FAO Regional Office for Latin America and the Caribbean

Transcripción de la intervención del Sr Julio A Berdegué, Subdirector General y Representante Regional de FAO en América Latina y el Caribe, en la reunión de Representantes de la FAO

Estimadas amigas y estimados amigos:

Me hubiera gustado tener más tiempo para escucharlos y para conversar uno a uno con ustedes antes de tener que poner unas ideas sobre la mesa. Estoy haciendo un esfuerzo de verdad, de tratar de entender mejor sus códigos, sus motivaciones, sus restricciones y tratar de construir mi visión de a donde yo quisiera dirigir mi trabajo en los próximos años, en sintonía con ustedes y sus realidades.

En fin, uno toma decisiones con el conocimiento y la información que tiene en el momento que tiene que tomarlas y estoy seguro que estas ideas con las que empiezo, yo espero que no sean las ideas con las que termine; sería un gran fracaso. Espero que estas ideas vayan cambiando. No me cabe duda que me iré equivocando, no tengo miedo a equivocarme, tengo más miedo a no equivocarme porque quiere decir que no estoy haciendo nada nuevo.

Estoy seguro que estas ideas, insisto, irán evolucionando y yo espero que en esa evolución, será en parte resultado de mi propia reflexión con los colegas con los que trabajo día a día, pero también será fruto de conversar seriamente con ustedes. Creo que en mi carrera profesional he sido una persona que intenta conversar y dialogar. Tengo ideas propias, no soy de las personas que se va por un camino A o B porque es lo políticamente correcto y creo en la importancia de discutir, estoy dispuesto a cambiar mis ideas cuando me convencen de que hay otras mejores, y yo espero tener ese dialogo en serio. Lo que voy a decir no está grabado en piedra, son ideas que pongo en discusión y a prueba, para que vayamos viendo lo que funciona o lo que no funciona y espero, realmente su cooperación leal. Entiendo que, en parte, esa cooperación leal, es también su crítica; cuando crean que las cosas no están bien, por favor, discutamos seriamente.

Primero algo sobre mi lectura del contexto de nuestra región. Es cierto que es un momento difícil para América Latina, es un momento donde este boom económico que muchos países vivimos en los años 2000 etc. se desinfló, otra vez más, no hay nada nuevo en eso. Somos una región que hemos todavía sido incapaces de descubrir cómo construir una senda de crecimiento basada en innovación y no en ciclos de precios de materias primas y en salarios malos y en cosas así. Es un momento difícil económicamente, es un momento más complejo políticamente, muchas de las ideas, de los valores a los que FAO y Naciones Unidas adhieren, hoy día tiene un espacio político menos amplio, menos fértil, más difícil y hay países que nos preocupan profundamente. Hay otros países en cambio que están en momentos de transformaciones. Es un momento más difícil pero yo creo que este es un buen momento, es una gran oportunidad, porque yo veo que en este momento, quienes seamos capaces de poner nuevas ideas y visiones sobre la mesa, podemos salir adelante muy fuerte, porque todas las ideas sobre las que construimos los muchos progresos de los años 90 y 2000 ya se jugaron, ya se apostaron, ya se ejecutaron y ahí están, ya, fin. Y la pregunta que los líderes de nuestros países se hacen, es ¿Qué sigue?

El otro día estaba en una reunión con unas organizaciones campesinas y les preguntaba: si sus aliados políticos volvieran al gobierno en un nuevo ciclo político electoral, ¿cuál sería su propuesta de política pública para los próximos 10 años? Ustedes, organizaciones de la agricultura familiar ¿qué le dirían a un nuevo gobierno aliado de ustedes? ¿Le volverían a decir lo mismo? ¿Compras públicas, registro de la agricultura familiar? ¿Esa es nuestra agenda? ¿La misma de los últimos 15 años? ¿Cuáles son nuestras nuevas ideas para el futuro? Yo creo que ese es el momento en el que en pobreza, en desarrollo rural, en agricultura familiar, en cambio climático, en tantas cosas, los países están a la búsqueda de cuáles son los nuevos caminos. Y esa es una gigantesca oportunidad para una organización como la FAO, si nosotros logramos entender que esa es nuestra tarea: agregar valor a esta región.

Si nosotros nos vemos como simples repetidores de un disco que ya está grabado, las mismas canciones, las mismas ideas, nuestro espacio se va a ir achicando, achicando, achicando. Entonces, esta es una gran oportunidad si logramos ser una organización que realmente ayuda a nuestras sociedades, a nuestros gobiernos a encontrar nuevos caminos, porque toda la región cerró un ciclo. Se están abriendo nuevos, se tienen que abrir, en algún momento se van a abrir, nuevos derroteros y alguien va a poner esas ideas y a mí me interesa que nosotros seamos algunos de los que ponen esas ideas. No solos, en alianzas con muchos otros, pero me interesa que la FAO esté entre los que ponen las nuevas ideas.

Esa fue una de mis principales motivaciones cuando acepté venir a esto. Venir a esto a hacer lo que ya hicimos los últimos 15 años, no tiene mucho sentido. No quiero decir que hay que desechar lo que ya hicimos, no quiero decir que las compras públicas ya no sirven, que la alimentación escolar ya no sirve, pero eso ya está, ya es parte del stock de capital de políticas públicas, de ideas, de experiencias, de tecnología, de estrategias que ya están en la región. Hay que ayudar a capacitar, que se hagan mejor, todo eso sí, pero esas no son las nuevas soluciones para adelante. ¿Cuáles son las grandes soluciones para adelante? No sé, hay que entrar en la construcción de ellas, alguien lo va a hacer y la pregunta es si nosotros vamos a ser parte de esos que hacemos esas nuevas ideas.

