Biodiversity
 

Biodiversity @ FAO

Microorganismos e Invertebrados

El conjunto de los microorganismos y los invertebrados representa el grupo más numeroso de especies de la Tierra. Los invertebrados son animales que carecen de espina dorsal. Representan más del 95 % de todos los animales y engloban numerosos subgrupos de especies diferentes que van desde los insectos minúsculos hasta el calamar gigante. Los microorganismos son demasiado pequeños para poder ser observados a simple vista, pero a pesar de ello, su importancia es enorme. La producción agrícola y de alimentos depende de esta biodiversidad “oculta”.

Los microorganismos establecen relaciones simbióticas mutuamente beneficiosas con las raíces de las plantas agrícolas y algunos hongos, o con el ganado rumiante, como las vacas, las ovejas y las cabras, viviendo en sus intestinos. Además, los microorganismos ofrecen servicios beneficiosos en el procesamiento de alimentos, como la fermentación por parte de levaduras, bacterias y hongos; y los invertebrados, como las abejas, las mariposas y otros insectos, son importantes para la polinización de frutales y hortalizas. Asimismo, tanto los microorganismos como los invertebrados son importantes agentes de control biológico y resultan indispensables en la degradación y reciclado de la materia orgánica de los suelos.

Además de ser organismos beneficiosos, los microorganismos e invertebrados también pueden convertirse en plagas y causar enfermedades a animales y plantas. En ese caso, resulta imperioso profundizar en el conocimiento de estas especies dañinas, incluida su variabilidad genética, con el fin de hallar formas de evitar y curar las enfermedades que provocan.

Si bien los microorganismos y los invertebrados proveen servicios ecosistémicos esenciales y son fundamentales en numerosas aplicaciones del procesamiento de alimentos, también pueden causar enfermedades a plantas, animales y personas.

La labor de la FAO en el ámbito de los microorganismos y de numerosas especies de invertebrados se centra en la conservación y utilización sostenible de los polinizadores y los organismos del suelo, o su empleo como controladores biológicos mediante una gestión integrada de plagas. La labor de la FAO también prevé impedir la expansión de las plagas y enfermedades producidas por microorganismos e invertebrados.

A través de la Comisión sobre Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura de la FAO, se ha dotado a los Estados Miembros de una plataforma para planificar la futura labor intersectorial de la FAO en materia de microorganismos e invertebrados, incluidos los diversos servicios y funciones que ofrecen para la sostenibilidad de la agricultura y la producción alimentaria.

Photo by Eric Erbe, digital colorization by Christopher Pooley