FAO.org

Inicio > Américas > Perspectivas Regionales > Agricultura
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

América Latina y el Caribe es una de las principales regiones productoras y exportadoras de alimentos en el mundo. Posee una enorme riqueza natural, una floreciente industria agrícola y un sector de agricultura familiar que es fundamental para la seguridad alimentaria de su población.

Agricultura

América Latina y el Caribe es una de las principales regiones productoras y exportadoras de alimentos en el mundo. Posee una enorme riqueza natural, una floreciente industria agrícola y un sector de agricultura familiar que es fundamental para la seguridad alimentaria de su población.

La región es fuente originaria de alimentos fundamentales para todo el planeta, como la papa, el tomate y el maíz, y posee una milenaria cultura agrícola y diversos climas que permiten el desarrollo de una gran variedad de cultivos.

FAO apoya la intensificación sostenible de la producción alimentaria, desarrolla proyectos de agricultura urbana para alimentar a las ciudades, y cuida la inocuidad y sanidad de los alimentos que se producen, luchando contra pestes y plagas y velando por el uso correcto de fertilizantes y pesticidas.

Agricultura urbana y periurbana

América Latina y el Caribe es la región en desarrollo más urbana del mundo: la tasa de urbanización alcanza el 78 %, porcentaje que podría aumentar hasta el 88 % en 2050, según proyecciones de la ONU.

La agricultura urbana y periurbana (AUP) busca aumentar la seguridad alimentaria para las poblaciones vulnerables urbanas y periurbanas, produciendo alimentos frescos e inocuos para el autoconsumo en espacios reducidos como los traspatios de las casas y las terrazas de los edificios.

La AUP tiene una serie de beneficios: genera ingresos complementarios por la venta de los excedentes de los huertos y de la pequeña producción pecuaria; enriquece la dieta familiar; permite la planificación participativa del territorio, y estimula la generación de áreas verdes en las ciudades.

Otro componente fundamental de la agricultura urbana es el uso eficiente y sostenible de los recursos e insumos naturales, respetando el saber y las tradiciones locales y promoviendo la equidad de género.

La FAO ha apoyado proyectos de AUP en Colombia, Argentina, Ecuador, Bolivia, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Chile.

Semillas

Toda la agricultura comienza en las semillas. Se trata de un insumo clave para los agricultores, pero especialmente para la agricultura familiar de América Latina y el Caribe.

Las semillas de calidad permiten a los agricultores a mejorar sus ingresos y aumentar su producción agrícola, fortaleciendo así la seguridad alimentaria de estas zonas. Hasta un 50 % de los incrementos de la producción agrícola proceden de semillas mejoradas.

El acceso de los agricultores a semillas de buena calidad es un factor decisivo para mejorar los alimentos y la nutrición en los países pobres, por eso la FAO trabaja con gobiernos y agricultores familiares para mejorar la disponibilidad, el uso y el acceso a semillas de calidad.

Gestión de plaguicidas

Medio millón de plaguicidas obsoletos se encuentran dispersos en los países en vías de desarrollo. Estos productos químicos tóxicos, abandonados o almacenados en lugares inapropiados, tienen el potencial de contaminar un radio de 300 metros a la redonda y un mínimo de 50 centímetros hacia abajo en el suelo.

También es peligroso que se filtren hasta aguas subterráneas y contaminen las fuentes de agua potable utilizadas por la población, la agricultura o la ganadería. Para lograr un desarrollo sostenible de la agricultura, la eliminación de estas peligrosas reservas es una prioridad.

Las comunidades rurales no pueden esperar desarrollarse si sus suelos y aguas están contaminados con plaguicidas, y sus habitantes no pueden prosperar si padecen enfermedades graves causadas por el envenenamiento que provocan los plaguicidas.

La FAO trabaja para prevenir y eliminar los plaguicidas ilegales y obsoletos en la región, entregando asistencia a los países para realizar inventarios de sus existencias y prestar ayuda para eliminarlas y prevenir futuras acumulaciones.

Huanglongbing, HLB

El HLB es una enfermedad que representa una grave amenaza para la producción de cítricos en todo el planeta. De no ser atendida podría dañar profundamente la industria citrícola y la producción de los pequeños agricultores.

El huanglonbing causa la muerte de las plantas infectadas y todavía no cuenta con tratamiento. Se ha ido expandiendo rápidamente en la región: ya está presente en algunas áreas de México, Brasil, EEUU, Belice, Costa Rica, Cuba, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua y República Dominicana. También se ha detectado en África y Asia.

Tan sólo en Brasil se estima que han sido eliminados 10 millones de árboles infectados. Por ahora la prevención es la única forma de evitar que la enfermedad se propague. El HLB posee dos insectos vectores y es una enfermedad compleja y difícil de diagnosticar.

La enfermedad presenta un riesgo particularmente grave para los pequeños y medianos productores, quienes podrían quedar completamente fuera de la industria debido al impacto de la enfermedad.

FAO está actuando como un órgano de coordinación entre los esfuerzos de todos los países del continente. 27 países de las Américas y del Caribe firmaron una declaración en la cual se comprometieron a movilizar a todos los sectores de la cadena productiva para implementar una estrategia regional para combatir la enfermedad.