Tenemos mucho capital político acumulado. Yo realmente quiero enfatizar la importancia de la conferencia de la FAO: una votación unánime, con todos los países en la sala, nadie se salió a la hora de votar, nadie se abstuvo, todo mundo aprueba el presupuesto, todo el mundo aprueba el plan de trabajo... esa es una decisión política de los países. Los resultados de la conferencia son muy buenos y expresan una voluntad política de los países. Esa es una decisión política cuando los países dijeron vamos a votar a favor de esto y vamos a votar todos a favor de esto. El Plan SAN CELAC, el espacio que tenemos en la CELAC, el trabajo que tenemos con los parlamentarios y sobre todo las relaciones, las redes que tienen cada uno de ustedes en los países: aquí hay un gran capital político, un gran capital político para jugarlo en algo, porque el capital político, igual que todo el capital, si uno lo tiene debajo del colchón no sirve para nada. El capital político es para jugarlo en algo.

Y creo que hay otro elemento muy positivo del contexto y son los ODS. Yo no creo que los países anden todo el día pensando en los ODS. Yo no creo que los ministerios, el ministro, el presidente esté preguntándose ¿cómo voy a cumplir el ODS2 o el ODS5?, pero ellos tienen sus políticas alineadas... creo que era Verónica que decía que hay una política que no dice ODS2, pero es una política que está alineada con el ODS2. Entonces creo que nosotros tenemos una agenda de Naciones Unidas que conecta con prácticamente todos los temas que podemos trabajar en los países y creo que eso nos da un marco también favorable. Es cierto, hay un contexto difícil, pero yo más bien veo aquí un contexto de grandes oportunidades, si somos capaces de ayudar a innovar y agregar valor.

¿Cuál es nuestro foco? Bueno, me van a escuchar muchas veces repetir lo mismo: "Yo creo que nuestra tarea es tener resultados que conduzcan a grandes efectos y a grandes impactos". Resultados con efectos e impactos a gran escala.

¿Qué quiero decir por esto? Tomo por ejemplo nuestros 21 indicadores... yo creo que nuestro trabajo no es hacer un proyecto, no es hacer un delivery. Nuestro trabajo consiste en decir, oye ¿Cuánto aumentó en mi país el indicador 2.3.2 - Average income of small-scale food producers, by sex and indigenous status? ¿Cuánto de eso nosotros vamos a ayudar a que aumente? ¿A cuántas personas? ¿Cómo vamos a ayudar a mover este número? No el número de las 300 familias con las que trabajamos, sino estos grandes números de los indicadores y las metas de los ODS. ¿Cómo vamos a mover el número de prevalencia de inseguridad alimentaria?

O sea, nuestra tarea, es trabajar con los gobiernos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sustentable, ese es nuestro trabajo. A nosotros nos tienen que medir estrictamente por cuanto fue nuestra contribución a que Paraguay bajara de 10 a 0. ¿Cuánto de esa bajada de 10 a 0 de desnutrición fue aporte de la FAO? Esos son los grandes números que nosotros tenemos que mover. Nosotros no somos una ONG, nosotros no somos una consultora, nuestro trabajo es mover los grandes, grandes números... ayudar a cambiar la vida de millones, nuestros efectos e impactos tenemos que exigir medirlos en millones.

Nuestros efectos e impactos, no necesariamente nuestros resultados, y aquí quiero ser preciso: una cosa son resultados, y yo estoy diciendo resultados que conducen a efectos e impactos de gran escala. "Outcomes e impacts." Los resultados no tienen que ser gigantescos, pero tenemos que asegurarnos que esos resultados sí tengan efectos e impactos gigantescos. Mover los porcentajes de pobreza, esa tiene que ser nuestra ambición. Nuestra ambición es cómo movemos los grandes números, junto con el gobierno, junto con la sociedad; no somos una ONG, no somos una consultora, para decir mira estamos estupendo porque logramos con 6000 familias tal cosa. Eso no es un resultado aceptable para la FAO. No lo es. Nosotros tenemos que decir: ¿Cuántos agricultores familiares hay en Brasil? 4,5 millones de agricultores familiares ¿Cuántos de estos agricultores familiares van a aumentar su productividad e ingreso? y ¿Cuántos de esos cientos de miles, se debe a un trabajo en el cual la FAO hizo una contribución significativa? Esa tiene que ser nuestra ambición y por eso tenemos que conectar con las políticas públicas. Si seguimos pensando en proyectos, solamente en proyectos, que el trabajo de la FAO empieza y termina en un proyecto, estamos fritos. No tenemos nada que hacer.

Yo sinceramente no creo que a los países les sirva mucho una FAO que lo que hace es ejecutar un proyecto con 5000 familias, con 6000 familias. Tenemos 15 millones de agricultores familiares, de 5000 en 5000 no terminamos nunca. Tenemos 34, o más millones de personas con hambre y desnutrición. De 5000 en 5000 no terminamos nunca, no agregamos nada.

Nosotros tenemos que proponernos: nuestra tarea es bajar de 34 millones de personas con inseguridad alimentaria y hambre, a cero, así nos tienen que evaluar. ¿Cuánto de esa bajada de 34 millones es algo que hicimos nosotros, que nosotros aportamos significativamente? Esa es nuestra ambición. ¿Cuánto estoy yo dispuesto a aceptar de un proyecto porque fue demandado por el ministro para resolver algún problema puntual suyo? ¿Cuánto es mi margen que yo les voy a dar a ustedes para que hagan esas cosas? Quiero ser súper claro. Cero; nada; cero. Todo, cada centavo, cada minuto de nuestro tiempo, cada recurso humano, está dedicado por completo a mover los grandes números.

