FAO.org

Home > Americas > Resources > Notas sobre trabajo rural
FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean
©FAO/Luca Tommasini

El empleo rural constituye un medio importante para la lucha contra el hambre y la pobreza en tanto que el trabajo es a menudo el único bien del cual los pobres son propietarios. Sin embargo, el principal desafío para el empleo en las zonas rurales es que muchos empleos no garantizan niveles dignos de ingresos ni de medios de vida sostenibles. Los trabajadores rurales constituyen el núcleo del sistema de producción alimentaria, pero se hallan en una situación de desventaja en muchos aspectos.

Notas sobre trabajo rural

Desde hace algunos años, la Oficina Regional de FAO para América Latina y el Caribe y la Organización Internacional del Trabajo han unido esfuerzos para conocer y caracterizar el mercado del trabajo agrícola y rural en la región, desde la óptica del trabajo decente, con especial atención en los factores que explican por qué en ese sector persisten altos índices de pobreza, como son la fuerte presencia de informalidad, las modalidades contratación que precarizan el vínculo laboral, la escasa o nula cobertura de prestaciones sociales, el bajo cumplimiento del salario mínimo legal y los muy bajos niveles de sindicalización, entre otros. A través de estas Notas sobre Trabajo Rural, se presentan de modo sintético los principales hallazgos de esos estudios.

Ediciones

Condiciones de trabajo de las temporeras agrícolas en América Latina y el Caribe
El empleo femenino en las zonas rurales de América Latina y el Caribe ha crecido en la última década, lo que podría constituir una salida de la pobreza para estas mujeres y sus familias. Una parte importante de ellas son temporeras agrícolas. No obstante las naturales diferencias y particularidades, en muchos casos se trata de empleos que se caracterizan por su inestabilidad, informalidad, bajos salarios y escasa o nula protección social, de modo que para ellas no representa una salida a su situación de exclusión social en que viven, más aún cuando se combina con una condición étnica, de migrante y/o de desplazadas internas. Una mejoría de esta situación pasaría por mayor claridad y formalidad en los contratos de trabajo, para lo cual se requieren reformas normativas y el fortalecimiento de las instituciones encargadas de su cumplimiento.

Trabajo infantil en la agricultura: una forma de reproducir la pobreza entre generaciones
168 millones de niños en el mundo se ven obligados a realizar trabajo infantil, viendo vulnerados sus derechos más elementales; de ellos, 98 millones, es decir, 58% del total lo hace en la agricultura, por lejos el sector que concentra la mayor proporción de este tipo de trabajo. En América Latina y el Caribe 12,5 millones de niños trabajan, y al igual que en el resto del mundo, lo hacen principalmente en el sector agrícola. El tema ha sido objeto de preocupación permanente a nivel internacional. Para una solución a largo plazo es necesario avanzar en la erradicación de la pobreza y la exclusión social. A corto plazo existen medidas legales, de educación, sensibilización y otras que tenderían a lograr la solución de este problema.

Políticas de mercado de trabajo y pobreza rural
Más de la mitad de la población rural en América Latina y el Caribe aún vive en la pobreza. Los importantes déficits de trabajo decente y la debilidad de las instituciones laborales explican en parte la persistencia de la pobreza en las zonas rurales de la región. Los principales problemas identificados son la informalidad de los empleos, el incumplimiento del salario mínimo, la débil sindicalización y negociación colectiva, las brechas de cobertura de la protección social y las modalidades de contratación de mano de obra.