Escritório Regional da FAO para a América Latina e o Caribe

¡Hoy es el Dia Mundial del Agua!

América Latina y el Caribe tiene una de las mayores reservas mundiales de agua dulce de todo el planeta, aunque está muy desigualmente distribuida en los países y la región.

El agua es un bien crítico para la vida, sin embargo, cada vez más escaso por actividades humanas y los efectos del cambio climático. A nivel global, se estima que 3.6 billones de personas viven en áreas que sufren escacez de agua al menos un mes al año, cifra que podría alcanzar entre 4.8 y 5.7 mil millones de personas para 2050.

Aquí te damos nueve datos importantes sobre agua, sequía y utilización de este recurso en América Latina y el Caribe.

  1. ¡América Latina y el Caribe posee un tercio del agua dulce del planeta!
  2. El 73 por ciento de la extracción de agua se utiliza con fines agrícolas en la región; el 65% en Centroamérica, 73% en Sudamérica, y el 77% en el Caribe. El promedio mundial es 69 %.
  3. En 2020, Chile ocupó el puesto 18 de la lista de países más afectados por la sequía. El año 2019 estuvo uno de los años más secos en seis décadas, afectando particularmente a las comunidades rurales y el cinturón agrícola en las regiones centrales.
  4. La escasez de agua está afectando gravemente a varios países Andinos, pequeños Estados insulares en desarrollo del Caribe, y a los países del Corredor seco de Centroamérica.
  5. La menor cantidad de recursos en agua en la región se da en Barbados (281 m³/habitante/año) seguido por Saint Kitts y Nevis y Antigua y Barbuda.
  6. La principal fuente de agua del riego en la región es de recursos hídricos superficiales (74%), tan solo 17 por ciento es extraído de aguas subterráneas. y un 1.4 % de aguas residuales tratadas.
  7. Sola un quinta parte de la superficie potencial de riego regional está equipada con riego: 24,5 millones de hectáreas, equivalente a la superficie de Ecuador.
  8. La mayor superficie equipada para riego se encuentra en América del Sur (casi un 90%), concentrada en tres países Brasil, Argentina y Perú. Seguida por Chile, Ecuador, la República Bolivariana de Venezuela y Colombia (con más de 1 millón de hectáreas cada uno).
  9. En América del Sur los países que extraen mayores volúmenes de agua para uso agrícola anualmente son Brasil, Chile, Argentina, la República Bolivariana de Venezuela y Perú.

Razones tras la escasez de agua

La escasez cada vez mayor de agua en la región se debe, en parte, al cambio climático, a la reducción de la lluvia o nieve, a temperaturas más altas, y al derretimiento/ deshielo de glaciares.

También la recarga de agua dulce renovable se ve afectada por la menor retención de agua de lluvia en el suelo y el aumento de la escorrentía acelerada que va directamente al mar debido a la degradación de la tierra, la perdida de la protección vegetal.

La situación se ve exacerbada, además, por tres factores: la sobreexplotación de las aguas superficiales y subterráneas para satisfacer la expansión de la cultivación regada en zonas rurales; el uso excesivo del agua para poblaciones urbanas en crecimiento; y la contaminación de agua por minerías, uso de agroquímicos y saneamiento inadecuado.

Agua y pequeña agricultura

En los países afectados, un sector que está en riesgo particular son los agricultores familiares y las comunidades rurales que tienen falta de acceso a suficiente agua, de calidad aceptable, para el consumo doméstico y el riego.

Esto también amenaza la producción de alimentos saludables para las poblaciones rurales y urbanos. La vulnerabilidad de la agricultura familiar campesina también está relacianada a su falta de apoyo técnico para el riego eficiente y a problemas de acceso al recurso debido a su concentración de en los manos de grandes productores.

Para hacer frente a la escasez de agua, es fundamental mejorar la gobernanza y gestión de agua para coordinar y fiscalizar su uso del agua entre sectores y actores, y para abordar múltiples problemas.

Entre los desafíos que requieren mejor gobernanza se cuentan: la falta de datos sobre los recursos hídricos; la perdida de agua (drenaje, evaporación, escorrentía) por insuficiente infraestructura y mantenimiento; la tecnificación de riego; la contaminación de agua por sedimentos y aguas no tratadas; y la desigualdad en el acceso al agua, que genera riesgos crecientes de conflictos por el agua.

Share this page