Cero es el espacio que tenemos para usar recursos en hacer cosas pequeñas. No es nuestra tarea hacer pequeños proyectos que comienzan y terminan en si mismos. No tengo nada contra los pequeños proyectos, he hecho muchos en mi vida, pero es que yo trabajaba en otro lugar. Yo ya no trabajo en una ONG, trabajo en las Naciones Unidas, igual que ustedes. Nuestra tarea en Colombia es hacer la paz, no hacer un proyecto en algún lugar; es consolidar la paz. Y así, uno por uno, país por país.

¿Cuáles son los grandes números que queremos mover? Metámonos esos en la cabeza. Si seguimos pensando en que nuestro trabajo empieza y termina en un proyecto, no. Nuestro trabajo empieza y termina en los ODSs y en estos indicadores, empezando por aquellos de los cuales somos custodios. Custodios no quiere decir, en mi interpretación, que somos los que cuentan los números para saber si alguien va bien o algo va mal. Nosotros no somos los contadores del trabajo de otros que están moviendo los números. Nuestro trabajo es mover los números. Eso quiere decir ser custodios de los indicadores. Y si no nos metemos con las políticas públicas, no lo vamos a hacer.

Bien, vamos a subordinar todo a esta ambición. Cuando yo digo que esto es el centro, no estoy diciendo una cosa figurativa. Vamos a subordinar todo a mover los grandes números. Por eso digo, el espacio para hacer otras cosas que no están alineadas, es cero. Puede que nos desviemos, nunca logra uno la perfección en su programa de trabajo, pero eso es un error y un desvío. Nuestra tarea es mover los grandes números. No solos, nunca solos. Trabajamos para los gobiernos, con los gobiernos, por supuesto.

¿Cómo podemos hacer eso? Bueno primero metiéndonos esto en la cabeza. Nuestro trabajo no es hacer un proyecto, sino un proyecto que es un instrumento, para que de alguna forma eso se traduzca en grandes efectos, en grandes impactos en los temas en los que trabajamos. Nuestros objetivos son claros, eso no está en discusión. En segundo lugar, realmente, por favor entendamos hay que subordinar todo a eso. Cero margen para hacer cosas laterales. Las pueden hacer en su tiempo libre con su propio dinero. No con el tiempo de la FAO, no con el dinero de la FAO.

Vamos a empezar ya con esto, tenemos ya alguna asignación adicional de recursos y vamos a poner un porcentaje muy importante, del orden de la mitad de los recursos que conseguimos, en apoyar aquellas ideas e iniciativas de ustedes que tengan esa ambición, y vamos a ir sacando dinero de aquellas iniciativas que no tengan esa ambición. Vamos a invertir ahora, lo aviso, un millón de dólares que nos han dado adicional, para pedirles a ustedes que en los próximos días nos hagan llegar media paginita, una paginita, diciendo: yo puedo hacer un TCP que tiene esa ambición. Con este TCP yo puedo tener este resultado y ese resultado a través de tales acciones que están previstas en el TCP, puede llegar a tener estos efectos, estos impactos de gran escala. Y así vamos a asignar los recursos.

El TCP no es un entitlement del FAOR. El TCP y, el Programa Regular lo vamos a ir asignando en función de decir, ¿dónde están las buenas ideas que tienen grandes efectos y grandes impactos en asuntos que son demandas prioritarias de los países? Todo mundo va a tener algún recurso, por supuesto. Hay una auditoría que dice que tiene que ser así. Todo mundo va a tener un piso mínimo. Y ese piso mínimo va a variar. Vamos a usar estos modelos que escuchamos ayer de la reforma de la red de Oficinas: distintos países que corresponden a ciertos modelos, irán teniendo ese piso mínimo, un piso más grande o un poco más chico dependiendo del país, pero el grueso del recurso del programa regular lo vamos a poner en aquellas ideas, propuestas por ustedes en diálogo y en acuerdo con los países, que digan: miren, yo aquí realmente puedo hacer una contribución grande.

Vamos a empezar invirtiendo el 43% del presupuesto adicional con esa lógica. Es una marcha blanca en estos meses, vamos a ver qué sale. Si nos va bien, yo espero que aumente el porcentaje con el presupuesto 2018 y 2019. No es que cada país va a tener un cupo. Cada país va a tener un piso mínimo. El cupo dependerá, hasta que se acabe el dinero, de su capacidad de poner buenas ideas y decirnos: "mira, invierte en esto porque en esto nosotros podemos mover los grandes números en mi país". Ese es el criterio. Estoy diciendo, vamos a subordinar los recursos a nuestra tarea de mover los grandes números. Si además esas ideas movilizan recursos adicionales, si además esas ideas construyen nuevas alianzas, aún mejor.

Otro tema. Yo creo que las oportunidades para posicionarnos en este momento en que los países están ávidos de nuevas soluciones, de nuevas vías, de nuevas estrategias, y las oportunidades para poder tener el espacio con los gobiernos en los países para que nos inviten a aquellas tareas que realmente pueden mover los grandes números, empiezan con el diálogo político. El diálogo político, no es al final del proceso cuando uno dice: "bueno ya terminé con mi proyecto, aquí tengo unos buenos resultados y ahora voy a hacer un seminario para....." ¡No! Es el diálogo político el que nos coloca en el radar de los tomadores de decisiones, que lleva a los tomadores de decisiones a decidir que la FAO es un buen aliado para mover tales y cuales grandes objetivos.

