Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe

Intervención de Julio Berdegué en webinar sobre "Acción Multilateral para impedir que la crisis sanitaria se convierta en crisis alimentaria" de CELAC, CARICOM, CEPAL, SICA y FAO

 

Buenos días

Quiero agradecer al Canciller Ebrad, al Secretario General Cerezo, al Secretario General Asistente Cox, y a la Secretaria Ejecutiva Alicia Barcena, por su disposición a participar en este diálogo.

Este diálogo se refiere a 48 millones de latinoamericanos y caribeños en condición de hambre antes de la pandemia.

Además, hablamos del riesgo inminente de que muchos de los 28 millones que CEPAL ha estimado que caerán en extrema pobreza como consecuencia de la pandemia, se sumen a este contingente de seres humanos que no tienen la posibilidad consumir la energía mínima requerida para tener una vida activa.

Apenas en marzo entregamos un informe a la Presidencia Pro Tempore de CELAC, y las cifras se han agravado. En junio, hace un mes, junto con CEPAL presentamos un informe, y las cifras ya han quedado obsoletas.

Nos amenaza la cifra escalofriante de 80 millones de latinoamericanos y caribeños con hambre o inseguridad alimentaria grave. Si estas proyecciones se hacen realidad, retrocederemos a la década de 1970. Así de grave. Hay que impedirlo.

Las consecuencias humanas y sociales serían gravísimas. También las derivaciones políticas serian profundas, porque como dijo hace 75 años el primer director general de la FAO, John Boyd Orr, "no se puede construir la paz sobre estómagos vacíos".

Reconozco los esfuerzos realizados por la Presidencia Pro Tempore de México ante la CELAC, incluyendo la preparación de una propuesta al Programa de Cooperación Sur-Sur China-FAO. Agradezco al Canciller Ebrad por la cooperación Sur Sur y triangular de su país con Centroamérica a través del programa Mesoamérica sin Hambre y del Programa México-CARICOM-FAO que está en este momento en revisión y que esperamos sea aprobado en breve para poder continuar asistiendo a los países del Caribe. Agradezco de la misma forma a la Cancillería Mexicana por el apoyo dado a través de su Representación Permanente ante la FAO, al plan de reformas presentado por nuestro Director General Qu Dongyu para tener una Organización más ágil y más eficaz,.

Quiero dejar constancia del trabajo realizado por la Secretaría General del SICA para apuntalar la seguridad alimentaria y la nutrición en sus países miembros. Valoramos muy especialmente el eficaz trabajo del ex Presidente Cerezo que contribuyó decisivamente a superar algunas controversias que por momentos amenazaron el flujo de alimentos en la región, y que de no haberse resuelto positivamente hubieran tenido graves consecuencias en la seguridad alimentaria de millones de personas. El Plan de Reconstrucción y Resiliencia aprobado recientemente por el SISCA, contiene importantes compromisos para apuntalar la seguridad alimentaria y la nutrición.

I want to also recognize the prompt action of the CARICOM Secretariat in coordinating and facilitating the Caribbean response to COVID-19 in the domain of food security, including the swift approval of the CARICOM COVID19 Agri-Food Action Plan. The strong emphasis of this plan in favor of significantly increasing intra-regional food trade, is to be commended. I also thank the CARICOM Secretariat for its collaboration with FAO and Mexico to formulate the Mexico-CARICOM-FAO program that has been submitted to Amexcid for revision and, hopefully, for approval.

Con CEPAL y mano a mano con mi querida amiga Alicia Barcena hemos trabajado desde el primer momento de la pandemia para analizar la situación y hemos presentado un decálogo de propuestas concretas y prácticas, orientadas a impedir que la crisis sanitaria se convierta en una crisis alimentaria. Destaco la propuesta de un Bono contra el Hambre, focalizado en la población en extrema pobreza y de seis meses de duración. Una intervención de este tipo sería suficiente para hacer retroceder el hambre de millones, a un costo de medio punto porcentual del PIB regional.

La FAO misma ha volcado todas las capacidades de sus 26 oficinas a apoyar a los gobiernos de la región, para asegurar que las cadenas de producción, comercio y abastecimiento de alimentos no se fueran a cerrar, y a preparar programas y proyectos para frenar la crisis alimentaria.

Es decir, la CELAC, el SICA, el CARICOM, la CEPAL y la FAO no hemos perdido el tiempo. Pero a pesar de los esfuerzos, es un hecho que la crisis alimentaria se nos está instalando en la región. Hay que impedir un retroceso de cincuenta años en la lucha contra el hambre.

En el 2015 los jefes de estado y de gobierno de los 33 países de América Latina y el Caribe aprobaron el Plan de Seguridad Alimentaria y Nutrición de la CELAC, en la III Cumbre de ese organismo. La situación de hoy es mucho más grave que la de entonces.

Quiero invitar a las máximas autoridades de la CELAC, del SICA y del CARICOM a converger en un programa multilateral regional que impida que la crisis sanitaria se convierta en una crisis alimentaria. Una iniciativa CELAC-SICA-CARICOM, respaldada técnicamente por CEPAL y FAO y otras agencias del Sistema de las Naciones Unidas, daría una muy poderosa señal a los pueblos de la región, de que se hará lo imposible para frenar el avance del hambre.

Una acción multilateral de este tipo podría sustentarse en cuatro objetivos:

  1. Asegurar el comercio de alimentos, promoviendo especialmente el comercio intra-regional
  2. Mantener activas a los millones de empresas que permiten que cada día tengamos comida en nuestras mesas, comenzando por 16 millones de agricultores familiares y campesinos y 2 millones de pescadores artesanales
  3. Asegurar que los hogares en condición de pobreza extrema y de inseguridad alimentaria severa, accedan a una alimentación suficiente y nutritiva
  4. Proveer asistencia técnica y dados e informaciones de alta calidad a los países miembros, para la formulación de políticas y programas nacionales

La FAO se reitera a disposición de los organismos multilaterales para asistirlos y colaborar con ellos. Junto podemos impedir que el hambre expanda su sombra en nuestra América Latina y el Caribe.

[ver video]