FAO.org

Inicio > Region_collector > Américas > Noticias > Ver noticia
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Los países BRICS están preparados para liderar la erradicación del hambre y la pobreza mundial en 2030

Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) concentran el 40% de la población mundial, el 20% del Producto Interior Bruto (PIB) y producen más de un tercio de la producción mundial de cereales.

Centro de reproducción y semillas forestales Leshoz Saba, Rusia

Se acerca el 2030, la fecha fijada para cumplir con las metas internacionales de erradicar el hambre y la pobreza, y los Ministerios de Agricultura de las cinco economías emergentes más importantes del mundo tienen las condiciones para asumir el liderazgo de ayudar a alcanzar estos objetivos, dijo hoy la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“Los BRICS desempeñan un rol político muy importante a nivel  internacional. En las últimas décadas los países en desarrollo han visto nuestro desarrollo económico como un ejemplo a seguir”, dijo Kundhavi Kadiresan, Subdirectora General de la FAO de la FAO y Representante Regional para Asia y el Pacífico, durante la VII reunión de Ministros de Agricultura de los BRIC en la ciudad de Nanjing, China. “Nuestras experiencias pueden contribuir a cumplir los acuerdos globales, especialmente los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 y el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Kadiresan señaló que,  pese a la clara tendencia a la urbanización, la pobreza en el mundo hoy en día es principalmente rural. Por ello, fomentar el desarrollo rural es fundamental para alcanzar los ODS.

“La pregunta es cómo hacerlo. Nuestras experiencias en los diferentes países han demostrado que lo mejor es combinar el crecimiento agrícola y medidas específicas de protección social, así como también el desarrollo de la economía rural no agrícola”, puntualizó Kadiresan. “La agricultura puede impulsar el crecimiento rural inclusivo y sostenible. En los países de ingresos bajos, el crecimiento que tiene su origen en la agricultura es dos veces más efectivo a la hora de reducir la pobreza rural que el procedente de otros sectores económicos”.

También es importante que las herramientas, las estrategias y las tecnologías desarrolladas sean útiles y accesibles para los agricultores familiares pobres en los países en desarrollo, de manera que puedan aumentar la producción y la productividad. Iniciativas impulsadas por los Gobiernos como el plan Fetsa Tlala en Sudáfrica, que apoya a los pequeños agricultores a ampliar la superficie cultivada y así incrementar la producción de alimentos, son un ejemplo excelente.

La fortaleza de los BRICS en la investigación agrícola

En el evento también se dijo que el crecimiento agrícola requiere inversión en investigación y desarrollo, a la vez que se destacó el papel destacado que los BRICS podrían jugar al respecto. Estos países cuentan con fuertes sistemas de investigación enfocados en muchos de los desafíos que enfrentan los países en desarrollo,  como alimentar a una población en crecimiento de una manera sostenible. Ante este escenario, se vuelve prioritario la investigación avanzada, la biotecnología, la agroecología y la agricultura climáticamente inteligente que se adapte a los cambios inciertos que enfrentan los agricultores.

Las Tecnologías de la Comunicación (TIC) se están extendiendo cada vez más, convirtiéndose en herramientas prometedoras para abordar los desafíos que los pequeños agricultores tienen que hacer frente en relación a información sobre precios, pronóstico del tiempo, vacunas y servicios financieros, entre otros. La FAO está colaborando con el G20, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) para asegurar que este tipo de tecnologías beneficien a los pequeños agricultores.

El crecimiento agrícola no puede resolver estos problemas por sí solo

El crecimiento agrícola, aunque es muy importante para el desarrollo rural, no puede erradicar el hambre y la pobreza por sí mismo, sino que necesita apoyarse en programas de protección social. Estos  impulsan la reducción de la pobreza, beneficios de salud y el emprendimiento entre los pequeños agricultores. Los proyectos “Fome Zero” en Brasil y la Ley Nacional de Garantía del Empleo Rural en India se han posicionado como referentes mundiales al respecto.

Kadiresan resaltó que no se debe pasar por alto que la economía rural no agrícola han sido clave a la hora de fortalecer el desarrollo rural.

“A medidas que la economía se transforma, las actividades no agrícolas empiezan a generar ingresos para las familias de agricultores. En muchos casos, estas nuevas fuentes de capital entregan, no solo un estándar de vida más alto, sino también estabilidad. “Los gobiernos tienen que fomentar esta transformación invirtiendo en educación y salud rural”, dijo Kadiresan. “Si bien no suele ser una práctica habitual al interior de los ministerios de agricultura, tenemos que apoyar estas inversiones, puesto que son importantes para la población rurales. ¿Qué sería de nosotros hoy en día sin las oportunidades que nos facilitaron nuestros profesores y un fuerte sistema educativo fuerte?”, agregó.

Los ministros también acordaron que el comercio internacional es un instrumento efectivo en la promoción de la seguridad alimentaria y adaptación al cambio climático. Cuando una mala cosecha tiene lugar, lo que inevitablemente ocurre en un país en algún momento del año, una política adecuada de importaciones puede equilibrar el mercado nacional de alimentos. En este caso, el Sistema de Información sobre el Mercado Agrícola (AMIS), una iniciativa del G20 liderada por FAO, contribuye a asegurar que los mercados alimentarios funcionen y sean transparentes.

Kadiresan felicitó al Gobierno de China por su Iniciativa Cinturón y Ruta, al afirmar que supondrá una gran oportunidad para la Cooperación Sur-Sur entre todos los países involucrados. También reconoció el liderazgo del Gobierno al apoyar a la FAO en la Cooperación Sur-Sur y Triangular.

Compartir esta página