Tenemos que mejorar la calidad de nuestro diálogo político. Vamos a invertir en eso. De los recursos adicionales, vamos a poner del orden de medio millón de dólares en apoyarlos a ustedes a mejorar la calidad de diálogo político. Vamos a darle mucha importancia a los países que tienen procesos electorales en el año 2018. Nosotros somos absoluta y totalmente neutrales en los procesos político electorales y en las decisiones político electorales de los países. No podemos mover ni un átomo en favor o en contra de un candidato A o un candidato B. Ahí tenemos que tener una neutralidad absoluta. Pero no somos neutros respecto a nuestros objetivos, ahí somos absolutamente militantes. No somos neutros en cuanto a que tenemos que bajar el hambre, en cuanto que hay que reducir la pobreza, que hay que apoyar a la agricultura familiar y a las pequeñas empresas rurales, que hay que revitalizar el campo, frenar el cambio climático, etc. En eso no somos neutros. Y en estos procesos políticos que tienen los países tenemos que jugar muy activamente para poner nuestras ideas en el radar de la discusión, con seminarios, talleres, estudios, diálogos, conversaciones. Y vamos a invertir en eso. Porque ese período cuando se está iniciando un gobierno, es el período precioso en el que uno, se coloca o no se coloca, es visto o no es visto por un gobierno como un socio clave para mover la aguja de los grandes números.

Entonces, queremos invertir ahí. No es solo decirles háganlo, sino decirles que vamos a invertir con recursos en apoyarlos a hacer eso. Eso incluye tratar de alinear los marcos de programación a los ciclos de gobierno. Tenemos varios marcos de programación que van de la mitad de un gobierno a la mitad del otro gobierno; eso no está bien, hay que hacer adendas para terminar, no sé qué hay que hacer, pero realmente nuestros marcos de programación país tienen que seguir los períodos de gobierno. Los marcos de programación país tienen que ser el resultado de nuestro dialogo político con un gobierno que se inicia y que diga, "Mira, yo veo a la FAO como socio en tales o cuales cosas que son realmente importantes." Sé que hay una mejoría sustantiva. He leído muchos de los MPPs y sé que hay una mejoría sustantiva entre la primera generación y la segunda generación, pero todavía puede ser mucho mejor.

En tercer lugar, en esto de los resultados con grandes efectos y con grandes impactos hay muchas experiencias que aprovechar. Yo he escuchado sus experiencias, el primer día sobre todo, y he leído todo lo que he podido, hay muchas experiencias súper interesantes que escalar, que llevar a escala. Leía, por ejemplo, que Diego tiene esta cosa de las escuelas saludables, y entonces él ahora está planteando que quiere llevar, ¿Cuántas hiciste este bienio? 40 o las que hayan sido, quiere llegar a 400. Ese tipo de cosas, pero ojala no 400, si no a un programa nacional de escuelas saludables.

Nosotros queremos invertir en ayudarlos a escalar. Nosotros estamos dispuestos a poner dinero, tiempo y apoyo técnico y decir "oye aquí hay una muy buena idea que salió de un proyecto". No creamos que los proyectos no tienen su espacio en esta agenda de mover los grandes números, ¡tienen un súper espacio! siempre y cuando hagamos la tarea de escalar, porque los proyectos no escalan solos. Los resultados de los proyectos se escalan si alguien tiene un plan de trabajo para escalarlo, Invierte en escalarlo y pone capacidad técnica y pone know how, ahí se puede escalar. Pero esa cosa de decir "yo voy a hacer un proyecto porque es un modelo, un prototipo de cómo podría ser", no, eso no pasa, llevo demasiados años en este negocio y sé que no pasa, y si pasa, es por casualidad y de milagro.

Las cosas escalan cuando alguien se da la tarea de hacerlas escalar. Entonces, nosotros estamos bien dispuestos a invertir en escalar y vamos a empezar poniendo del orden de 500 mil dólares en tomar las mejores ideas que ustedes nos puedan presentar para decir "ok, como convertimos esa experiencia de las 20 escuelas de Diego, en una gran política pública". En Guatemala hay elecciones en el 2019. A mí me interesa que esta experiencia de las escuelas la tengamos lista, procesada, analizada, costeada, etc., para ponerla en el debate político de la elección del 2019 y lograr que se convierta en una política pública nacional, y con eso mover los grandes números de la desnutrición infantil en Guatemala, especialmente entre las niñas y los niños indígenas donde la situación es peor que dramática.

Entonces vamos invertir dinero, vamos a invertir tiempo en tomar los mejores resultados de nuestros proyectos para escalarlos a políticas públicas que muevan los grandes números: 24 escuelas, pues qué bueno por los niños de esas 24 escuelas, pero no nos acercan mucho a los ODS. 400 escuelas nos acercan más, 4000, nos acercan aún más. Y esa es la ambición, llegar a 4000, no sé cuántas escuelas son en la Guatemala rural, pero hay que invertir en eso.

Quiero insistir en que este modelo que vamos a poner en marcha con los recursos adicionales que nos han asignado en estos días, es lo que estamos probando para que así funcionemos en el bienio. Eso implica un cambio de chip. No es que alguien vaya a decir "Bueno, mira John te tocaron 300ml de TCP en el Bienio" no, con suerte un facility o dos, el resto, 300ml, 400ml, 500ml, depende de tu capacidad de poner ideas alineadas a este objetivo de mover los grandes números. Si tienes una idea, bien, si tienes dos, perfecto, si tienes tres, aún mejor, si tienes diez, estupendo... hasta que se nos acabe el presupuesto.

