FAO.org

Inicio > Américas > Prioridades regionales > Agricultura familiar y desarrollo territorial rural en América Latina y el Caribe
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Agricultura familiar y sistemas alimentarios inclusivos para el desarrollo rural sostenible

Iniciativa Regional 2 (IR2)

Esta área prioritaria de la FAO busca mejorar el acceso de las agricultoras y agricultores familiares a los recursos de tierra y agua, energía, infraestructura y servicios necesarios para fortalecer su producción, gestión y organización.

Promueve el desarrollo productivo y el mejoramiento de las condiciones de vida de quienes viven de la agricultura familiar y también impulsa su adecuada representación y participación en los sistemas alimentarios. Adicionalmente esta área ayuda a definir estrategias de desarrollo rural a nivel regional y nacional. Todos estos son factores clave para la erradicación del hambre en la región.

Erradicar el hambre y la pobreza para empoderar al sector rural

En las últimas décadas, América Latina y el Caribe ha tenido un progreso importante en la reducción del hambre y la la pobreza rural. Sin embargo, se estima que casi la mitad de la población rural es pobre y un tercio vive en pobreza extrema.

La mayor parte de los habitantes rurales se dedican a la agricultura como principal medio de subsistencia y, en general trabajan a pequeña escala, basándose en la mano de obra familiar, tanto de hombres como de mujeres.

Este sector productivo es clave para la seguridad alimentaria regional, pero enfrenta limitaciones importantes en términos de su acceso a recursos productivos, servicios sociales, infraestructura básica, servicios, financiamiento y extensión.

Al abarcar todas las actividades agrícolas de base familiar (cultivos, ganadería, pesca, acuicultura, bosques), la agricultura familiar juega un rol fundamental para garantizar la seguridad alimentaria y la erradicación del hambre y la pobreza en la región.

La iniciativa regional Agricultura familiar y sistemas alimentarios inclusivos para el desarrollo rural sostenible busca mejorar el acceso del sector a recursos productivos (tierra y agua, energía, infraestructura y servicios rurales financieros (créditos, ahorros, seguros) y no financieros (asistencia técnica, innovación, conocimiento).

La iniciativa trabaja fortaleciendo las organizaciones de productores y promoviendo la participación de las comunidades rurales en las estrategias de desarrollo rural sostenible.

FAO trabaja para que los programas productivos se vinculen con políticas integrales de protección social, fomentado emprendimientos productivos y promoviendo el empleo decente.

Con un enfoque de sistemas alimentarios inclusivos, eficientes, resilientes y que tomen en consideración una nutrición adecuada, esta iniciativa promueve el fortalecimiento de las cadenas de valor y los sistemas públicos de abastecimiento, el aumento de la disponibilidad y diversidad de alimentos frescos y sanos en la región y la reducción de la dependencia de importaciones agroalimentarias, así como una mayor resiliencia de las familias rurales ante crisis económicas y desastres naturales.

Una prioridad regional para el desarrollo sostenible

Esta área prioritaria de la FAO se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y apoya el principal acuerdo regional de erradicación del hambre: el Plan para la Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre 2025 de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La iniciativa de la FAO trabaja junto al Grupo de Trabajo ad hoc de Agricultura Familiar que ha sido conformado por la CELAC.en el plan antes mecionado.

A nivel subregional, la iniciativa de la FAO apoya el fortalecimiento de los espacios de diálogo de políticas para la agricultura familiar y el desarrollo rural en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y su Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), el Mercado Común del Sur (Mercosur) y su Reunión Especializada de Agricultura Familiar (REAF), así como la Comunidad del Caribe (CARICOM).

Resultados esperados

  • Mejores capacidades gubernamentales para diseñar políticas, programas y marcos legales que fortalezcan la agricultura familiar, creando sistemas alimentarios inclusivos que promuevan el desarrollo rural.
  • Aumento sostenible de la producción, productividad y calidad de los productos de la agricultura familiar a través de un mejor acceso a recursos productivos, servicios rurales y una mayor asociatividad.
  • Mercados inclusivos que faciliten los vínculos entre la agricultura familiar y las cadenas de valor agroalimentarias que promuevan el crecimiento sostenible del sector y una mayor utilización de productos regionales y nacionales de calidad para una mejor seguridad alimentaria y nutrición.
  • Fortalecimiento de sistemas integrales de protección social en zonas rurales, alineados con políticas de desarrollo agrícola y de empleo, fomentando iniciativas que potencien el desarrollo de mujeres, jóvenes y pueblos indígenas.