FAO.org

Inicio > Américas > Prioridades regionales
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Tres prioridades regionales para librar América Latina y el Caribe del Hambre

La Oficina Regional de la FAO trabaja en tres iniciativas prioritarias que responden a los principales desafíos que enfrenta la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe. Estas prioridades fueron establecidas por los gobiernos de la región en la última Conferencia Regional de la FAO.
La Iniciativa 1 - América Latina y Caribe sin Hambre - apoya los mayores acuerdos y estrategias de seguridad alimentaria, fortaleciendo los planes regionales, subregionales y nacionales de erradicación del hambre.
La segunda está centrada en el sector que producen la mayor parte de los alimentos en la región: Agricultura familiar y sistemas alimentarios inclusivos para el desarrollo rural sostenible.
La tercera pone énfasis en algunos de los mayores desafíos que amenazan la seguridad alimentaria regional: Uso sostenible de los recursos naturales, adaptación al cambio climático y gestión de riesgos de desastres.

Prioridades e Iniciativas Regionales


A través de la Iniciativa Regional 1, la FAO está apoyando las principales acuerdos de seguridad alimentaria en la región, apoyando a todos los sectores de la sociedad para garantizar el derecho a la alimentación para todos y todas..


Promueve el desarrollo productivo y el mejoramiento de las condiciones de vida de quienes viven de la agricultura familiar y también impulsa su adecuada representación y participación en los sistemas alimentarios. Adicionalmente esta área ayuda a definir estrategias de desarrollo rural a nivel regional y nacional.


Esta iniciativa promueve acciones que apoyan la transición hacia el desarrollo sustentable del sector agrícola, de la pesca y de los bosques, desde una perspectiva socioeconómica y ambiental, fortaleciendo la seguridad alimentaria y nutricional de cara a los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible.


La CELAC es un instrumento para viabilizar y fortalecer la participación de la región a través de una vocería en procesos de negociación multilaterales, de cooperación extrarregional, y de diálogo político frente a los diferentes desafíos del actual sistema económico-social y político que busca un desarrollo equitativo.