FAO.org

Inicio > Américas > Noticias > Ver noticia
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Biodiversidad para la seguridad alimentaria de América Latina y el Caribe

Más de 20 países de la región se reunieron en Panamá para la Consulta Regional sobre la Biodiversidad para la Alimentación y la Agricultura de América Latina y el Caribe.

Consulta regional del Estado de la Biodiversidad para la Alimentación y la Agricultura en América Latina y el Caribe.

Panamá, 9 de marzo del 2016.- América Latina y el Caribe albergan una rica base de recursos genéticos que debe preservarse para que el mundo alcance los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO

“Con la erosión de la biodiversidad, la humanidad pierde el potencial de adaptar los ecosistemas a nuevos retos como el crecimiento de la población y el cambio climático”, afirmó Tito Díaz, Coordinador Subregional de la FAO para Mesoamérica.

Alcanzar la seguridad alimentaria y nutricional para todos está intrínsecamente ligado al mantenimiento de la biodiversidad, dijo Díaz durante la consulta regional del Estado de la Biodiversidad para la Alimentación y la Agricultura en América Latina y el Caribe.

Más de 20 representantes de gobiernos de la región se reunieron en Panamá como parte de un proceso de evaluación global del uso sostenible y la conservación de la biodiversidad para la seguridad alimentaria y nutricional.

América Latina y el Caribe albergan la mayor base de recursos genéticos para algunas especies cultivadas y consumidas en todo el mundo, como maíz, papa, yuca, camote, tomate, frijol, maní y calabaza.

De acuerdo a la FAO, la región tiene además una gran cantidad de alimento silvestre, plantas comestibles no tradicionales y subutilizadas y especies animales, y cuenta con una gran diversidad de ecosistemas, sistemas productivos y conocimiento indígena acerca del mantenimiento y la utilización de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura.

Un tesoro escondido

La consulta regional dará algunas luces para el próximo informe del Estado Mundial de la Biodiversidad para la Alimentación y la Agricultura, que se presentará en el 2017.

“Informes anteriores han analizado recursos genéticos animales, forestales y acuáticos; la biodiversidad de uso directo por parte de los seres humanos. Este informe es diferente: se concentrará en la diversidad de micro-organismos, invertebrados, anfibios, reptiles, aves, plantas y mamíferos que se encuentran en los sistemas de producción de alimentos y a menudo contribuyen a importantes servicios que apoyan la producción agrícola”, afirmó Irene Hoffmann, Secretaria de la Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura de la FAO.

“Estoy segura de que el informe va a mejorar nuestra comprensión del tesoro escondido que representa la biodiversidad que apoya la agricultura, la ganadería, la silvicultura y la pesca", agregó Hoffman.

FAO ayudará a los gobiernos a preservar los recursos naturales y combatir el cambio climático

Durante la reciente Conferencia Regional, la FAO estableció como prioridad en sus iniciativas regionales ayudar a los países a preservar sus recursos naturales, combatir el cambio climático y manejar el riesgo de desastres.

FAO promoverá acciones para apoyar la transición del sector agrícola de la región hacia el desarrollo sostenible, la pesca sostenible, el manejo integral de la región costera, el uso sostenible de recursos naturales y la agricultura climáticamente inteligente.

La iniciativa regional promoverá las políticas agro-ambientales y agro-ecológicas, fortaleciendo la conservación de los recursos naturales y rescatando cultivos y alimentos tradicionales y subutilizados. 

Objetivos de Desarrollo Sostenible

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 de la Agenda 2030, adoptada a partir del año pasado por la comunidad internacional, trata directamente sobre la biodiversidad.

Su meta principal es “promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y frenar la pérdida de la diversidad biológica.”

Según la FAO, siete de los veinticinco lugares del mundo con altas concentraciones de especies endémicas se encuentran en América Latina y el Caribe. Sin embargo, en la región se presenta un proceso de erosión fito y zoo-genética, por la ampliación de la frontera agrícola y la proliferación del uso de cada vez pocas especies.

“Las especies nativas y las variedades tradicionales son abandonadas y reemplazadas por la monocultura y la ganadería extensiva, lo que ha hecho que la dieta de las poblaciones locales se torna cada vez más homogénea y menos variada”, explicó Diaz.

Compartir esta página