Vamos a ver si funciona, vamos a invertir el dinero, el TCP, el Programa Regular, es un fondo de pre-inversión, es un fondo catalizador de procesos que muevan lo grandes números. Claro que sí, con la concurrencia y el acuerdo previo de cada país, como es obligación tratándose del TCP.

¿Quieren hacer favores al ministro? No hay dinero. El ministro les pide un favor, conversen con el ministro a ver cómo ese favor, lo convierten en una idea que mueva los grandes números. ¿Está claro?

Otro punto importante: yo creo que es imposible ayudar a los países a mover los grandes números, si no construimos mejores alianzas. Solos no podemos, es imposible, no hay ninguna posibilidad que nosotros solos, con nuestros técnicos, con nuestro staff, con nuestros consultores, realmente logremos que el 20% de los bosques de América Latina o el 40% o el 60%, se manejen sosteniblemente, necesitamos hacer alianzas. Y esta es una región que es muy rica en personas, grupos, agencias, institutos de buena calidad. Tenemos esa suerte, esa ventaja, es parte del proceso de desarrollo que hemos hecho. Hay que tener la ambición de que en aquellos temas en los que estemos trabajando, logremos movilizar a los mejores de los mejores de América Latina y el Caribe a trabajar en alianza con la FAO.

Y es distinto tener un consultor que tener un aliado. A un consultor yo le doy los Términos de Referencia, y le digo, "mire Octavio, yo lo contrato para tal cosa" a un aliado, yo le digo "Octavio siéntese conmigo, yo sé que usted es muy bueno en esto, cómo lo hacemos, cómo tomamos decisiones juntos?" Vamos a invertir en eso. Ya estamos invirtiendo, ya pusimos 800 mil dólares que nos autorizó el Director General, para construir nuevas alianzas, porque yo creo que no en todos los temas tenemos a los mejores de los mejores de América Latina trabajando con la FAO, y hay que tenerlos.

Le decía a Francisco Yofré, hace un minuto, "mira, es que no nos ven en Argentina como un socio de la política de inclusión social o de desarrollo social". Por eso ahora estamos con Luiz Beduschi construyendo una alianza donde vamos a tener a 20 de las mejores personas que hay en América Latina en temas de pobreza rural. Entonces, ya no va a llegar la FAO con su consultor, va a llegar la FAO con esta alianza, y decir, "mire, no es la FAO sola, es la FAO con estos 20 aliados que representan la mejor experiencia de la región, lo mejor de lo mejor". Y esa tiene que ser nuestra ambición. Tenemos que atraer a trabajar con nosotros a los mejores de los mejores en pobreza, en seguridad alimentaria, en cambio climático, etc. En cada una de las Iniciativas Regionales vamos a ir construyendo relaciones fuertes de colaboración de trabajo con las mejores capacidades, los mejores de los mejores de América Latina, eso es lo que queremos a hacer y vamos a poner dinero en eso porque, si no, no funciona.

Hay que hacer alianzas, también ya lo he dicho, con las agencias de Naciones Unidas, empezando por las Rome Based Agencies. Alguien decía ayer, que vamos a los gobiernos y les decimos: tiene que trabajar intersectorialmente, tiene que trabajar agricultura con desarrollo social, agricultura con medio ambiente, y es ahí donde dicen "¿y ustedes?, ¿cómo andan por casa?, Ah! no, mire, yo trabajo solo". No es muy creíble. Entonces, tenemos que fortalecer realmente, hay que hacer un esfuerzo, trabajar con los colegas de Naciones Unidas. Hay una muy buena alianza en torno a la Iniciativa Regional 1 con la OPS y hay que ampliarla a la CEPAL. Estamos dialogando con Alicia Bárcena para ver si logramos mejorar nuestra calidad de trabajo con la CEPAL. La CEPAL es muy influyente en ambientes de política pública.

Con CEPAL estamos poniendo doscientos mil dólares, para que nos ayuden en el tema de migración, una agenda nueva para nosotros. Hay que hacerlo con el FIDA en Colombia, hay que ver cómo nos aliamos con el FIDA en algunos países, con el World Food Program en otros, etc.

Con el sector privado, ahí sí que estamos mal. Pensemos en cualquiera de nuestros objetivos... pensemos por ejemplo en toda la dimensión de sobrepeso y obesidad; no podemos ignorar al sector privado. O sea, podemos hacer dos cosas: podemos pelearnos con el sector privado o podemos tratar de colaborar con el sector privado o las dos, pelear y colaborar. Pero lo que no podemos hacer, es ser serio con respecto del Objetivo 1 de la FAO, y hacer como que el sector privado no existe; eso es un mundo de mentiras, eso es un mundo irreal.

Entonces, hay que ver cómo diablos construimos alianzas con el sector privado. Y el sector privado es el sector privado, no es la congregación de las monjas de la caridad y uno toma riesgos en ciertas alianzas. Y ni modo, y a veces pelearemos también. Pero hay que tener al sector privado en el radar, mucho, mucho, mucho más. Y esto no solo es en RLC, es en cada uno de los países, ¿dónde está el sector privado en sus planes de trabajo?, o peleamos con ellos o dialogamos y trabajamos con ellos, pero ignorarlos es crear un mundo falso. El ochenta o el noventa por ciento de nuestra economía rural es privada, mucho de los problemas que estamos tratando de resolver tiene su origen en las formas, en las conductas y en las estrategias del sector privado, muchas de las soluciones también tienen su origen en las estrategias y acciones de sector privado, etc. No lo podemos ignorar. Entonces: alianzas con el sector privado. Es muy complicado, es difícil, es riesgoso, pues sí, ni modo, la vida son riesgos y hay que tomarlos. Yo no quiero decir, vamos a trabajar solo con el sector privado que se comporta como monjas de la caridad, eso no nos sirve.

