El objetivo del encuentro fue conocer buenas prácticas e intercambiar conocimientos entre países del Corredor Seco – El Salvador, Honduras, Guatemala – y Brasil para hacer frente a los desafíos de la agricultura en regiones de sequía.

“En las zonas semiáridas, en gran parte de los casos la alternativa es la migración, la desesperanza. Por eso, es importante poner atención en generar oportunidades, alternativas”, señaló el Representante en Brasil de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Rafael Zavala. Para el Representante, el intercambio de los países centroamericanos del Corredor-Seco con Brasil es una oportunidad de conocer una colección de experiencias exitosas que pueden ser de alguna manera replicadas y adaptadas a las condiciones de estos países.

La cooperación es una contribución para el fortalecimiento del gran desafío del Decenio de la Agricultura Familiar en Latinoamérica, que es desarrollar la agricultura familiar en las zonas áridas. “Es importante la agricultura con una visión de solución y en el semiárido este es un gran reto”.

En tierras áridas de América Central, nombradas de región del Corredor-Seco, viven 10,5 millones de personas. Con 40% de la población dependiente de la agricultura de subsistencia, el Corredor-Seco acumula daños ocasionados por sequías cada vez peores debido a los cambios climáticos.

El Corredor-Seco Centroamericano (CSC) es una de las regiones más susceptibles a la variabilidad y el cambio del clima. El Corredor cubre las tierras bajas de la zona costera del Pacífico y la mayor parte de la región de la precordillera central de Chiapas (en México), Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, así como la provincia de Guanacaste en Costa Rica, y el Arco Seco de Panamá.

Dos de los diez países más vulnerables a los riesgos agroclimáticos del mundo están en el CSC: Honduras y Nicaragua.

Los desafíos y soluciones de los países

“Si tenemos agua todo es posible”, afirmó Guillermo Cerritos, de la Secretaria de Agricultura y Ganadería de Honduras. El hondureño presentó el proyecto presidencial Cosecha de Agua. En esta iniciativa gubernamental se cosecha agua para diversas finalidades como la ganadería y el riego complementario para huertos familiares para la producción de alimentos y de peces para las familias. Entre las lecciones aprendidas destacó la organización de las personas “hay que organizarlas”, subrayó.

A su vez, Manuel Sosa, representante del Ministerio de Agricultura y Ganadería de El Salvador, presentó las buenas prácticas en marcha para convivir con la sequía: la experiencia del país en el Corredor-Seco. Según Sosa, está en implementación la restauración de las funciones de la cuenca para poder tener de nuevo las capacidades productivas que se han perdido. “Hemos implementado proyectos de reforestación, de zona de recargar hídrica, de conservación de suelo para la infiltración. También estamos promoviendo por ejemplo sistemas agroforestales para que los productores puedan de alguna forma cambiar sus prácticas”, señaló. Otra acción en implementación es la recolección de agua durante la época de lluvia para que en el verano pueda ser utilizada para riego.    

En Brasil, un conjunto de políticas públicas ha permitido el acceso al agua para el consumo humano y la producción de alimentos tales como el Programa de Cisternas, el Programa de Adquisición de Alimentos (PAA), el Bolsa Familia a las zonas rurales, entre otros.

La analista de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC), Mônica Noleto, evaluó la importancia de la cooperación técnica como clave a la promoción de los intercambios de conocimientos entre los países: “la cooperación es una importante vía para el desarrollo de los países”, finalizó.

El taller internacional de intercambio de experiencias en regiones semiáridas es una actividad promovida en el marco del proyecto regional Iniciativa América Latina y el Caribe Sin Hambre 2025, del Programa de Cooperación Internacional llevado a cabo por el Gobierno de Brasil y la FAO.

Hasta el 26 de noviembre, delegaciones de Honduras, Guatemala y El Salvador están en la ciudad de Petrolina y alrededores (en nordeste de Brasil) para intercambiar experiencias y discutir alternativas para reducir el impacto de la seca en estos países centroamericanos y Brasil. La misión cuenta con el apoyo de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuária (Embrapa Semiárido).

Compartir esta página