El trabajo infantil en la agricultura

A nivel mundial, el trabajo infantil tiene lugar en su mayor parte en el sector agrícola (71%). Hoy en día 108 millones de niños y niñas trabajan en la agricultura, la ganadería, la silvicultura, la pesca o la acuicultura, a menudo trabajando muchas horas y enfrentándose a riesgos laborales. El trabajo infantil viola los derechos de los niños. Al poner en peligro la salud y la educación de los jóvenes, constituye también un obstáculo para el desarrollo agrícola y la seguridad alimentaria sostenibles. Para remediar esta situación, la FAO trabaja abordando sus causas profundas, como la pobreza rural y la falta de protección social.

El papel de la FAO en la prevención y reducción del trabajo infantil en la agricultura

El trabajo infantil se define como aquel trabajo que es inapropiado para la edad del niño, que afecta a su educación, o que puede poner en peligro su salud, seguridad o moral. Conviene destacar que no todos los trabajos realizados por niños se consideran trabajo infantil. Algunas actividades pueden ayudar a los niños a adquirir importantes habilidades de subsistencia y contribuyen a su supervivencia y seguridad alimentaria. Sin embargo, gran parte del trabajo que realizan los niños en la agricultura es inapropiado para su edad, probablemente peligroso o interfiere con su educación. Por ejemplo, un niño por debajo de la edad mínima de admisión al empleo que trabaja pastoreando ganado, un niño aplicando plaguicidas, o un niño que trabaja toda la noche en un barco pesquero y está demasiado cansado para ir a la escuela al día siguiente, estarían realizando trabajo infantil.

El trabajo infantil perpetúa el ciclo de pobreza de los niños afectados, de sus familias y sus comunidades. Sin educación, estos niños y niñas probablemente seguirán siendo pobres. La prevalencia del trabajo infantil en la agricultura viola los principios del trabajo digno. Al perpetuar la pobreza, socava los esfuerzos para alcanzar la seguridad alimentaria sostenible y acabar con el hambre.

Datos clave

108 millones de niños y niñas entre 5 y 17 años son identificados como niños trabajadores en la agricultura.
En todo el mundo, casi el 70.9% del trabajo infantil se encuentra en la agricultura.
La agricultura es uno de los sectores más peligrosos en términos de muertes relacionadas con el trabajo, accidentes laborales no mortales y enfermedades profesionales.
La mayor parte del trabajo agrícola infantil no es remunerado y se realiza dentro de la unidad familiar.

 

La FAO trabaja con asociados para abordar las causas profundas del trabajo infantil. Esto incluye en particular a la OIT, el FIDA, la UITA y el IFPRI / CGIAR a través de la Alianza Internacional de Cooperación sobre el Trabajo Infantil en la Agricultura y una amplia gama de diferentes actores en la agricultura. La FAO también es miembro del Grupo de Coordinación Global de la Alianza 8.7.

Acciones de apoyo a la prevención del trabajo infantil en la agricultura:

  • Implementar diversos programas en los países y apoyar a los gobiernos para desarrollar e implementar políticas y programas agrícolas que aborden el trabajo infantil en la agricultura.
  • Fortalecimiento de las capacidades de los actores agrícolas y laborales y su colaboración.
  • Aumentar la conciencia y el conocimiento en todos los niveles, desde las comunidades hasta las campañas nacionales, las intervenciones regionales y la acción global.
  • Garantizar mejores opciones de medios de vida para los hogares rurales y aumentar la productividad.
  • Identificar y proporcionar prácticas y tecnologías agrícolas alternativas y seguras para reducir las dependencias económica y funcional de los hogares del trabajo infantil para la producción de cultivos, la pesca y la acuicultura, la silvicultura y la ganadería.
  • Asesorar a los actores agrícolas y los programas de inversión sobre cómo ser receptivos al trabajo infantil e incorporar la prevención del trabajo infantil en sus áreas de trabajo.
  • Trabajar con actores agrícolas para reducir las barreras en la preparación y el acceso al trabajo decente para los jóvenes rurales de 14 a 17 años, que aunque tienen menos de 18 años, tienen la edad mínima legal para trabajar.
  • Promoción de la acción mundial: la FAO participa en importantes iniciativas internacionales, incluido el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, para crear conciencia sobre las áreas prioritarias de acción para erradicar el trabajo infantil en la agricultura. En todas sus áreas de trabajo, la FAO presta cada vez más atención a los problemas del trabajo infantil y se asegura de que estos se consideren en sus mecanismos globales. Por ejemplo, en 2013 se aprobó la revisión del Código Internacional de Conducta para la Gestión de Plaguicidas en la 38ª Sesión de la Conferencia de la FAO para alentar a los gobiernos y a la industria de pesticidas a adoptar medidas para reducir la vulnerabilidad de los niños a su exposición.

Videos

Compartir esta página