Y hay una alianza muy fundamental, a la que me quiero referir también, porque además creo que cause confusión el lunes. Es una alianza con nuestras unidades técnicas de la FAO. A mí me llama mucho la atención esta cosa de "ellos y nosotros". Yo entiendo que venimos de una, por así llamarlo, pelea distributiva ¿no es cierto? La descentralización de la FAO fue una redistribución de poder y de recursos, y en una pelea distributiva es "ellos o nosotros" quién toma decisiones, quién decide sobre el presupuesto, quién decide los objetivos, los planes de trabajo. Está bien y eso lo vamos a defender a rajatablas. Los principios de la descentralización los vamos a defender a full.

Pero colegas, yo veo los planes de trabajo, yo veo los proyectos y yo creo que nos falta calidad técnica. Déjenme que se los diga con toda franqueza, yo no he leído hasta ahora y he leído bastante, ningún proyecto que yo diga: ¡que súper innovador es esto! Entonces, creo que tenemos que hacer un mejor uso de los recursos técnicos que tiene la FAO y otros aliados fuera de la FAO. Hay que innovar más en los contenidos de nuestras propuestas y tenemos que ver cómo diablos trabajamos mejor, con nuestro propios equipos técnicos, que no quiere decir diluir, entregar, ir para atrás en aquellas cosas que han sido los principios de la reforma.

Bien. Ayer Germán Rojas anunció en la cena su decisión de retirarse al cuadrado, retirarse por segunda vez de la FAO. Eso significa que estamos en un período de cambio en comunicaciones, ¿verdad? La salida de Germán no es cualquier salida y eso nos va obligar a decir, OK qué hacemos de ahora hacia adelante. Y hay toda una dimensión, entre comillas tradicional, del rol de las comunicaciones: difundir nuestros resultados, difundir nuestro trabajo, difundir nuestro conocimiento técnico. Una de las primeras cosas que me llegó, cuando yo estaba en este cargo, fue un artículo, que se publicó en la revista SCIENCE. La revista SCIENCE es la principal revista científica del mundo, tenía como dieciséis autores ese artículo, de los dieciséis autores catorce eran staff de la FAO. Se lo pasé a Comunicaciones, y salieron dos twitters. ¡No pues! el conocimiento técnico también hay que difundirlo y nuestros resultados y nuestros trabajos y nuestros éxitos también.

Pero, hay una cosa para la que también tenemos que usar las comunicaciones, y es estar en el debate de las ideas sobre política pública; la FAO tiene que estar en el debate de las ideas sobre política pública. Hay que hacerlo con respeto, hay que hacerlo con cuidado, hay que hacer sin arriesgar ni dañar la reputación de las Naciones Unidas, sin entrar a la cancha chica de la disputa política de cada país. Pero, por supuesto que tenemos que estar en el debate de las políticas públicas, cómo se reduce malnutrición, cómo se combate el cambio climático y allí hay modelos distintos en el mundo que están en discusión, y la FAO tiene que estar en el debate de las políticas públicas. Entonces, yo quisiera a ustedes verlos en los periódicos escribiendo, debatiendo, jugándose.

Les voy a contar una anécdota de mi briefing, con el departamento de Comercio Internacional, ¿hay alguien aquí de comercio internacional? Espero que no. Entonces, ellos me cuentan todo lo que hace Comercio Internacional, y me dicen bueno en qué podemos ayudar a la región y yo le dije que hay un gran tema de comercio internacional en la región en los próximos años y es la renegociación del tratado entre México y Estados Unidos, ese es el tema de discusión en materia de comercio internacional, porque va marcar qué tipo de relación comercial tiene Estados Unidos con América Latina. Respuesta: no, eso no, eso es muy peliagudo, eso es una papa caliente, eso no. Porque ese es un tema donde realmente donde se va a debatir la política pública, entonces la FAO corre y huye. Eso no, danos algo que a nadie le importe, que a nadie le interese, el tratado de libre comercio entre Honduras y Vanuatu. O sea, no, no podemos estar huyendo de los temas complejos y conflictivos. Hay que entrar con inteligencia, pero ¿cómo no vamos estar en Colombia en el debate de qué va pasar con la paz? Allí hay dos apuestas, una paz con transformación estructural para el campo y otra paz que algunos le llaman la paz chiquita, que es simplemente decir "ya no tire tiros, guarde las armas" pero no necesariamente con transformación. Claro que la FAO tiene que estar en el debate y claro que la FAO tiene que decir: por supuesto que es paz con transformación estructural rural, y jugárnosla por eso y si algunos se enojan, pues que se enojen. Insisto, somos absolutamente neutrales en la política de cada país, impecablemente neutrales, pero somos militantes de los ODS, de la misión y de los objetivos de la FAO, ahí no somos neutrales, no podemos ser neutrales.

Sacamos un Panorama Regional, el pasado, donde al parecer se decían algunas cosas de que las empresas privadas tenían una responsabilidad en el problema de la obesidad. Es obvio. Bueno entonces escribieron a Roma, mandaron una carta de protesta. Entonces, ahora que hablaba con los colegas decían: no, es que no podemos decir ciertas cosas, porque se van a enojar. Entonces, no escribamos el Panorama Regional, si vamos a estar haciendo cosas asépticas, tipo tarjetas Village, no pues. Hay que entrar en el debate, con respeto, con cuidado, sin terminar abanderados en las disputas políticas propias de cada país. Pero la FAO es estrictamente militante en la defensa y en la promoción de sus objetivos. Sí tenemos opiniones y hay que entrar a colocar esa opinión.

