Biodiversity
 

Biodiversity @ FAO

Plantas

A lo largo de la historia de la humanidad, se han cultivado alrededor de 7 000 especies de plantas para su consumo. La gran profusión de variedades resultantes de la interacción entre el hombre y el ecosistema garantizó los alimentos para la supervivencia y el desarrollo de las poblaciones humanas en todo el mundo a pesar de las plagas, las enfermedades, las fluctuaciones climáticas, las sequías y otros acontecimientos medioambientales inesperados.
En la actualidad, solo aproximadamente el 30 % de los cultivos satisface el 95 % de las necesidades de energía alimentaria de la humanidad, cuatro de los cuales (arroz, trigo, maíz y patata) representan más del 60 % de nuestra ingesta de energía. Debido a la dependencia de este número relativamente reducido de cultivos para garantizar la seguridad alimentaria mundial, será vital mantener una elevada diversidad genética en estos cultivos con el fin de abordar el creciente estrés medioambiental y ofrecer oportunidades a los agricultores y los investigadores de producir cultivos que puedan prosperar en condiciones desfavorables, como la sequía, la salinidad, las inundaciones, la pobreza de los suelos y las temperaturas extremas.

La conservación y el uso sostenible de los RFAA son necesarios para garantizar la producción agrícola y dar respuesta a las crecientes amenazas medioambientales y al cambio climático.

Los recursos fitogenéticos son la base de la seguridad alimentaria y comprenden diversas semillas y material de plantación de variedades tradicionales y modernas, de variedades silvestres afines y de otras especies de plantas silvestres. Dichos recursos se utilizan como alimento, pienso para los animales domésticos, fibra, vestimenta, vivienda y energía. La conservación y el uso sostenible de los RFAA son necesarios para garantizar la producción agrícola y dar respuesta a las crecientes amenazas medioambientales y al cambio climático. La pérdida de estos recursos y la ausencia de vínculos adecuados entre la conservación y su utilización suponen un grave peligro para la seguridad alimentaria mundial a largo plazo. El potencial de los recursos fitogenéticos para la seguridad alimentaria, los medios de vida sostenibles, la nutrición adecuada y la adaptación al cambio climático es enorme, siempre que se gestionen de forma sostenible.

La FAO se dedica a mejorar el conocimiento y la conservación de los recursos fitogenéticos con vistas a garantizar el abastecimiento sostenible de alimentos a largo plazo y contribuye a utilizar al máximo los recursos genéticos disponibles, incluidas las variedades silvestres afines de numerosos cultivos utilizados actualmente.

©FAO/ G. Diana