FAO en Bolivia

Mujeres artesanas producen, desmotan, hilan y tejen fibras de algodón nativo de color

11/12/2020

Mujeres productoras de algodón de color cuentan con maquinas artesanales para el desmotado y el hilado de la fibra, y ahora elaboran artículos con el valor agregado de ser producidos desde la semilla al producto final por manos artesanas.

Este es un paso más en las acciones que se desarrollan para impulsar la producción de algodón nativo de color, cuyo valor se encuentra precisamente en los matices naturales que en otro tiempo fueran considerados “contaminantes” de la blancura del algodón más comercial.

Hoy, gamas de ocres naturales son aprovechadas para la elaboración de productos como hamacas, bolsos, cinturones, Mbocó y otros tejidos artesanales producidos por mujeres indígenas en el departamento de Santa Cruz.

Las señoras estaban ya familiarizadas con la producción algodonera, pero tenían la inquietud de aprovechar el algodón de color. El proyecto Más Algodón Bolivia apoyó esta iniciativa y les dotó de capacidades, además de herramientas para facilitar su proceso artesanal, explicó Ronald Quispe, coordinador del proyecto, durante un Día de Campo Demostrativo en la comunidad Rosal Centro, en el municipio de Pailón, en Santa Cruz, con la participación de autoridades nacionales y representantes de organizaciones internacionales.

Este día de campo, organizado en la comunidad del Rosal Centro, tuvo como objetivo mostrar todo el proceso productivo, así como  las maquinarias de procesamiento que promueve el proyecto, para  facilitar a las productores y productoras familiares, las actividades de poscosecha del algodón del color o algodón nativo. 

En la ocasión, las artesanas hicieron demostraciones de la desmotadora portátil propuesta por el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT) y donadas por el CIRAD de Francia,  que se ajusta a las características productivas de las artesanas y con lo que se hará el desmotado del algodón cosechado en la comunidad. Así  también se realizó la demostración y práctica de maquinarias artesanales hiladoras, escarmenadora y cardadora creada por el colombiano Carlos Brigart, un apasionado por la pureza del algodón.

“Desde hace muchos años siempre tuve la inquietud. ¿Por qué teníamos que entregar el algodón semilla a las grandes desmotadoras y no lo podían procesar los agricultores, teniendo derecho a conseguir un valor agregado por nuestro producto?”, dijo Brigart, describiendo qué le motivó a crear la desmotadora artesanal.

El viceministro de la Micro y Pequeña Empresa, Nelson Aruquipa, expresó su apoyo y total respaldo al proyecto y a iniciativas como esta que muestran el potencial de la producción algodonera en Bolivia.

La primera recolección de algodón de color en Bolivia fue el año 2017, logrando 2,57 kg de semilla de cinco variedades: café oscuro, café claro, bayo, café y blanco, pertenecientes a la especie Gossypium barbandense.

Hasta el momento ya se llevaron adelante tres campañas agrícolas (2017-2018, 2018-2019 y 2019-2020) hasta establecer más de 10 parcelas de agricultura familiar con una superficie total de 2.3 hectáreas de algodones de color. Una de las comunidades más importantes para la producción de algodón de color es, precisamente, Rosal Centro, donde se vincula la producción a la producción de artesanías a través de una asociación de mujeres campesinas.

El proyecto Más Algodón arrancó en 2017 basado en una alianza conformada por la Cooperación Sur-Sur Trilateral, con la participación de la FAO, el Gobierno de Brasil representado por la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC/MRE), el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) y el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPyEP).

La coalición se fortaleció con el compromiso de los productores, la empresa y la academia; y reflotó rápidamente el valor de este cultivo que comercialmente tiene un gran potencial en sistemas diversificados de producción y ofrece una alternativa viable para rotar con otros cultivos, pero además abre oportunidades para las artesanas, verdaderas embajadoras de la cultura de la región.