FAO.org

Inicio > Comisión de Recursos Genéticos para la Alimentación y la Agricultura > Temas > Recursos zoogenéticos

Recursos zoogenéticos

Los recursos zoogenéticos para la alimentación y la agricultura constituyen el patrimonio biológico primario para el fomento de la ganadería y son esenciales para la seguridad alimentaria y el desarrollo rural sostenible. Gran parte de la población rural pobre del mundo —según las estimaciones, un 70 %— cría ganado y depende de él como parte de sus medios de sustento. Los animales domesticados también contribuyen a los ecosistemas en los que viven, y prestan servicios como la diseminación de semillas o la circulación de los nutrientes.

A pesar de su enorme contribución potencial al desarrollo sostenible y a la reducción del hambre y la pobreza, los recursos zoogenéticos para la alimentación y la agricultura se utilizan y conservan insuficientemente. El resultado ha sido una erosión considerable de la diversidad genética —una tendencia que es probable que se acelere debido a los rápidos cambios que afectan al sector ganadero como respuesta al gran incremento de la demanda de productos de este sector. La erosión de estos recursos a nivel mundial, y en concreto en muchos países en desarrollo, se ha acelerado en los últimos años a consecuencia de los rápidos cambios que están afectando a los sistemas de producción ganadera (intensificación e industrialización) como respuesta a la creciente demanda mundial de productos de origen animal. Los brotes de enfermedades, otros desastres, las emergencias (conflictos armados, sequías, etc.) y la degradación de las tierras de pastoreo constituyen también una amenaza.

La labor realizada por la FAO en el ámbito de los recursos zoogenéticos para la alimentación y la agricultura aborda cuestiones técnicas, normativas e institucionales y tiene en cuenta la interacción con otros aspectos de la gestión de los recursos naturales, la dinámica de los sistemas de producción y el desarrollo socioeconómico general. No obstante, la responsabilidad principal de su aplicación corresponde a los gobiernos nacionales.

En 1997, la Comisión estableció el Grupo de trabajo técnico intergubernamental sobre los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, cuyo mandato consiste en examinar la situación y las cuestiones relacionadas con la agrobiodiversidad de los recursos zoogenéticos para la alimentación y la agricultura, prestar asesoramiento y ofrecer recomendaciones a la Comisión acerca estos temas, así como analizar los avances derivados de las intervenciones propuestas. La Comisión desempeña un papel fundamental en la elaboración de los informes sobre la situación de los recursos zoogenéticos mundiales para la alimentación y la agricultura. El Segundo informe sobre la situación de los recursos zoogenéticos mundiales para la alimentación y la agricultura, publicado en 2015, se basa en 129 informes nacionales. Este segundo informe, que es una actualización del primer informe, está basado en 169 informes nacionales y en él se señalan los cambios más importantes producidos entre 2007, año de aprobación del primer informe, y 2014. El proceso de elaboración del primer informe ayudó a determinar las prioridades que se reflejarían en el Plan de acción mundial sobre los recursos zoogenéticos aprobado en 2007. El Plan de acción mundial contiene prioridades estratégicas para la utilización sostenible, el desarrollo y la conservación de los recursos zoogenéticos, así como disposiciones relativas a la financiación y la ejecución.

La Comisión supervisa, sigue de cerca y evalúa la aplicación del Plan de acción mundial. Se ha elaborado un conjunto de directrices técnicas y normativas para ayudar a los países en la ejecución nacional del Plan de acción mundial sobre los recursos zoogenéticos. 

Por otra parte, la Comisión apoya y guía el Sistema de Información sobre la Diversidad de los Animales Domésticos (DAD-IS) como mecanismo internacional de intercambio de información relativa a los recursos zoogenéticos que permite a los países actualizar regularmente sus datos nacionales, incluida la información sobre los recursos zoogenéticos in situ e ex situ, y ofrecer información sobre las clasificaciones de razas. Los datos recogidos en DAD-IS sobre el tamaño de las poblaciones de razas y los programas de conservación se utilizan para hacer el seguimiento de los indicadores 2.5.1 y 2.5.2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.