Biodiversity
 

Biodiversity @ FAO

Áreas protegidas

Las áreas protegidas son un instrumento eficaz para conservar las especies y los ecosistemas, y contribuyen notablemente a la provisión de servicios a largo plazo y a la conservación de los hábitats y los ecosistemas, que son fundamentales para mantener los medios de vida a escala local, regional y mundial.

Las áreas protegidas son vitales para la conservación de los ambientes terrestres, marinos y de aguas dulces.

Las áreas protegidas son vitales para la conservación de los ambientes terrestres, marinos y de aguas dulces. En su ordenación y planificación deberían participar todas las partes interesadas, en especial las poblaciones rurales que las rodean, que se ven mayormente afectadas por su presencia y que deberían beneficiarse de las fuentes alternativas de empleo y de actividades económicas que pueden ofrecer las áreas protegidas.

Dentro del mandato de proteger las poblaciones forestales y pesqueras y de conservar la biodiversidad, la FAO respalda a los países en el diseño y la ordenación de las áreas protegidas y ofrece orientación técnica para la formulación de políticas adecuadas. La FAO promueve el enfoque ecosistémico de la ordenación de los recursos naturales y contribuye a conservar la biodiversidad cultural y de los ambientes terrestre, marino y de aguas dulces.

Gracias a la experiencia y el conocimiento a escala mundial de la FAO en materia de silvicultura, pesca y agricultura, se pueden establecer las mejores prácticas y enfoques innovadores como soluciones para resolver los principales problemas planteados por la ordenación de las áreas protegidas, entre ellas la sobreexplotación de las especies y las repercusiones del cambio climático; y adaptarlas a las circunstancias regionales y nacionales.

Para ofrecer la mejor asistencia posible a los países, la FAO intensifica su labor en materia de alianzas.

©FAO/FO-6416/M. Kashio