Biodiversity
 

Biodiversity @ FAO

Polinizadores

Los polinizadores proveen un servicio ecosistémico esencial: la polinización. En efecto, aproximadamente el 80 % de todas las especies de plantas con flor son polinizadas por animales, como vertebrados y mamíferos; sin embargo, los principales polinizadores son los insectos. La polinización es el proceso que nos permite contar con una amplia variedad de alimentos, principalmente de cultivos hortícolas. De hecho, los polinizadores como las abejas, las aves y los murciélagos inciden sobre el 35 % de la producción agrícola mundial, aumentando el rendimiento de 87 de los principales cultivos de todo el mundo, así como de numerosas medicinas de origen vegetal.

Como mínimo una tercera parte de los cultivos agrícolas del mundo depende de la polinización por parte de insectos y otros animales.

La polinización es un proceso esencial para los ecosistemas terrestres naturales y los gestionados por el hombre. Es un servicio crucial que depende en gran medida de la simbiosis entre especies, la polinizada y la polinizadora. En muchas ocasiones, es el resultado de intricadas relaciones entre plantas y animales, y la pérdida o disminución de cualquiera de ellas repercutirá en la supervivencia de ambas. La polinización es vital para la producción de alimentos y los medios de vida de los seres humanos, y relaciona directamente los ecosistemas silvestres con los sistemas de producción agrícola.

La actividad humana, basada en el supuesto de que la polinización es un servicio ecológico gratuito y abundante, ha sometido a una gran presión a los polinizadores mediante el aumento de su demanda y la destrucción de su hábitat. La horticultura se ha expandido rápidamente a lo largo de las últimas décadas, mientras que el paisaje se ha uniformizado a causa de la agricultura intensiva. La falta de polinización ha aumentado la sensibilización acerca del valor de este servicio y de los requerimientos de su ordenación. La polinización eficaz requiere recursos, tales como refugios de vegetación natural prístina. Allí donde tales refugios han disminuido o se han perdido, los polinizadores empiezan a escasear y será necesario aplicar prácticas de ordenación adaptativas para mantener la producción alimentaria.

La Iniciativa internacional para la conservación y el uso sostenible de los polinizadores se estableció en la 5.a Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) como una iniciativa transversal en el marco de su labor sobre la biodiversidad agrícola. El Secretario Ejecutivo invitó a la FAO a que “facilitara y coordinara la iniciativa en cooperación con otras organizaciones pertinentes que habían sido invitadas para respaldar las acciones en países que padecen la disminución de los polinizadores”.

La Acción mundial sobre los servicios de polinización para la agricultura sostenible de la FAO ofrece orientación a los Estados miembros y herramientas pertinentes para utilizar y conservar los servicios de polinización que mantienen las funciones de los ecosistemas agrícolas.

©FAO/Dino Martins