Construyendo la generación #HambreCero

¡Aquí Bilasan de Siria!

Ser una niña de diez años durante una guerra no es fácil. Hemos estado viviendo en peligro durante los últimos 8 años; ¡Eso es casi toda mi vida! Se pierden muchas vidas inocentes todos los días y millones de personas sufren de hambre y malnutrición, lo que puede tener efectos graves a largo plazo sobre el crecimiento de los niños y el desarrollo futuro. Con el apoyo de la Unión Europea, un equipo de la FAO enseña a los niños de las escuelas primarias de mi país sobre la importancia de la nutrición y nos ayuda a cultivar frutas y verduras. Con la ayuda adicional del programa de comidas escolares de UNICEF y el PMA, el Proyecto se está llevando a cabo actualmente en 17 escuelas y pronto se extenderá a otras 35 escuelas en toda Siria, incluidas las zonas peligrosas como Aleppo. Miles de niños como yo se beneficiarán del proyecto. Aprendí sobre la pirámide alimenticia, las vitaminas y una dieta saludable y ahora sé mucho sobre coles, pimientos, tomates y otros alimentos. ¡Incluso tenemos un patio de juegos comestible! Es como un aula al aire libre donde aprendemos cómo preservar los recursos naturales de la Tierra, mediante tanques de agua, por ejemplo y un sistema de riego por goteo que minimiza la evaporación y ahorra nutrientes. ¿Suena complicado? Bueno, mi madre dice que soy un experto porque planté fresas en casa, pero te lo prometo, ¡no es nada difícil!