Movilización de recursos. Otro enorme tema. Es verdad que se pueden lograr muy buenos efectos e impactos a veces, con resultados que costaron poco. Tenemos muchos ejemplos, todos ustedes probablemente tienen más de alguno, pero realmente sí necesitamos más recursos. Muchos de ustedes necesitan más dinero, muchos de ustedes necesitan expandir sus trabajos, entonces si necesitamos movilizar. Este año dice Ruggero que vamos a terminar el bienio con del orden de 191 millones de dólares de todo el presupuesto de la FAO en América Latina y el Caribe. Es una buena cantidad de dinero. De eso del orden de 120 millones, me dice Ruggero, son contribuciones voluntarias ¿no está mal, correcto? Pues es una fracción de lo que consigue Oxfam. Está bien, pero no está bien. Yo tengo una meta que puse en mi declaración de objetivos que le entregué a mi jefe Laurent Thomas, y es que vamos a doblar las contribuciones voluntarias en el bienio. Entonces, nuestra meta es doblar las contribuciones contribuciones voluntarias para el bienio 2018 - 2019, esa no es mi meta es nuestra meta. Entonces, ¿con cuanto se pone cada uno de ustedes? América Latina tiene 8,800 millones de millones de dólares de presupuesto público, somos países de ingresos medios, medios alto y altos... ¡8,800 millones de millones! Conseguir 250 millones de ese total no es mucho. Entonces, si tenemos que movilizar recursos y cada uno de ustedes tiene que movilizar recursos; no puede ser que tengamos oficinas que viven en base a TCP. No más, eso no lo vamos a seguir apoyando, si no movilizan recursos bueno se dedicarán a hacer el puzzle, porque van a tener menos dinero del presupuesto regular de la FAO. Van a tener lo mínimo, pero tienen que movilizar recursos.

Vamos a invertir en movilizar recursos de distintas formas. Hemos formado un equipo con Mehdi Drissi a la cabeza y vamos a desarrollar (estamos apenas empezando) servicios, apoyos, instrumentos, capacitaciones para ayudarlos a ustedes en su tarea de movilización de recursos. También nosotros en RLC tenemos que movilizar recursos. Yo voy a dedicar tiempo a abrir fuentes, abrir donantes, a apoyarlos a ustedes cuando me digan "Julio, necesitamos que nos ayudes porque...", en fin. Vamos a poner un equipo, vamos a dedicar tiempo serio a tratar de realmente tratar de movilizar recursos en grande, vamos a doblar, esa es la meta y vamos a poner dinero en eso.

De vuelta, los fondos del presupuesto regular, si ustedes tienen ideas que mueven los grandes números y que además movilizan recursos, perfecto, doble puntaje, más chance de que pongamos dinero en eso. El objetivo central no es la movilización de recursos, el objetivo central es mover los grandes números, pero si sus ideas de TCPs además nos ayudan a movilizar recursos, estupendo, más chance de que las aprobemos, invirtamos en eso.

Termino con algunas cosas sobre la preparación de todo nuestro equipo para el bienio, el plan de trabajo 2018-2019. He leído todos los planes de trabajo en la última versión que tuve disponible antes de esta semana y quiero serles franco: muchos de estos resultados en la primera columna son frases genéricas que no me dicen qué es lo que exactamente va a lograr la FAO, y que no son evaluables. Yo no quiero que todo me lo cuantifiquen, no se trata de eso, pero decir "vamos a reforzar las capacidades del ministerio" ¿Qué capacidades? ¿Capacidad de evaluación? ¿Capacidad de planificación? Podemos ser mucho más concretos y mucho más comprometidos con qué resultados realmente queremos lograr. Entonces, por favor échenle una última mirada, porque yo voy a tratar de que no pase y que no se apruebe ningún plan de trabajo que no tenga resultados que sea evaluables, que sean concretos. Insisto, no necesariamente cuantitativos, a veces se puede cuantificar, a veces no, pero sí que se pueda evaluar. Vamos a ayudar a reducir la malnutrición a través de reforzar las capacidades de tal tipo y de tal agencia, para que aplique el programa de alimentación escolar de tal forma. Perfecto, eso lo podemos seguir, en eso podemos invertir.

Obviamente, la primera condición, debí haberlo dicho antes, para poder invertir en algo es que esté alineado con esos resultados, que a su vez están alineados con las Iniciativas Regionales. Ni un centavo fuera de esos resultados y fuera de las Iniciativas Regionales. Si ustedes dicen en su plan de trabajo que van a trabajar en siete cosas, no pueden después llegar a pedir dinero para la octava, la novena o la décima; nos vamos sobre los objetivos y los resultados planificados. Entonces, por favor échenle una mirada a la columna de resultados del "target setting", pero échenle una mirada ustedes. Si este trabajo lo ha hecho su asistente, métanle mano ustedes, porque yo lo voy a leer y yo no lo voy a aprobar si no es concreto, preciso y ambicioso...los grandes números, tenemos que mover los grandes números de la desnutrición, del cambio climático, de la forestería sostenible, de la pobreza. No es un resultado aceptable que voy a hacer 20 talleres, eso no, 20 talleres para cambiar la realidad ¿De quién? ¿De qué manera? Nuestra tarea es cambiar la realidad; no hay ningún objetivo de desarrollo sustentable que diga que hay que hacer 100 talleres, no he leído ningún objetivo de hacer talleres, hacer publicaciones o hacer seminarios; los objetivos tienen que ver con hambre, con desnutrición...eso es nuestro negocio...miren esa columna con esa idea en la cabeza.

La reforma a la red; no voy a extenderme porque ya se discutió en detalle tras la presentación de de Lapuerta. Vamos a trabajar rápido con Cole en tratar de ver si acaso hay oficinas que se nos escapan de los modelos, o sea, que no cuadran bien, vamos a iniciar un diálogo con ustedes, para decir: mira, estás fuera de foco, cómo le hacemos, tratar de llegar a un acuerdo con ustedes para después ir juntos a hablar en Roma, como hacemos estos ajustes progresivamente, con la mayor gradualidad, causando los menos vidrios rotos que sea posible, pero, y en esto quiero ser claro porque así fue de claro conmigo el Director General, en esto yo no voy a tolerar la más mínima oposición de ustedes, porque el Director no la va a tolerar conmigo. Entonces, ayúdenme a ver cómo lo hacemos, cómo lo hacemos bien, como lo hacemos con el menor daño, como lo hacemos positivamente, haciendo de esto una oportunidad, pero ayúdenme, porque eso es lo que a mí me está exigiendo el Director y no me cabe duda que tiene la vista puesta en esto.

La Conferencia Regional es crucial. Ustedes comprenderán que para mí es crucial y vamos a tener una agenda en que en unos 15 días más, tal vez menos, la vamos a circular. Los documentos que ya circularon están bastante mejor, pero creo que todavía les podemos sacar mucho más jugo; entonces, por favor, si tienen observaciones a los documentos mándenlas pronto, critiquen duro, vamos a hacer buenos documentos que de gusto leer, yo creo que todavía podemos mejorarlos.

Consultas en los países: entiendo que hay algunos recursos; pequeñas consultas, no se trata de hacer una asamblea nacional ¿no es cierto?, pero hay que hacer buenas consultas...si van a hacer un trámite, ahórrennos el dinero, si van a hacer una reunión aburrida con siete técnicos del Ministerio para decir que hicieron la consulta; ahorren el tiempo, ahorren el dinero, no la hagan.
Hagamos algunas cosas que causen alguna sorpresa, que causen alguna motivación. Que se diga: "Mira que cosa interesante hizo la FAO". Juntemos a personas que no se juntan. No sé, pongan la cabeza. Hagamos un proceso fuerte de consulta.

Y les quiero pedir un compromiso a cada uno: un ministro de cada país, un ministro de cada país, por lo menos, en Bahamas en marzo. Cada país; 33 ministros. Uno de cada país a lo menos. No vice ministro, no director general, un ministro de cada país en la Conferencia Regional. Va a ser una muy buena Conferencia Regional. Fernando y Tito dejaron la vara muy alta. Ayúdenme a cumplir por lo menos con esa vara. Es la última conferencia regional del Director General en su región: démosle una magnifica conferencia.

Bueno, esta es mi agenda. Insisto, no está grabada en piedra. Seguramente hay muchos errores de concepto, va a haber errores de implementación, de diseño...l cero problema. Los arreglamos. Critíquenla. Díganme cuando las cosas no funcionan. Critiquen cuando las cosas los están llevando a direcciones que no les sirven. Vamos a irla mejorando, pero con esto empiezo.

Yo espero tener, insisto, un diálogo franco y fuerte con ustedes. Estoy siempre disponible. Yo realmente quiero esforzarme en ser su aliado, pero también tengo claras mis tareas y mis responsabilidades. Yo doy dirección estratégica. Me pagan en parte para dar dirección estratégica a la FAO en América Latina y el Caribe. Me pagan también para crear espacio y oportunidad para ustedes. Tal vez esto es lo más importante. Quitar escollos. Ayudarles a hacer las cosas buenas que están haciendo, poner más recursos en esas cosas buenas que ustedes están haciendo. Crear espacio y oportunidad para ustedes es tal vez lo más importante que yo debo hacer. Apoyarlos, realmente apoyarlos en todo que esté alineado con la estrategia. Realmente voy a tratar de apoyar todas las cosas que están alineadas con la estrategia de la FAO. Pero mi cuarta tarea es bloquear, bloquear todo lo que no esté alineado. Y no voy a tener ningún problema con parar cosas que no están alineadas con lo que queremos lograr, que son los objetivos de la FAO, los objetivos de desarrollo, grandes resultados. A algunos de ustedes ya los ha tocado. Estoy dispuesto a que me digan que me equivoque en la decisión de bloquear tal cosa. Me pasó con Maria Julia, me convenció de que estaba equivocado. Perfecto, adelante. Vamos. Pero también es mi tarea, sí lo es.

Y finalmente, evaluar. Voy a evaluar. Espero ser evaluado por ustedes. Espero ser evaluado por mis jefes, pero también yo voy a evaluarlos a ustedes. Ya se habrán dado cuenta que yo sí meto las manos en la masa. No estoy sentado en la oficina tratando de mirar las cosas muy por arriba. Me gusta meter las manos en la masa. No voy a estar distante. Lamentablemente no puedo viajar todo lo que debería viajar. Tenemos límites en lo que yo puedo viajar, treinta y tantos días al año. Trataré de realmente ponerme a su servicio. Yo creo, realmente creo en esta idea de que nuestra tarea, los resultados con efectos a grandes escalas, se hacen en los países. No lo hago yo, no lo hace Adoniram, no lo hace Federica, no lo hace Victor Leon. Lo hacen ustedes. Entonces yo tengo que tratar de ponerme a mí y al equipo de RLC a su servicio. Pero, sí les quiero pedir que ustedes por su parte hagan suyas estas orientaciones y la estrategia de la FAO.

Muchas gracias.